“Doy fe de que Fi­del cau­só fu­ror po­pu­lar en to­das par­tes”

La Hora - - Mundo -

“Yo fui pe­rio­dis­ta de po­lí­ti­ca en La Ter­ce­ra des­de 1962 has­ta 1997. En esa ca­li­dad fui de­sig­na­do pa­ra se­guir a Fi­del Cas­tro en su re­co­rri­do por el sur de Chi­le y su es­ta­día en la ca­pi­tal. En esa épo­ca des­pa­cha­ba des­de los fa­xes y te­lé­fo­nos que ha­bía en las sa­las de pren­sa de ca­da ciu­dad. El trans­por­te de la pren­sa es­tu­vo a car­go de la Fuer­za Aé­rea. Lo co­no­cí el día que lle­gó, en la em­ba­ja­da de Cu­ba, don­de nos aten­dió de a tres pe­rio­dis­tas. Yo pe­sa­ba res­pe­ta­bles 120 ki­los, por lo que cuan­do en­tré me hi­zo un par de bro­mas. Pa­re­ce que acá en Chi­le se co­me muy bien, me di­jo… lás­ti­ma que no se me ocu­rrió con­tes­tar­le ¿Y có­mo se co­me en Cu­ba? Re­cuer­do que ha­blé con él cer­ca de las on­ce de la no­che, un diá­lo­go y fo­to de ri­gor, tras la cual me fui co­rrien­do, li­te­ral­men­te, a La Ter­ce­ra, pa­ra de­jar cons­tan­cia de que ha­bía­mos es­ta­do con Fi­del. Tam­bién es­tu­ve en la con­fe­ren­cia de pren­sa en la se­de de Chi­le­films. Ha­cía mu­cho ca­lor, ya era di­ciem­bre y él em­pe­zó a ha­blar a las cin­co de la tar­de y ter­mi­nó cer­ca de la me­dia­no­che ¡Sie­te ho­ras! La úni­ca con­fe­ren­cia de pren­sa que ha du­ra­do tan­to y la pri­me­ra don­de yo veía a más de cien pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do. Yo pre­ví que es­to iba a ser lar­go y pe­dí un re­le­vo, a las nue­ve y me­dia sa­lí, des­pa­ché por te­lé­fono y cuan­do vol­ví, cer­ca de una ho­ra des­pués, Fi­del Cas­tro se­guía ha­blan­do del mis­mo tema. Sus res­pues­tas eran in­ter­mi­na­bles. Los pe­rio­dis­tas ter­mi­na­mos ago­ta­dí­si­mos por­que res­pon­dió abier­ta­men­te to­das las pre­gun­tas que le hi­cie­ron. Cuan­do una pre­gun­ta no le gus­ta­ba, él en­ca­ra­ba y le ad­ju­di­ca­ba in­ten­cio­nes al pe­rio­dis­ta que con­sul­ta­ba. A mí no me ad­ju­di­có na­da por­que hi­ce pre­gun­tas bas­tan­te equi­li­bra­das y ne­ta­men­te in­for­ma­ti­vas. Pue­do de­cir que so­bre­vi­ví a la con­fe­ren­cia. En Con­cep­ción re­cuer­do que él an­da­ba muy cons­ti­pa­do. Ve­nía en un jeep abier­to y yo le gri­té des­de le­jos ¿Co­man­dan­te có­mo es­tá el res­fria­do?, a lo que me res­pon­dió: El res­fria­do es­tá bien, el que es­tá mal soy yo, eso me sir­vió pa­ra ar­mar una no­ta. Acá en Chi­le él man­tu­vo un es­ti­lo muy abier­to y cer­cano, que des­pués per­dió. Tu­ve la suer­te de cu­brir más ade­lan­te otros en­cuen­tros en los que él an­da­ba ro­dea­do de guar­daes­pal­das y no se acer­ca­ba a la gen­te. En Pun­ta Are­nas fue muy pró­xi­mo a la gen­te, que lo acla­ma­ban en ma­sa. Fui­mos has­ta la pam­pa ma­ga­llá­ni­ca pa­ra ver la in­dus­tria ove­je­ra y lo re­ci­bie­ron con un cor­de­ro al pa­lo. Co­mo era cu­rio­so, in­ten­tó es­qui­lar una ove­ja. Le pa­sa­ron una má­qui­na, pe­ro co­mo no sa­bía usar­la, se cor­tó la mano. Esa fue la no­ti­cia de ese día, la fo­to con la mano ven­da­da. Su úl­ti­mo dis­cur­so fue muy fuer­te. Por la ver­dad, por la ver­dad, por la ver­dad, re­cuer­do que di­jo gol­pean­do la ta­ri­ma. Cau­só fu­ror en un Es­ta­dio Na­cio­nal lleno. Yo es­tu­ve en to­dos la­dos con Fi­del Cas­tro y pue­do dar fe de que lo­gró una con­vo­ca­to­ria ma­si­va en to­dos la­dos, Con­cep­ción, Lo­ta, Puer­to Montt, Pun­ta Are­nas. Le fue muy bien, al ni­vel del Pa­pa Juan Pa­blo II. Qui­zás la úni­ca con­vo­ca­to­ria ma­yor que he vis­to sea la de La Habana, al año si­guien­te, cuan­do lle­gó el pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de”.

“Sus res­pues­tas eran in­ter­mi­na­bles, los pe­rio­dis­tas ter­mi­na­mos ago­ta­dí­si­mos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.