¿HÉ­ROES O VILLANOS? LA HIS­TO­RIA DE LOS JÓ­VE­NES QUE SE CREÍAN PDI

Con cha­que­tas, pla­cas y ar­mas fal­sas, dos es­tu­dian­tes vein­tea­ñe­ros cap­tu­ra­ban de­lin­cuen­tes para en­tre­gár­se­los a la po­li­cía. Fue­ron de­te­ni­dos por ver­da­de­ros de­tec­ti­ves, y for­ma­li­za­dos.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

Cer­ca de cua­tro me­ses du­ró la aven­tu­ra de Fa­briz­zio Ruiz de Gamboa (20) y Juan Pa­blo Ruiz (20), quie­nes al igual que los su­per­hé­roes, se de­di­ca­ban a ha­cer jus­ti­cia por sus pro­pias ma­nos.

Es­tos ami­gos, au­to­de­no­mi­na­dos “Los Ven­ga­do­res”, si­mu­la­ban ser fun­cio­na­rios de la PDI para rea­li­zar de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas en la vía pú­bli­ca, al­go que que­dó en evi­den­cia a las 14 ho­ras del mar­tes, cuan­do fue­ron des­cu­bier­tos por au­tén­ti­cos po­li­cías, en ca­lle Ñu­ble con Por­ve­nir, en San­tia­go cen­tro.

En su afán de pro­te­ger a los más dé­bi­les, Fa­briz­zio de­tu­vo a un su­je­to que le ha­bía ro­ba­do el ce­lu­lar a una mu­jer den­tro de una mi­cro. Al lle­gar per­so­nal de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de la PDI (Bi­crim), es­te fo­tó­gra­fo ex­pli­có que él y su com­pa­ñe­ro eran po­li­cías, pe­ro lue­go de va­rias pre­gun­tas, se en­re­dó y ter­mi­nó acep­tan­do que es­ta­ba min­tien­do. Lue­go de es­ta de­cla­ra­ción fue­ron de­te­ni­dos por fal­si­fi­ca­ción de ins­tru­men­to pú­bli­co e in­frac­ción a la Ley Or­gá­ni­ca de la PDI.

Lo cu­rio­so de la si­tua­ción es que es­te dúo por­ta­ba va­rios im­ple­men­tos que sue­le usar la PDI, pe­ro to­dos adul­te­ra­dos. Lle­va­ban ro­pa si­mi­lar a la de los fun­cio­na­rios, uti­li­za­ban un au­to azul con ba­li­za y si­re­nas, pis­to­las de fo­gueo, es­po­sas y cre­den­cia­les idén­ti­cas a las de la ins­ti­tu­ción.

“Nun­ca ha­bía­mos vis­to al­go así. Lo que hi­cie­ron ellos fue una irres­pon­sa­bi­li­dad y una fal­ta de me­su­ra de gran ni­vel, pues pu­sie­ron en ries­go sus vi­das al tra­tar con de­lin­cuen­tes que po­drían ha­ber­se com­por­ta­do de ma­ne­ra hos­til. Fue­ron tan arries­ga­dos que el su­pues­to cha­le­co an­ti­ba­las que te­nían era só­lo la fun­da de es­ta he­rra­mien­ta, por­que no con­te­nía la pro­tec­ción, y las ar­mas eran de fo­gueo”, afir­mó el sub­pre­fec­to Eduardo Cer­na, je­fe de la Bi­crim de San­tia­go.

Jun­to a lo an­te­rior, Cer­na ase­gu­ró que en el in­te­rro­ga­to­rio Fa­briz­zio di­jo que jun­to a Juan Pa­blo eran ven­ga­do­res, ya que se preo­cu­pa­ban de “de­fen­der al pró­ji­mo”, al­go que ha­bían he­cho, al me­nos, en quin­ce opor­tu­ni­da­des.

“No van a fal­tar aque­llos que en­cuen­tren loa­ble la ac­ción de los jó­ve­nes, pe­ro fue al­go in­ma­du­ro, don­de fal­tó el sen­ti­do co­mún. Me lla­mó la aten­ción el con­ven­ci­mien­to, fir­me­za y con­vic­ción del ac­tuar que te­nían. De ver­dad creían que era lo co­rrec­to”, di­jo.

Fa­briz­zio y Juan Pa­blo fue­ron for­ma­li­za­dos ayer en la ma­ña­na por “el uso de pla­cas fal­sas y por una mu­ni­ción. Se de­ter­mi­nó que que­da­ran con arrai­go na­cio­nal y fir­ma quin­ce­nal por un pla­zo de 120 días, mien­tras du­re la in­ves­ti­ga­ción”, in­di­có Jai­me Soto Luen­go, abo­ga­do de “Los Ven­ga­do­res”.

Tam­bién se re­fi­rió al ca­so el sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Mah­mud Aleuy, quien pre­ci­só que la au­to­tu­te­la no es­tá per­mi­ti­da en paí­ses que se ri­gen por le­yes que han si­do de­fi­ni­das de­mo­crá­ti­ca­men­te, co­mo es el ca­so de Chile.

“En to­dos los ca­sos en que per­so­nas que no tie­nen la tu­te­la de la de­fen­sa o del con­trol po­li­cial en Chile nos va­mos a que­re­llar con­tra ellas y va­mos a tra­tar que oja­lá la cor­te co­rres­pon­dien­te los de­je de­te­ni­dos”, di­jo Aleuy.

VIGILANDO LAS CA­LLES

La his­to­ria de es­tos ami­gos es par­ti­cu­lar. En sus cuen­tas de Fa­ce­book, ca­da uno ha­bía pu­bli­ca­do fo­tos don­de apa­re­cían jun­tos.

“Vigilando las ca­lles del gran San­tia­go”, di­ce la des­crip­ción de la fo­to principal de es­ta no­ta, y que subió Juan Pa­blo.

“Ho­nor, dis­ci­pli­na, leal­tad! Las tres pa­la­bras que ri­gen nues­tro dia­rio vi­vir!!!”, es­cri­bió Fa­briz­zio en una de sus imá­ge­nes.

Am­bos te­nían es­pí­ri­tu de po­li­cía. Fa­briz­zio ha­bía pos­tu­la­do va­rias ve­ces a la PDI, pe­ro no fue se­lec­cio­na­do. Juan Pa­blo, en tan­to, es­ta­ba es­pe­ran­do ti­tu­lar­se de pe­da­go­gía en edu­ca­ción fí­si­ca para po­der en­trar a la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.