La lí­nea cru­za­da

La Hora - - En 2 minutos - Ju­lio Sal­viat

Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca con­si­guió por pri­me­ra vez el bi­cam­peo­na­to en las com­pe­ten­cias ofi­cia­les del fút­bol chi­leno. Y por pri­me­ra vez, tam­bién, con­sa­gró a un bi­go­lea­dor. Pro­ble­ma apar­te es la dis­cu­sión de si es el me­jor equi­po de la his­to­ria del club fun­da­do ha­ce 79 años. Mi opinión: es­tá le­jos de ser­lo. Con­si­de­ran­do ren­di­mien­to por­cen­tual de pun­tos ob­te­ni­dos, ocu­pa el no­veno lu­gar en­tre los equi­pos cam­peo­nes de la UC. En ese sen­ti­do, es uno de los más ba­jos, con 69%. Su­pe­rior, en to­do ca­so, al del cam­peón de Clau­su­ra, en el se­mes­tre an­te­rior, que es el peor en la his­to­ria cru­za­da, con 63,7%. Los me­jo­res son los del Clau­su­ra 2005 (83,3%), Aper­tu­ra 1997 (82,2%) y el de 1987, con dos rue­das (81,6%). Con­si­de­ran­do otro ele­men­to, el de me­jor jue­go, me que­do con el de 1987. Ese equi­po, di­ri­gi­do por Ig­na­cio Prie­to y co­man­da­do por Osvaldo “Ari­ca” Hur­ta­do, per­dió ape­nas dos par­ti­dos y le sa­có diez pun­tos de di­fe­ren­cia (aho­ra se­rían 15) al se­gun­do. Tam­bién me gus­tó mu­cho uno que no fue cam­peón: el di­ri­gi­do por Pe­lle­gri­ni y que tu­vo co­mo es­tan­dar­tes al “Pi­po” Go­ro­si­to y al “Beto” Acos­ta. De cual­quier ma­ne­ra, los mé­ri­tos de la ac­tual UC son in­ne­ga­bles. Tras un co­mien­zo tor­ci­do, en­de­re­zó el rum­bo y ter­mi­nó el tor­neo con tin­tes bri­llan­tes. Apar­te de buen jue­go, ex­hi­bió ca­rác­ter en los clá­si­cos, ga­rra en cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas y fi­gu­ras des­equi­li­bran­tes: sus tres re­fuer­zos argentinos En­zo Ka­lins­ki, Ri­car­do Noir y Da­río Buo­na­not­te. En­tre ellos es­tá -sin des­me­re­cer- Ni­co­lás Cas­ti­llo, el gran rom­pe­rre­des. Qui­zá el as­pec­to más des­ta­ca­ble del fla­man­te cam­peón sea la can­ti­dad de ju­ga­do­res for­ma­dos en ca­sa. En el par­ti­do fi­nal ju­ga­ron sie­te: Cris­top­her To­se­lli, Cris­tián Ál­va­rez, Gui­ller­mo Ma­ri­pán, Al­fon­so Pa­riot, Jai­me Ca­rre­ño y Jo­sé Fuen­za­li­da, apar­te del goleador. Esa fue siem­pre la tó­ni­ca en los tí­tu­los cru­za­dos: ma­yo­ría de can­te­ra­nos. En to­das sus es­tre­llas, siem­pre hu­bo sie­te o más ju­ga­do­res de ca­sa. Esa es la lí­nea que le da éxi­tos, y no de­bie­ra ol­vi­dar­lo.

Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.