Aplau­so para Pe­lle­gri­ni

La Hora - - En2minutos - Ju­lio Sal­viat

Ca­da vez ad­mi­ro más a Ma­nuel Pe­lle­gri­ni. El que fue “rey de los que­ma­dos” en sus pri­me­ros tiem­pos ha lle­ga­do a con­so­li­dar­se co­mo uno de los téc­ni­cos más va­lo­ra­dos en el pla­ne­ta fút­bol y aho­ra es­tá en un mun­do dis­tin­to, le­jos del rui­do. Fue ayu­dan­te téc­ni­co de Ar­tu­ro Sa­lah cuan­do és­te lle­gó a re­pa­rar los des­pres­ti­gios en la se­lec­ción na­cio­nal des­pués del “Con­do­ra­zo” en el Ma­ra­ca­ná. Na­die se fi­jó mu­cho en él, y los lau­re­les se los lle­vó su je­fe. Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo en­tre­na­dor de un equi­po pro­fe­sio­nal fue en Uni­ver­si­dad de Chi­le. Y se fue al des­cen­so con el me­jor por­cen­ta­je de ren­di­mien­to que ha­ya te­ni­do un co­lis­ta en la his­to­ria de los tor­neos chi­le­nos. Des­pués mos­tró sus mé­ri­tos en Pa­les­tino y O’Hig­gins, con es­ca­sa re­com­pen­sa por­que sus cam­pa­ñas no le die­ron pa­sa­jes in­ter­na­cio­na­les. Ins­ta­la­do en Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, pu­do al fin ar­mar un equi­po a su pin­ta, con re­cur­sos bien en­cau­za­dos para ele­gir ca­ro, pe­ro po­co y bueno. Y de nue­vo le fue mal: en dos cam­peo­na­tos se­gui­dos lle­gó se­gun­do y –qué pa­ra­do­ja- con los me­jo­res por­cen­ta­jes de ren­di­mien­to que ha­ya te­ni­do un sub­cam­peón. Lo mismo le pa­só des­pués en el Real Madrid: es­col­ta del cam­peón con pun­ta­je ré­cord. Pe­ro a esas al­tu­ras ya te­nía fa­ma: ha­bía si­do cam­peón con Li­ga De­por­ti­va Uni­ver­si­ta­ria (Ecua­dor), San Lo­ren­zo de Al­ma­gro y Ri­ver Pla­te (Ar­gen­ti­na). Y, cru­za­do el gran char­co, ha­bía le­van­ta­do des­de las cenizas al Vi­lla­rreal, ha­bía lle­va­do a al­tu­ras im­pen­sa­das el Má­la­ga, se ha­bía ga­na­do el res­pe­to en el Man­ches­ter City y po­día ele­gir a qué club ir­se. Cuan­do mu­chos lo po­nían de can­di­da­to a la Ro­ja, se ne­gó. Clu­bes in­gle­ses, fran­ce­ses, ita­lia­nos y es­pa­ño­les se que­da­ron con las ga­nas de te­ner­lo. Lo con­tra­tó el He­bel Chi­na For­tu­na, un des­co­no­ci­do club asiá­ti­co. ¿Le pa­gan mu­cho? Har­to. Pe­ro le ofre­cían más en otras par­tes. Fue por­que le ofre­cie­ron un pro­yec­to de desa­rro­llo fut­bo­lís­ti­co. Ese es el mé­ri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.