CÓ­MO LI­BRAR­SE DE LAS LLA­MA­DAS MO­LES­TAS QUE OFRE­CEN SER­VI­CIOS

De­nun­cias en el Ser­nac, de­man­das ju­di­cia­les y blo­queo de nú­me­ros re­cu­rren­tes son so­lu­cio­nes, aun­que no de­fi­ni­ti­vas. Re­for­ma le­gal bus­ca me­jo­rar con­trol y san­ción a ven­ta de ba­ses de da­tos.

La Hora - - Portada - Ce­ci­lia Ri­ve­ra H.

Has­ta cin­co lla­ma­das dia­rias de em­pre­sas que ofre­cen pro­duc­tos o ser­vi­cios ha re­ci­bi­do Clau­dio Fuen­tes. El in­ge­nie­ro ase­gu­ra que la si­tua­ción se ha vuel­to una mo­les­tia, so­bre to­do por­que no en­tien­de de dón­de sa­ca­ron su nú­me­ro de te­lé­fono.

“Me lla­man todos los días, al me­nos una vez al día, de dis­tin­tas em­pre­sas para ofre­cer co­sas. Es bas­tan­te mo­les­to, por­que a la ma­yo­ría nun­ca les he da­do mi te­lé­fono, ni co­rreo, na­da”, cuen­ta.

Lo que más le mo­les­ta es la in­sis­ten­cia. “Les he di­cho va­rias ve­ces que me bo­rren de su ba­se de da­tos, di­cen que lo ha­rán, pe­ro al día si­guien­te me lla­ma otra per­so­na y si­gue el asun­to. Me han lla­ma­do en ho­ras po­co pru­den­tes y aun­que les di­go que no me in­tere­sa, in­sis­ten”, de­ta­lla.

Una si­tua­ción si­mi­lar vi­vió Áu­rea Mal­do­na­do, quien so­por­tó du­ran­te más de un mes lla­ma­das in­sis­ten­tes en don­de le pre­gun­ta­ban por otra per­so­na. Pe­se a ex­pli­car que se tra­ta­ba de un error y pe­dir que co­rri­gie­ran la si­tua­ción en la ba­se de da­tos de la em­pre­sa, con­ti­nua­ron lla­mán­do­la. “Pu­se un re­cla­mo en el Ser­nac y me con­tes­ta­ron que se con­tac­ta­ron con la em­pre­sa. Me en­via­ron una car­ta con una disculpa y nun­ca más me lla­ma­ron de ahí. Pe­ro me si­guen lla­man­do de otras par­tes para ofre­cer ser­vi­cios”, in­di­ca.

El abo­ga­do pe­na­lis­ta Daniel Stin­go ex­pli­ca que “aun­que es­tá prohi­bi­do, es cos­tum­bre la com­pra y ven­ta de ba­ses de da­tos en­tre las em­pre­sas. El pro­ble­ma es que no hay una en­ti­dad que per­si­ga es­tas ma­las prác­ti­cas. Si bien hay una ley so­bre pro­tec­ción de da­tos, és­ta no es su­fi­cien­te­men­te du­ra”.

La Ley 19.628 so­bre Pro­tec- ción de la Vi­da Pri­va­da, en su ar­tícu­lo 7 es­ti­pu­la que “las per­so­nas que tra­ba­jan en el tratamiento de da­tos per­so­na­les, en or­ga­nis­mos pú­bli­cos o pri­va­dos, es­tán obli­ga­das a guar­dar se­cre­to so­bre los mis­mos, cuan­do pro­ven­gan o ha­yan si­do re­co­lec­ta­dos de fuen­tes no ac­ce­si­bles al pú­bli­co”.

En ese sen­ti­do, Stin­go pre­ci­sa que si bien la ley es­ta­ble­ce y bus­ca san­cio­nar las ma­las prác­ti­cas en torno al tras­pa­so o ven­ta de ba­ses de da­tos, no fi­ja cla­ra­men­te las san­cio­nes para ello. “Ade­más, es com­ple­jo per­se­guir a quie­nes rea­li­zan es­tas prác­ti­cas y es muy di­fí­cil con­tro­lar que las em­pre­sas no reali­cen lla­ma­dos”, se­ña­la.

Des­de el Ser­vi­cio Na­cio­nal del Con­su­mi­dor (Ser­nac) pre­ci­sa­ron que la trans­fe­ren­cia de da­tos pue­de efec­tuar­se só­lo cuan­do la ley lo au­to­ri­ce o cuan­do el ti­tu­lar de los mis­mos en­tre­gue su con­sen­ti­mien­to.

Sin em­bar­go, ex­cep­cio­nal­men­te, “no re­quie­ren au­to­ri­za­ción para su tratamiento los da­tos que cons­ten en fuen­tes de ac­ce­so pú­bli­co o sean ne­ce­sa­rios para co­mu­ni­ca­cio­nes co­mer­cia­les, co­mo cuan­do los da­tos de los con­su­mi­do­res cons­ten en guías te­le­fó­ni­cas, lis­tas de ins­cri­tos en co­le­gios pro­fe­sio­na­les, re­gis­tros pú­bli­cos de or­ga­nis­mos es­ta­ta­les, en­tre otros”.

QUÉ HA­CER

Para Mal­do­na­do la so­lu­ción fue acu­dir al Ser­nac, que ac­tuó co­mo me­dia­dor y lo­gró que se de­tu­vie­ran las lla­ma­das por la con­fu­sión con otra per­so­na. Es­to, por­que la Ley del Con­su­mi­dor san­cio­na a las em­pre­sas que no res­pe­tan los tér­mi­nos in­for­ma­dos, cau­san da­ño a los con­su­mi­do­res o in­clu­yen cláu­su­las abu­si­vas en sus con­tra­tos. Los clien­tes pue­den in­gre­sar a la web del ser­vi­cio (www.ser­nac.cl) y de­jar su re­cla­mo en la apli­ca­ción “No Mo­les­tar”. En cuan­to a la mo­les­tia del res­to de lla­ma­das, la mu­jer tu­vo que “blo­quear los nú­me­ros que me lla­man cons­tan­te­men­te o iden­ti­fi­car­los con al­gún nom­bre y así no con­tes­tar”, pre­ci­sa. El abo­ga­do di­ce que “se pue­de acu­dir a la jus­ti­cia para de­nun­ciar a la em­pre­sa par­ti­cu­lar que mo­les­ta con sus lla­ma­das y, en ca­so de ga­nar, tam­bién se po­dría pe­dir una in­dem­ni­za­ción. Pe­ro eso im­pli­ca gas­to de tiem­po y di­ne­ro en un abo­ga­do”. En ese con­tex­to, el ex­per­to acon­se­ja rea­li­zar una de­nun­cia co­lec­ti­va. “Si va­rias per­so­nas se agru­pan, el trá­mi­te no sal­dría tan pe­sa­do”.

“Se pue­de acu­dir a la jus­ti­cia para de­nun­ciar a la em­pre­sa par­ti­cu­lar que mo­les­ta. Pe­ro eso im­pli­ca gas­to de tiem­po y di­ne­ro”. Daniel Stin­go, abo­ga­do pe­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.