“Lo hi­ce pa­sar a mi ca­ma”

La Hora - - Mundo -

“Tu­ve el ho­nor de re­ci­bir a Fi­del Cas­tro en mi pro­pia ca­sa, en Du­blé Al­mey­da 4856. Yo me ha­bía cam­bia­do allí ha­cía po­co, des­de la Vi­lla Frei que es­ta­ba al fren­te, jus­ta­men­te pa­ra aten­der­lo. Era una ca­si­ta pe­que­ña, pa­rea­da, pe­ro con un pa­tio que po­día re­ci­bir al me­nos a una trein­te­na de per­so­nas có­mo­da­men­te ba­jo un pa­rrón. En ese tiem­po yo era dipu­tada y ha­bía via­ja­do ese año a Cu­ba con una de­le­ga­ción de mu­je­res de la Uni­dad Po­pu­lar. Allá, en una reunión, le di­je que cuan­do vi­nie­ra a Chi­le lo iba a re­ci­bir en mi ca­sa y le pro­me­tí pre­pa­rar­le sie­rra al horno re­lle­na con lon­ga­ni­za y pi­pe­ño. Hu­bo una re­la­ción muy di­rec­ta. Co­mo yo ha­bla­ba mu­cho de mis en­cuen­tros con Fi­del, me mo­les­ta­ban en el par­ti­do y yo mis­ma iro­ni­za­ba. Ay no sé dón­de va a ter­mi­nar es­to con Fi­del, bro­meé un día con Vo­lo­dia. Cuan­do lle­gó a Chi­le, avi­só que den­tro de su pro­gra­ma es­ta­ba vi­si­tar­me, así que lo agen­da­mos pa­ra el 29 de no­viem­bre. Él lle­va­ba ya ca­si tres semanas re­co­rrien­do Chi­le. Ese día lle­gó co­mo las sie­te de la tar­de, muy can­sa­do y ape­nas en­tró me di­jo al oí­do: ¿Pue­do re­cos­tar­me un mo­men­ti­co? Cla­ro, le res­pon­dí y lo hi­ce pa­sar a mi ca­ma, don­de se sa­có las bo­tas y se re­cos­tó un ra­to. Lo de­ja­mos unos mi­nu­tos has­ta que mi hi­ja me­nor, la Ro- ma­ni­na, que te­nía en­ton­ces 4 años, en­tró a su pie­za pa­ra con­ver­sar con él. Fi­del, le di­jo, mi ma­má no pu­do en­con­trar sie­rra, ca­bra de mier­da, co­pu­chen­ta. Yo le iba a ha­cer pa­sar otro pes­ca­do por sie­rra (se ríe). Le di­jo que to­da­vía no ha­bía­mos he­cho la co­mi­da y le pre­gun­tó: ¿Oye es ver­dad que tú vi­víai en la mon­ta­ña? En eso en­tra­mos yo y la Ju­lie­ta Cam­pu­sano a la pie­za, él ya se es­ta­ba le­van­tan­do y nos di­jo que nos sen­tá­ra­mos a su la­do. Nos pu­si­mos a con­ver­sar y a to­mar pi­pe­ño cuan­do lle­gó Vo­lo­dia que nos que­dó mi­ran­do ex­tra­ña­do. Te di­je que es­to iba a ter­mi­nar en la ca­ma, le di­je en­tre ri­sas. De a po­co co­men­za­ron a lle­gar los in­vi­ta­dos, mi­nis­tros y re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos. In­vi­té al Gi­tano Ro­drí­guez y a Isa­bel Pa­rra pa­ra que can­ta­ran. Fi­del no can­ta­ba, pe­ro le gus­ta­ba. Lo que más le gus­tó de la co­mi­da fue el ul­te y el bor­go­ña. Era una fies­ta con ga­le­ría, por­que los ve­ci­nos se tur­na­ban pa­ra aso­mar­se des­de las otras ca­sas, Fi­del los sa­lu­dó a to­dos. Ya era co­mo la una de la ma­ña­na cuan­do lle­gó Allen­de, con dos bo­te­llas de pis­co. Lo peor de to­do es que no lo ha­bía in­vi­ta­do, con tan­to lío se me pa­só, así que me mo­rí de ver­güen­za cuan­do me sa­lu­dó. Se pu­sie­ron a con­ver­sar de in­me­dia­to ellos, se pa­sea­ban co­mo fi­ló­so­fos con las ma­nos atrás con­ver­san­do. Las mu­je­res de la Uni­dad Po­pu­lar ha­bía­mos pe­di­do, a tra­vés de los par­ti­dos, per­mi­so pa­ra ir a pa­rar a las vie­jas del ba­rrio al­to que ha­cían ca­ce­ro­la­zos por la pre­sen­cia de Fi­del. No­so­tras nos ha­bía­mos or­ga­ni­za­do, con 53 mil ad­he­sio­nes, pa­ra ir y en­ca­rar­las, in­clu­so les que­ría­mos ti­rar ra­to­nes. Allen­de, sin em­bar­go, nos fre­nó, di­cien­do que una pro­vo­ca­ción así po­día ter­mi­nar con víc­ti­mas fa­ta­les, que no nos da­ba au­to­ri­za­ción. Yo le con­té to­do es­to a Fi­del que en mi ca­sa le di­jo: Sal­va­dor, las mu­je­res es­tán enoja­das con­ti­go por­que no las dejas ir a ma­ni­fes­tar­se. Allen­de lo que­dó mi­ran­do y le di­jo: Dis­cul­pa Fi­del, pe­ro el pre­si­den­te de Chi­le soy yo. Ahí se aca­bó la con­ver­sa­ción. La fies­ta du­ró has­ta tar­de, aun­que Allen­de se fue an­tes. Fi­del se que­dó en mi ca­sa has­ta co­mo las cua­tro de la ma­ña­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.