Pa­sean­do por los ca­na­les del sur

La Hora - - Mundo -

“En 1971 yo era Co­man­dan­te del Des­truc­tor Ri­ve­ros que es­ta­ba in­te­gra­do a la Es­cua­dra Na­cio­nal ba­jo el man­do del Al­mi­ran­te Jo­sé To­ri­bio Me­rino, cuan­do me lla­ma­ron des­de Puer­to Montt. Fue el pro­pio Co­man­dan­te en Je­fe de la Ar­ma­da, Raúl Mon­te­ro, quien me dio las ins­truc­cio­nes de trans­por­tar al Pre­si­den­te Allen­de y a su co­mi­ti­va, in­te­gra­da por Fi­del Cas­tro y otros per­so­ne­ros del go­bierno cu­bano, des­de Puer­to Montt a Pun­ta Are­nas. Cum­plí al pie de la le­tra mis ins­truc­cio­nes y em­bar­ca­mos a una re­du­ci­da co­mi­ti­va en nues­tro bar­co, que te­nía una tri­pu­la­ción de 200 per­so­nas y no mu­cho es­pa­cio pa­ra más. Efec­tua­mos ho­no­res só­lo al Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de. A Fi­del Cas­tro no le co­rres­pon­dían por­que no era Je­fe de Es­ta­do. No se em­bar­có a nin­gún GAP ni guar­dia per­so­nal; la se­gu­ri­dad de las per­so­nas es­ta­ba a mi car­go. Mis ins­truc­cio­nes eran na­ve­gar la ru­ta de los ca­na­les pa­ra que to­da la co­mi­ti­va pu­die­ra apre­ciar su be­lle­za y re­ca­lar en Pun­ta Are­nas. Zar­pa­mos un me­dio­día y re­ca­la­mos al día sub­si­guien­te an­tes de las on­ce. Fue­ron dos días y dos no­ches a bor­do. Al co­mien­zo es­tu­vo muy nu­bla­do, lo que im­pi­dió apre­ciar en su pro­fun­di­dad la be­lle­za del pai­sa­je. Pa­sa­do el Gol­fo de Pe­nas tu­vi­mos una me­jor vi­sual. Al le­van­tar la nie­bla, pu­di­mos ver unos tém­pa­nos de hie­lo que ve­nían de los Cam­pos de Hie­los Sur. En ese mo­men­to el Pre­si­den­te Allen­de le pi­dió al ma­yor­do­mo que le tra­je­ra su vio­lín. El “vio­lín” era la for­ma sui ge­ne­ris que te­nía de lla­mar­le a un ma­le­tín don­de te­nía una me­tra­lle­ta que le ha­bía re­ga­la­do el pro­pio Fi­del Cas­tro. Me pre­gun­tó si ha­bría al­gu­na di­fi­cul­tad pa­ra pro­bar pun­te­ría, yo le di­je que nin­gu­na. El pre­si­den­te en­ton­ces hi­zo al­gu­nos dis­pa­ros. Tam­bién hi­zo al­gu­nos Cas­tro con me­nos pun­te­ría que Allen­de, lo que mo­ti­vó una se­rie de bro­mas. En el as­pec­to anec­dó­ti­co, pue­do de­cir­le que se ofre­cían ape­ri­ti­vos an­tes de co­mer, cuan­do era pru­den­te ha­cer­lo. En las me­sas se ser­vía vino Ca­si­lle­ro del Dia­blo, la mar­ca fa­vo­ri­ta del pre­si­den­te, en can­ti­da­des muy mo- de­ra­das. En una opor­tu­ni­dad le ofre­cí un whisky a Fi­del Cas­tro, pe­ro me con­tes­tó cor­tés­men­te que no to­ma­ba be­bi­das ca­pi­ta­lis­tas. En­ton­ces, le ofre­cí un Dram­buie, que sí le gus­tó. Du­ran­te una co­mi­da, al­guien le pre­gun­tó a Fi­del Cas­tro si era la pri­me­ra vez que na­ve­ga­ba. Él con­tó que era la se­gun­da y se lan­zó con un lar­go re­la­to so­bre su via­je de gue­rri­lle­ro des­de México a Cu­ba a bor­do del ya­te Gran­ma. Con­tó epi­so­dios de com­ba­te, so­bre­vi­ven­cia, com­pa­ñe­ris­mo y trai­ción; una his­to­ria de aven­tu­ras muy di­ver­ti­da. Si uno lo ve desapa­sio­na­da­men­te, fue­ra del tras­fon­do mar­xis­ta le­ni­nis­ta, las aven­tu­ras eran dig­nas de una no­ve­la. Es­ta aura de épi­ca y ro­man­ti­cis­mo con la cual in­ten­cio­nal­men­te se ha ro­dea­do la re­vo­lu­ción fue la que lle­vó al en­ga­ño a tan­ta ju­ven­tud, con idea­les equi­vo­ca­dos con si­tua­cio­nes que se­rían la­men­ta­bles. Cuan­do re­ca­la­mos en Pun­ta Are­nas el tiem­po es­ta­ba chu­bas­co­so. Se di­ri­gie­ron ha­cia la Pla­za de Ar­mas, don­de ha­bía si­do con­vo­ca­da una con­cen­tra­ción. No sé si ha­brá si­do por el tiem­po chu­bas­co­so y muy frío, pe­ro la con­cu­rren­cia no fue la que es­pe­ra­ban am­bos lí­de­res. Ha­bía muy po­ca gen­te y és­ta em­pe­zó a irse tem­prano. Es­ta si­tua­ción le mo­les­tó a Cas­tro, que se­gu­ra­men­te tu­vo una con­ver­sa­ción du­ra con Allen­de por la ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria. Has­ta allí lle­ga­ron los de­be­res que mi tri­pu­la­ción cum­plió con to­tal pro­fe­sio­na­lis­mo. A mo­do de bro­ma, des­pués, me pre­gun­ta­ban por qué no le ha­bía sa­ca­do el ta­pón al bu­que”.

“Le ofre­cí un whisky a Fi­del Cas­tro, pe­ro me con­tes­tó que no to­ma­ba be­bi­das ca­pi­ta­lis­tas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.