MÉ­DI­COS AD­VIER­TEN RIES­GOS DE DAR UNA DIE­TA VE­GA­NA A NI­ÑOS

Só­lo es po­si­ble ini­ciar­la a par­tir de los dos años, ba­jo una es­tric­ta su­per­vi­sión y con con­su­mo dia­rio de su­ple­men­tos.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

Lu­ciano tie­ne ocho años y es ve­gano des­de que es­ta­ba en el vien­tre ma­terno. Dos años an­tes de que su ma­dre que­da­ra em­ba­ra­za­da, ella ya ha­bía de­ja­do de co­mer productos de ori­gen ani­mal. “Te­nía co­mo re­fe­ren­cia la ex­pe­rien­cia de ami­gos ve­ga­nos de Ar­gen­ti­na y Es­pa­ña que no ha­bían te­ni­do nin­gún pro­ble­ma. Só­lo era co­sa de pla­ni­fi­car bien. El pro­ble­ma es que ha­bían va­rios mi­tos al­re­de­dor, mu­chas per­so­nas de­cían que la ges­ta­ción no avan­za­ría y que mi hi­jo se iba a mo­rir. Eso se unía a que los mé­di­cos no ava­la­ban lo que yo es­ta­ba ha­cien­do”, di­ce Isa­bel Co­llao a La Ho­ra, fun­da­do­ra de Eli­geVe­ga­nis­mo

Cuen­ta que se in­for­mó mu­cho pa­ra que su be­bé no tu­vie­ra pro­ble­mas y que con­su­mió ali­men­tos for­ti­fi­ca­dos con la vi­ta­mi­na B12, que só­lo es­tá pre­sen­te en los te­ji­dos ani­ma­les.

“No­so­tros ma­ne­já­ba­mos muy bien el te­ma pe­ro te­nía­mos mie­do de la pre­sión de la gen­te, de la alar­ma que ha­bía a nues­tro al­re­de­dor. Ex­ten­dí la lac­tan­cia lo que más pu­de y des­de que te­nía cua­tro me­ses co­men­cé a darle co­mi­das ri­cas en pro­teí­nas, co­mo to­fu, le­gum­bres, ce­rea­les, cus­cús, quí­noa y mu­chos ve­ge­ta­les. Nos ase­so­ra­mos por un nu­tri­cio­nis­ta especial y no nos en­con­tra­mos con di­fi­cul­ta­des. Hoy mi hi­jo tie­ne una sa­lud in­creí­ble y no su­fre de do­lo­res de es­tó­ma­go”, ase­gu­ra.

Isa­bel in­di­ca que Lu­ciano es li­bre de ele­gir si quie­re se­guir con el ve­ga­nis­mo, a pe­sar de que el pe­que­ño se adap­ta bien a su vi­da. “A él le lla­ma la aten­ción que la gen­te co­ma car­ne, por­que la ve co­mo una mez­cla de san­gre y múscu­los. Ade­más, sien­te que los ani­ma­les son igua­les a él, no los ve co­mo ali­men­tos. No le lla­ma la aten­ción la car­ne. He­mos en­tra­do a res­to­ra­nes de co­mi­da rá­pi­da, pe­ro ahí só­lo pe­di­mos pa­pas fri­tas”, afir­ma Isa­bel.

Sa­le­sa Bar­ja, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción y dia­be­tes pe­diá­tri­ca UC, ex­pli­ca que exis­te con­sen­so en­tre los ex­per­tos en es­ta área de que el ve­ga­nis­mo es­tá con­tra­in­di­ca­do en ni­ños me­no­res de dos años, ya que no es una die­ta ade­cua­da pa­ra un cre­ci­mien­to sa­lu­da­ble.

“En ma­yo­res de dos años se pue­de con­si­de­rar siem­pre y cuan­do los pa­dres ad­quie­ran el com­pro­mi­so de suplementar al ni­ño con to­das los nu­trien­tes que la ali­men­ta­ción ve­ga­na no en­tre­ga. Pa- ra que un ni­ño sea ve­gano de­be ha­ber una bue­na su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal por­que mu­chas ve­ces las ma­más se ba­san en in­for­ma­ción que no es se­gu­ra. En ge­ne­ral con­tra­in­di­ca­mos la die­ta ve­ga­na en lac­tan­tes por­que no se rea­li­zan las su­ple­men­ta­cio­nes ade­cua­das, pe­ro de suplementar ha­bría que ha­cer­lo con vi­ta­mi­na B12, jun­to a to­do el com­ple­jo B, fie­rro y cal­cio. Si la ma­má es lo su­fi­cien­te­men­te res­pon­sa­ble y su­ple­men­ta el tiem­po ne­ce­sa­rio, con do­sis dia­rias y lo lle­va a con­tro­les, por su­pues­to que no ten­dría pro­ble­mas, pe­ro es­to es la ex­cep­ción. La ma­yo­ría no si­gue las in­di­ca­cio­nes y nos ha to­ca­do ver ca­sos de ni­ños con ca­ren­cias gra­ves”, di­ce la mé­di­co nu­trió­lo­ga in­fan­til.

En lo mis­mo coin­ci­de Pao­lo Cas­tro, di­rec­tor na­cio­nal del Co­le­gio de Nu­tri­cio­nis­tas, quien se­ña­la que el ve­ga­nis­mo no de­be­ría co­men­zar an­tes de los dos años.

“El ries­go se pre­sen­ta cuan­do exis­ten per­so­nas que ad­hie­ren al ve­ga­nis­mo por mo­da y em­pie­zan a usar por ins­tin­to pro­pio los ali­men­tos que creen ne­ce­sa­rios. Si hay un buen ase­so­ra­mien­to y cui­da­mos nu­trien­tes co­mo la vi­ta­mi­na B12 y fuen­tes de cal­cio, en­ton­ces es­te ni­ño es­ta­rá cre­cien­do de ma­ne­ra ade­cua­da”, di­ce.

Am­bos es­pe­cia­lis­tas pre­ci­sa­ron que des­de los cua­tro años de edad se­ría más ade­cua­do que un ni­ño se con­vier­ta en ve­gano, pues tie­ne po­si­bi­li­da­des de co­mer una ma­yor va­rie­dad de ali­men­tos. “Los ni­ños más pe­que­ños to­da­vía no es­tán bien desa­rro­lla­dos y ahí hay un ma­yor ries­go”, fi­na­li­za Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.