La carrera

La Hora - - En2minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Que el des­tino no se atra­sa ni se apu­ra lo en­ten­die­ron re­cién aque­lla tar­de en que, co­mo tantas otras ve­ces, se desafia­ron a co­rrer las dos cua­dras en­tre la pla­za y el al­ma­cén. La úl­ti­ma pa­ga­ba el he­la­do, pe­ro más do­lía en­tre­gar el or­gu­llo, así que a la cuen­ta de tres sa­lie­ron dis­pa­ra­das, las pier­nas aran­do el vien­to, los bra­zos co­mo alas des­ple­ga­das, rumbo al desafío que, des­de ahí, ya se di­vi­sa­ba. Quiso ese des­tino que Ana y Paz co­rrie­ran ca­si uni­das, esa cos­tum­bre tan de ellas de an­dar jun­tas para to­dos la­dos, co­mo dos som­bras sin ven­ta­ja apo­de­ra­das siem­pre del mis­mo de­seo. Los chi­cos del ba­rrio, en­tre el mor­bo y el fas­ti­dio de tantas tar­des idén­ti­cas de enero, ani­ma­ron a una y a otra con unos da­le­da­le que po­co a po­co se di­sol­vie­ron. Quiso ese des­tino, ade­más, que a una cua­dra de la me­ta, Paz tras­ta­bi­lla­ra co­mo si la hu­bie­ran so­pla­do y en su afán por re­cu­pe­rar el equi­li­bro se in­cli­na­ra ha­cia Ana, ca­yen­do las dos so­bre unos ma­to­rra­les, mal­di­cién­do­se a pun­to de con­ver­tir los chi­lli­dos en pe­lea, has­ta que una fre­na­da bru­tal ape­nas un par de me­tros ade­lan­te las de­ja­ba mu­das, mi­ran­do la es­ce­na co­mo si es­tu­vie­ran vol­vien­do de un des­ma­yo. El ca­mión ha­bía cor­ta­do los fre­nos al la­do del al­ma­cén y ha­bía per­di­do el con­trol atra­ve­sán­do­se por la ve­re­da, jus­to por don­de –de no me­diar la caí­da– Ana y Paz de­be­rían ha­ber pa­sa­do co­rrien­do en ese mis­mo ins­tan­te. El ba­rrio en­te­ro fue en bus­ca de las ni­ñas, cre­yen­do a gri­tos en que ya no ha­bía más re­me­dio. Las en­con­tra­ron en­tre las plan­tas, llo­ran­do por el mi­la­gro de la caí­da, res­pon­dien­do que es­ta­ban bien sin­tien­do tan­to que no. Hay ve­ces en que, cuan­do aho­ra de adul­tas se reúnen con las otras com­pa­ñe­ras del li­ceo, Paz y Ana se emo­cio­nan com­pro­ban­do que en­ton­ces aún no era la ho­ra, con­ven­ci­das que para eso el des­tino no se atra­sa ni se apu­ra y que no es­cu­cha ni su pro­pia voz. Só­lo ac­túa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.