Va­mos a con­tar men­ti­ras

La Hora - - En 2 minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Ha­ce un año y me­dio una per­so­na –me­dio en bro­ma pe­ro tam­bién co­mo par­te de un ex­pe­ri­men­to so­cial– pu­bli­có en Fa­ce­book una re­tor­ci­da his­to­ria so­bre el ori­gen de los Mi­nions, esos ado­ra­bles per­so­na­jes de la pe­lí­cu­la ani­ma­da Mi

vi­llano fa­vo­ri­to. La his­to­ria, que iba acom­pa­ña­da de una fo­to, de­cía que el ori­gen de es­tos per­so­na­jes es­ta­ba re­la­cio­na­do con ex­pe­ri­men­tos que los na­zis rea­li­za­ban con ni­ños ju­díos. Al po­co ra­to el ru­mor ya cir­cu­la­ba por par­te im­por­tan­te de His­pa­noa­mé­ri­ca. La idea de la per­so­na de­trás de es­to era ver que tan rá­pi­do se di­se­mi­na­ba una men­ti­ra por in­ter­net. El re­sul­ta­do fue cla­ro: muy rá­pi­do. La­men­ta­ble­men­te cir­cu­lan en in­ter­net to­do ti­po de his­to­rias fal­sas, des­de las ca­jas de le­che re-pas­teu­ri­za­das has­ta ru­mo­res so­bre des­abas­te­ci­mien­to de com­bus­ti­ble (que hi­cie­ron que mu­chos sa­lie­ran de­ses­pe­ra­dos a lle­nar el es­tan­que del au­to). Se tra­ta de un he­cho pa­ra­dó­ji­co: hoy en día, co­mo nun­ca en la his­to­ria, te­ne­mos un ac­ce­so ca­si ili­mi­ta­do a in­for­ma­ción gra­cias a in­ter­net. Sin em­bar­go, la gen­te po­see muy po­cas he­rra­mien­tas pa­ra sa­ber si lo que es­tá le­yen­do es ver­dad o no. En es­te pun­to es bueno re­cor­dar que cual­quier per­so­na pue­de su­bir a in­ter­net cual­quier co­sa que se le ocu­rra y hay gen­te que gus­ta de in­ven­tar his­to­rias, ya sea por di­ver­sión o pa­ra ob­te­ner al­gún be­ne­fi­cio ¿Có­mo na­ve­gar en es­te mar de du­das? La re­gla de oro: no re­pi­ta to­do lo que lea en Fa­ce­book. Par­ta de la ba­se que cual­quier per­so­na abu­rri­da pue­de in­ven­tar al­go y an­tes de ayu­dar a di­se­mi­nar un ru­mor, va­ya a la fuen­te. Si una no­ti­cia no ci­ta fuen­tes, no es creí­ble. Ve­ri­fi­que que las imá­ge­nes co­rres­pon­dan a la in­for­ma­ción que se da y pi­da más de­ta­lles so­bre los he­chos. Ha­ce po­co Do­nald Trump fue cues­tio­na­do por re­pe­tir una no­ti­cia fal­sa que le­yó en in­ter­net. Cuan­do se le con­sul­tó di­jo que él no po­día es­tar con­fir­man­do to­do lo que leía en in­ter­net. Bueno, con­fir­mar es jus­to lo que to­do ciu­da­dano de­be­ría ha­cer en es­tos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.