EL FÚT­BOL LLO­RA SU PEOR TRA­GE­DIA AÉREA

La Hora - - News - Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán

Ca­si to­do el plan­tel del Cha­pe­co­en­se de Bra­sil, que ju­ga­ría hoy la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, mu­rió tras pre­ci­pi­tar­se el avión en que via­ja­ban a Co­lom­bia. Su ri­val, Atlé­ti­co Na­cio­nal, pi­dió dar­les el tí­tu­lo a mo­do de ho­me­na­je. El he­cho con­mo­cio­nó a la hin­cha­da del ma­lo­gra­do equi­po y a to­do el mun­do de­por­ti­vo.

Cha­pe­co­en­se. Un nom­bre di­fí­cil de di­ge­rir y pro­nun­ciar has­ta pa­ra ese fut­bo­le­ro que si­gue ha­bi­tual­men­te la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, pe­ro que no co­no­cía ni en pe­lea de pe­rros a es­te anó­ni­mo equi­po que lle­ga­ba a Me­de­llín a cul­mi­nar la me­jor cam­pa­ña de su his­to­ria.

Se acos­tum­bró a bur­lar­se in­ge­nua­men­te por Twit­ter de los ri­va­les que iba de­jan­do en el ca­mino, co­mo In­de­pen­dien­te y San Lo­ren­zo. El plan­tel so­lía can­tar en el ca­ma­rín. Caio Jú­nior, su téc­ni­co, ya se da­ba por sa­tis­fe­cho. “Con lle­gar a la fi­nal me pue­do mo­rir tran­qui­lo”, di­jo, sin sa­ber lo que el des­tino le de­pa­ra­ría.

De­cla­ra­do el in­faus­to ac­ci­den­te en el ce­rro Gor­do del departamento de An­tio­quia co­lom­biano, con el avión LMI 2933 RJ 80 de la em­pre­sa La­Mia par­ti­do en tres, el Cha­pe­co­en­se se ga­nó la sim­pa­tía de me­dio mun­do. Por un día, só­lo por un día, los clu­bes de dis­tin­tas la­ti­tu­des de­ja­ron sus na­tu­ra­les ad­he­sio­nes y ti­ñe­ron de ne­gro su in­sig­nia pa­ra so­li­da­ri­zar. Y al hin­cha del fút­bol, aquel que lo en­tien­de si­mul­tá­nea­men­te co­mo fuen­te de li­be­ra­ción y su­fri­mien­to, tam­bién le to­có la fi­bra. Has­ta Ma­ra­do­na se de­cla­ró fer­vien­te par­ti­da­rio del “Cha­pe” des­pués de la ca­tás­tro­fe.

El equi­po de Cha­pe­có, una ciu­dad de 200 mil ha­bi­tan­tes, po­co pa­ra el in­men­so Bra­sil, no pa­ró de es­ca­lar. En 2012 es­tu­vo en la Se­rie C, un año des­pués en la Se­rie B y des­de el 2014 en la Se­rie A. Y aho­ra con una fi­nal con­ti­nen­tal que ja­más se ju­ga­rá, “no se can­sa­ron de su­bir has­ta que lle­ga­ron al cie­lo”, co­mo re­za un men­sa­je en Fa­ce­book muy vi­ra­li­za­do, con la ima­gen de un avión ver­de sur­can­do las nu­bes.

Si el Cha­pe­co­en­se su­ma la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na a sus vi­tri­nas, co­mo muy no­ble­men­te pre­ten­de Atlé­ti­co Na­cio­nal, el do­lor po­dría amai­nar. Se­rá di­fí­cil. La ro­me­ría de ayer al es­ta­dio Are­na Con­dá de Cha­pe­có así lo de­mos­tró. A mo­do de con­sue­lo, el 2017 el plan­tel no es­ta­rá huér­fano co­mo aho­ra se sien­te en el am­bien­te: a lo Co­lo Co­lo con Alian­za Li­ma en 1987, los clu­bes bra­si­le­ños se su­ma­ron a la cru­za­da y ce­de­rán ju­ga­do­res. Con nue­vas ca­ras y la ins­pi­ra­ción de 19 es­tre­llas en el fir­ma­men­to, tal vez el “Cha­pe” em­pren­da de nue­vo su as­cen­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.