“La amis­tad con Fi­del me re­ti­ró del de­por­te”

La Hora - - Mundo -

“Fi­del Cas­tro lle­gó a Iqui­que po­cos días des­pués de que hu­bié­se­mos con­se­gui­do el tí­tu­lo mun­dial. En ese año yo era fa­mo­so en Iqui­que, por lo que Jor­ge So­ria me pi­dió que par­ti­ci­pa­ra en la ce­re­mo­nia de re­cep­ción. Yo acep­té, co­mo ha­bría acep­ta­do re­ci­bir a cual­quier otro pre­si­den­te, yo no lo hi­ce por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, sino por ser edu­ca­do. Lle­gó por una pis­ta lar­ga del an­ti­guo ae­ro­puer­to de Iqui­que, cer­ca del mue­lle Ca­van­cha, don­de aho­ra es­tá to­do cons­trui­do. La pis­ta iba a dar al mar y allí ate­rri­zó el avión de Fi­del, que ve­nía con gen­te del go­bierno. A Sa­muel Ro­drí­guez y otros ca­za­do­res sub­ma­ri­nos el al­cal­de nos pi­dió que nos dis­fra­zá­ra­mos de ra­nas. Eran unos tra­jes lar­gos y ver­des, con más­ca­ras. Fi­del se ba­jó del avión y se subió en un jeep que lo iba acer­can­do has­ta don­de es­pe­ra­ba la re­cep­ción ofi­cial. Es­tá­ba­mos muer­tos de ca­lor y cuan­do lle­gó el jeep, So­ria nos pi­dió que nos pu­sié­ra­mos las más­ca­ras y sal­tá­ra­mos sa­lu­dan­do, pe­ro no­so­tros no le hi­ci­mos ca­so. Has­ta aho­ra se lo re­cor­da­mos a So­ria y se ríe de to­da la pa­ra­fer­na­lia que ar­ma­mos. Des­pués sa­li­mos mar aden­tro. So­ria pre­pa­ró una lan­cha en la que iba él, Fi­del, yo y al­gu­nos más. Se creó un tre­men­do pro­ble­ma de se­gu­ri­dad, por­que no es­ta­ba den­tro de los pla­nes que Cas­tro de­ja­ra tie­rra, pe­ro to­do lo so­lu­cio­nó él mis­mo con sus ga­nas de ir mar aden­tro. Y fren­te a eso no ha­bía mu­cho que ha­cer, por­que si él que­ría sa­lir­se de pro­to­co­lo, na­die le iba a de­cir que no, to­dos le te­nían mu­cho res­pe­to. Nos fui­mos a dar una vuel­ta por to­da la bahía, des­pués fui­mos a la bo­ya de la Es­me­ral­da y a Pun­ta Pie­dra. Allí me ti­ré con mi ar­pón a bus­car al­go, pe­ro ese día no ha­bía mu­cho. El agua es­ta­ba tur­bia y me em­pe­cé a po­ner ner­vio­so, por­que se me es­ta­ba aca­ban­do el ai­re, no veía na­da y no po­día vol­ver arri­ba sin na­da. En­ton­ces vi una pin­ta­cha, que es un pez que aho­ra se va­lo­ra har­to, pe­ro en esa épo­ca no te­nía nin­gún bri­llo, le apun­té y por suer­te le di. Era bien chi­qui­ti­to y nor­mal­men­te no lo ha­bría sa­ca­do, pe­ro te­nía la ur­gen­cia. Ha­bía gen­te de mar en el bo­te que sa­bía que una pin­ta­cha no se co­mía, que era una ver­güen­za, se reían har­to, no po­dís ser tan or­di­na­rio, me de­cían. Arri­ba lo fae­na­mos, lo freí­mos y se lo di­mos de in­me­dia­to a Fi­del, que es­ta­ba muy con­ten­to y se lo co­mió de in­me­dia­to. Pa­re­ce que le caí en gra­cia por mi for­ma de ser, hu­mil­de, pe­ro fron­tal, así que nos in­vi­tó a Cu­ba. Al año si­guien­te, en 1972, es­tu­vi­mos más de dos semanas. Él nos re­ci­bió per­so­nal­men­te y nos pa­seó por va­rios lu­ga­res, pla­yas y cen­tros de­por­ti­vos. Competimos allá con un gru­po cu­bano, pe­ro era muy dis­tin­to, otro mar, otros pe­ces, así que per­di­mos. Nos di­mos la bue­na vi­da en Cu- ba, pa­sean­do en lan­cha y comiendo en man­sio­nes. De él me im­pre­sio­nó su ca­rác­ter, su for­ma de ha­blar y có­mo to­ma­ba. Se em­pi­na­ba unos tra­gos fuer­tes de ron sin si­quie­ra arru­gar­se, no­so­tros lo que­dá­ba­mos mi­ran­do y pen­sá­ba­mos que iba a sa­lir ma­rea­do o ha­blan­do co­mo bo­rra­cho, pe­ro na­da, te­nía re­sis­ten­cia. Des­pués esa vi­si­ta me tra­jo mu­chos in­con­ve­nien­tes. A fi­nes de 1973 la fe­de­ra­ción me prohi­bió com­pe­tir, has­ta 1983. Nun­ca me die­ron una ex­pli­ca­ción, has­ta aho­ra, que si­go su­po­nien­do que fue por los mi­li­ta­res, por ha­ber ido a Cu­ba, no sé. La ver­dad es que me ale­jé del res­to del mun­do cuan­do vol­ví del mar y en la ca­le­ta me es­ta­ban es­pe­ran­do dos agen­tes de la CNI. Raúl Cho­que, me di­je­ron, ten cui­da­do por­que sa­be­mos don­de vi­ve tu fa­mi­lia. En­ton­ces de­ci­dí que no me iba a re­la­cio­nar más con po­lí­ti­cos, por­que más cla­ro era echar­le agua, me es­ta­ban ame­na­zan­do”.

“Pa­re­ce que le caí en gra­cia por mi for­ma de ser (...) así que nos in­vi­tó a Cu­ba”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.