Constanza se or­ga­ni­zó con los tiem­pos

La Hora - - Educación -

En el 2014 Constanza De la Hoz (20) se to­mó un año sa­bá­ti­co. Si bien la pri­me­ra vez que rin­dió la prue­ba po­día en­trar a pe­da­go­gía en in­glés, ca­rre­ra que le gus­ta­ba, su pun­ta­je PSU no le al­can­za­ba pa­ra po­der pos­tu­lar a be­cas. “Nun­ca pen­sé en dar­me un año li­bre, de he­cho me frus­tré mu­cho al prin­ci­pio, por­que sen­tía que co­mo es­tu­dian­te ha­bía fra­ca­sa­do, que no ha­bía da­do lo me­jor de mí en la PSU. Mis pa­pás fue­ron los de la idea de que no en­tra­ra al­ti­ro a la uni­ver­si­dad si no me sen­tía pre­pa­ra­da. Ade­más, yo no que­ría pa­gar la ca­rre­ra si sa­can­do un po­co más de pun­ta­je te­nía la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar gra­tis”, cuen­ta De la Hoz, quien hoy es­tá en se­gun­do año de pe­da­go­gía en in­glés en la Uni­ver­si­dad del Bío Bío, se­de Chi­llán.

¿Có­mo te or­ga­ni­zas­te ese año sa­bá­ti­co?

Tra­té com­pa­ti­bi­li­zar el preu­ni­ver­si­ta­rio con el tiem­po li­bre. Iba a cla­ses en la ma­ña­na, de lu­nes a miér­co­les, de 8.10 de la ma­ña­na a me­dio­día. Lue­go te­nía tra­ba­jos es­po­rá­di­cos pa­ra sustentar mis ac­ti­vi­da­des jun­to a mis ami­gos. Siem­pre tra­té de es­tu­diar har­to, ha­cien­do las guías en la ca­sa. En el preu­ni­ver­si­ta­rio me en­se­ña­ron téc­ni­cas de es­tu­dio y eso me ayu­dó a prio­ri­zar ma­te­rias y a aten­der mis tiem­pos de for­ma óp­ti­ma.

¿Te sir­vió ese año?

Hi­zo que me en­fo­ca­ra aún más en mi me­ta, que era en­trar a la pe­da­go­gía en in­glés con el pun­ta­je que desea­ba y ob­te­ner la be­ca que yo que­ría, y no la que el Go­bierno me da­ba. La pri­me­ra vez pon­de­ré en 537 pun­tos y la se­gun­da 678.

¿Lo re­co­mien­das?

Sí. No lo con­si­de­ro un año per­di­do por­que tie­nes tiem­po de sa­lir de la ru­ti­na del co­le­gio y sa­car ese chip de que to­do de­pen­de de tu ma­má y el pro­fe­sor. Pier­des esa men­ta­li­dad de ni­ño y te ubi­cas en la po­si­ción de que aho­ra en ade­lan­te la vi­da co­rre por tu cuen­ta, que si tie­nes me­tas tú de­bes al­can­zar­las y no tu ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.