“El cahuín era que Fi­del y mi pa­dre eran pa­re­ja”

La Hora - - Mundo - CE­CI­LIA SUÁ­REZ INDART

“Mi pa­dre, Jai­me Suá­rez Bas­ti­das, de­be ser la per­so­na que más com­par­tió con Fi­del acá en Chi­le. Él era Mi­nis­tro Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Go­bierno y pa­ra la oca­sión fue nom­bra­do Ede­cán Ci­vil por el pre­si­den­te. Acom­pa­ñó a Fi­del des­de Iqui­que has­ta Puer­to Montt e in­clu­so lo lle­vó has­ta nues­tra ca­sa en El Pa­rrón, La Cis­ter­na. Fue un día que ha­bían vi­si­ta­do El Te­nien­te en Ran­ca­gua, eran las cin­co de la tar­de y ha­cía un ca­lor so­fo­can­te. Yo te­nía 14 años y ya ha­bía vuel­to a la ca­sa del co­le­gio cuan­do oí un es­cán­da­lo na­da co­mún pa­ra el ba­rrio: Me aso­mo y veo que se es­ta­cio­na una ca­ra­va­na de au­tos afue­ra de mi ca­sa y que de uno ba­ja Fi­del Cas­tro jun­to a mi pa- dre. Era un sec­tor muy re­si­den­cial y de to­dos la­dos que­rían ver a Fi­del, los au­tos afue­ra to­ca­ban las bo­ci­nas y mi ca­sa se em­pe­zó a lle­nar de gen­te que no co­no­cía. No sa­bía­mos que ve­nía, no te­nía­mos na­da que ofre­cer­les, pe­ro ellos no se hi­cie­ron pro­ble­ma y pa­sa­ron di­rec­ta­men­te a un be­be­de­ro del pa­tio, allí to­dos se re­fres­ca­ron y mo­ja­ron. Re­cuer­do que al la­do de la chi- me­nea ha­bía una me­ce­do­ra de mi ma­má, que era muy del­ga­da, chi­qui­ti­ta, de­cía que por cen­tí­me­tros no ha­bía si­do un gno­mo. De re­pen­te to­dos nos em­pe­za­mos a mi­rar cuan­do Fi­del di­ri­gió sus pa­sos a la me­ce­do­ra y se sen­tó. Pen­sa­mos que no iba a re­sis­tir a un hom­bre tan gran­de. Fi­del, sin em­bar­go, se de­jó caer allí fe­liz e in­clu­so se ba­lan­ceó, lo que te­nía a mi ma­dre con los ner­vios de pun­ta. Pe­ro re­sis­tió. Esa vi­si­ta des­pués nos cos­tó va­rias pro­tes­tas en la ca­sa. En una oca­sión, des­pués del gol­pe, nos fue­ron a lan­zar pan­fle­tos con la fa­mo­sa fo­to del vals, otra his­to­ria de mi pa­pá, que a es­ta al­tu­ra me tie­ne al­go can­sa­da. Su­ce­dió en la sa­li­tre­ra de Ma­ría Ele­na, du­ran­te uno de los pri­me­ros días de la gi­ra, en que Fi­del dio un dis­cur­so a los obre­ros de esa ofi­ci­na. En la tar­de, con mi pa­dre y un gru­po de pe­rio­dis­tas de­ci­die­ron ju­gar un par­ti­do de bás­quet­bol. Mi pa­dre ha­bía si­do bas­quet­bo­lis­ta, me­día 1,86 y Fi­del ju­ga­ba bas­tan­te, ade­más de me­dir 1,92, por lo que no tu­vie­ron pro­ble­mas pa­ra ga­nar. Des­pués de una ca­nas­ta, en que com­bi­na­ron am­bos, ce­le­bra­ron con un abra­zo que fue re­tra­ta­do por un fo­tó­gra­fo que en­vió la ima­gen a San­tia­go, don­de el Cla­rín pu­so la fo­to en por­ta­da: “Fi­del bai­ló su vals y se to­mó me­dio pa­to”, fue el ti­tu­lar que echó a co­rrer los ru­mo­res ma­li­cio­sos. Co­mo an­da­ban to­do el tiem­po jun­tos, el sen­ti­do em­pe­zó a ser mos­trar­los co­mo una pa­re­ja ho­mo­se­xual. El dia­rio Tri­bu­na mos­tra­ba ca­da cier­to tiem­po la fo­to. A mi her­mano en la Es­cue­la Mi­li­tar, a mí en el co­le­gio de mon­jas, nos te­nían has­ta la co­ro­ni­lla con que Fi­del y mi pa­pá eran ma­ri­co­nes, es que es­te país es muy cahui­ne­ro. Aho­ra mis­mo ca­paz que apa­rez­ca la fo­to por ahí y vuel­van con la can­ti­ne­la. A mis hi­jos y nie­tos no les ha­ría gra­cia. A Fi­del lo vi por úl­ti­ma vez en la des­pe­di­da, en la em­ba­ja­da de Cu­ba. Mi pa­dre man­tu­vo con­tac­to e in­clu­so re­ci­bió un pa­sa­por­te cu­bano en Mos­cú, cuan­do Chi­le le ne­gó la na­cio­na­li­dad. Pe­ro bueno, el exi­lio y lo que pa­só des­pués es una his­to­ria lar­ga, tan­to la de mi pa­dre, que mu­rió en 1993, co­mo la mía. El que quie­ra sa­ber más tie­ne que con­sul­tar el In­for­me Ret­tig, soy el ca­so 8650”.

“De to­dos la­dos que­rían ver a

Fi­del (...) mi ca­sa se lle­nó de gen­te que no co­no­cía”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.