Có­mo ope­ra la ONG Pro­ve­tas en ca­so de emer­gen­cia

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Pa­blo Sa­lah re­cuer­da con tris­te­za el incendio que afec­tó a Val­pa­raí­so en abril del 2014. En ese si­nies­tro no só­lo se per­die­ron vi­das hu­ma­nas, pues tam­bién pe­re­cie­ron mas­co­tas, ani­ma­les do­més­ti­cos y fau­na na­ti­va.

“Mu­chos pe­rros lle­ga­ban a no­so­tros co­mo di­cien­do sá­quen­me de aquí. Los ga­tos reac­cio­na­ban es­con­dién­do­se y te­nía­mos que ir a sa­car­los a sus gua­ri­das. Tam­bién en­con­tra­mos ca­ba­llos, va­cas y cer­dos con gra­ves que­ma­du­ras. Fue te­rri­ble”, ex­pli­ca a La Ho­ra Sa­lah, quien es di­rec­tor del Hos­pi­tal Ve­te­ri­na­rio de la Uni­ver­si­dad San­to To­más, Vi­ña del Mar.

Se­ña­la que en el res­ca­te ayu­dó el Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (SAG), per­so­nal de bús­que­da de Bom­be­ros, ani­ma­lis­tas y ve­te­ri- na­rios vo­lun­ta­rios. Pe­ro acla­ra que es­ta acción fue es­pon­tá­nea, pues no se ha crea­do un gru­po des­ti­na­do pa­ra es­tas fun­cio­nes.

“Hoy só­lo exis­te la ex­pe­rien­cia de los que he­mos es­ta­do en es­tos desas­tres y de agru­pa­cio­nes proani­mal que ayu­dan en el sal­va­ta­je. No hay un pro­to­co­lo o un de­par­ta­men­to del SAG es­pe­cí­fi­co pa­ra es­to. El área de Fau­na Sil­ves­tre de la ins­ti­tu­ción tie­ne otras fun­cio­nes y no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra el ma­ne­jo de fau­na en in­cen­dios. El Es­ta­do de­be­ría te­ner una ofi­ci­na de fau­na sil­ves­tre pa­ra el ma­ne­jo en si­tua­ción de ca­tás­tro­fe, por­que so­mos un país de ca­tás­tro­fes. Pa­ra ha­cer­se una idea, en el incendio de Val­pa­raí­so se aten­die­ron cer­ca de 3 mil pa­cien­tes en el Hos­pi­tal Ve­te­ri­na­rio y en un hos­pi­tal de cam­pa­ña”, ase­gu­ra Sa­lah.

Por su par­te, Francisco Ver­ga­ra, mé­di­co ve­te­ri­na­rio y miem­bro de la ONG Pro­fe­sio­na­li­za­ción Ve­te­ri­na­ria pa­ra el Tra­ba­jo y la Asis­ten­cia So­cial (Pro­ve­tas), in­di­ca que en los in­cen­dios fo­res­ta­les, so­bre to­dos aque­llos que ocu­rren, se pier­de una gran bio­ma­sa.

“Las aves son las que pri­me­ro pue­den arran­car, pe­ro los rep­ti­les, ma­mí­fe­ros pe­que­ños que vi­ven en ma­dri­gue­ras (co­mo ra­to­nes y co­ne­jos), y ma­mí­fe­ros más gran­des que­dan atra­pa­dos y son los pri­me­ros en mo­rir. No hay un pro­gra­ma o un es­ta­men­to que ayu­de a los ani­ma­les que es­tán en un si­nies­tro. Hoy to­do se ha­ce a tra­vés de la vo­ca­ción de ayu­dar”, di­ce Ver­ga­ra.

Es­te te­ma se tra­tó ayer en un sim­po­sio or­ga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad San­to To­más lla­ma­do “In­cen­dios Fo­res­ta­les, su im­pac­to so­bre las co­mu­ni­da­des y la bio­di­ver­si­dad”. mil ani­ma­les fue­ron aten­di­dos en el incendio de Val­pa­raí­so. Se­gún Co­naf, de ju­lio a la fe­cha en Chi­le han ha­bi­do 976 in­cen­dios que han afec­ta­do a ca­si 29 mil hec­tá­reas. El año pa­sa­do a la mis­ma fe­cha iban 547 incendio que ha­bían con­su­mi­do po­co más de 1.500 ha. En ca­so de si­nies­tro, la ONG Pro­ve­tas se de­di­ca a la lo­gís­ti­ca pa­ra ayu­dar a la fau­na. “Du­ran­te las pri­me­ras ho­ras re­co­lec­ta­mos in­for­ma­ción so­bre las con­di­cio­nes del incendio, ana­li­za­mos los lu­ga­res don­de se pue­de ha­cer el res­ca­te y se reúne a la gen­te ade­cua­da pa­ra rea­li­zar­lo. To­do es­to se ha­ce con pre­via au­to­ri­za­ción del Go­bierno Re­gio­nal y los mu­ni­ci­pios. Si no lo creen per­ti­nen­te, no po­de­mos ac­tuar”, di­ce Francisco Ver­ga­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.