Cuán­tos días de va­ca­cio­nes se ne­ce­si­tan pa­ra des­co­nec­tar­se

Es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que es una pér­di­da de tiem­po pe­dir me­nos de una se­ma­na, ya que no se lo­gra re­cu­pe­rar ener­gía al­gu­na.

La Hora - - País - Emma An­tón Cer­da

Con la lle­ga­da de di­ciem­bre mu­chas per­so­nas co­mien­zan a con­cre­tar los pla­nes de va­ca­cio­nes lue­go de un lar­go año de tra­ba­jo. Si bien unos se las to­man en enero o fe­bre­ro pa­ra lo­grar pa­sar tiem­po jun­to a sus hi­jos, otros pi­den los días cuan­do ha avan­za­do más el año.

In­de­pen­dien­te de la fe­cha en la que se con­cre­ten las an­he­la­das va­ca­cio­nes, di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas con­cuer­dan en que son ne­ce­sa­rios, co­mo mí­ni­mo, diez días de des­can­so pa­ra des­co­nec­tar­se del tra­ba­jo. Lo ideal es que sean tres se­ma­nas de co­rri­do.

Daph­ne Pi­no­chet, psi­có­lo­ga clí­ni­ca de la Uni­dad de Pro­mo­ción de la Sa­lud Psi­co­ló­gi­ca de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, ex­pli­ca que la ló­gi­ca de las tres se­ma­nas es que en la pri­me­ra hay to­do un tra­ba­jo de des­co­ne­xión, ya que uno de­be des­acos­tum­brar­se de la ru­ti­na y ha­cer­se a la idea de que no se tie­ne que son ne­ce­sa­rios 21 días de des­can­so, por los mis­mos mo­ti­vos que in­di­có la do­cen­te de la Usach, es An­drés León, psi­có­lo­go y do­cen­te de la Es­cue­la de En­fer­me­ría de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les.

Si bien de­ta­lla que du­ran­te las va­ca­cio­nes las ac­ti­vi­da­des de­pen­den de ca­da per­so­na, “se re­co­mien­dan que sean dis­tin­tas pa­ra sa­lir de la ru­ti­na y des­co­nec­tar­se. To­dos los días los adul­tos, y los ni­ños tam­bién, tie­nen un mo­do au­to­má­ti­co de co­men­zar el día: en la ma­ña­na nos le­van­ta­mos, ha­ce­mos cier­tas co­sas y du­ran­te to­do el día se es bas­tan­te ru­ti­na­rio. Cuan­do uno cam­bia a las va­ca­cio­nes lo que pa­sa es que uno se des­co­nec­ta de es­te mo­do au­to­má­ti­co y em­pie­za a ha­cer otras co­sas que ayu­dan a que la per­cep­ción del tiem­po sea más len­ta y se dis­fru­ten de otras co­sas”.

A pe­sar de que lo ideal es te­ner tres se­ma­nas de va­ca­cio­nes, Ka­ren Re­pe­tur, psi­có­lo­ga clí­ni­ca del Cen­tro de Es­pe­cia­li­da­des Psi­quiá­tri­cas y Psi­co­ló­gi­cas (Ce­nep­si) y aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo, ex­pli­ca que en me­nos de una se­ma­na las per­so­nas no lo­gran des­can­sar real­men­te.

“Las va­ca­cio­nes o el tiem­po de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a des­can­sar de­be­ría par­tir de ahí, mí­ni­mo sie­te o diez días pa­ra que la per­so­na lo­gre ha­cer un cam­bio de há­bi­to y una des­co­ne­xión a ni­vel men­tal. Me­nos que eso la ver­dad es que no tie­ne mu­cho efec­to en el des­can­so”, ase­gu­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.