En­to­mó­lo­gos ad­vier­ten que las ma­ri­po­sas es­tán en gra­ve pe­li­gro

El cam­bio cli­má­ti­co y la fal­ta de plan­tas hos­pe­de­ras (pa­ra de­jar sus hue­vos) ame­na­zan la so­bre­vi­ven­cia de es­tos in­sec­tos.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Ha­ce cin­cuen­ta años que no se tie­ne re­gis­tro en Chile de la ma­ri­po­sa Stry­mon Cram­bu­sa, que se en­con­tra­ba en­tre San­tia­go y Ton­goy; y de la Ch­lo­rostry­mon Chi­lea­na, que se avis­ta­ba en los al­re­de­do­res de la Re­gión Metropolitana.

Se cree que am­bas es­tán ex­tin­gui­das por la va­ria­ción de las tem­pe­ra­tu­ras que ha ha­bi­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, ya que es­ta­ban acos­tum­bra­das a cli­mas neo­tro­pi­ca­les y no a am­bien­tes tem­pla­dos co­mo los de aho­ra.

“Es­to se re­la­cio­na con el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Las ma­ri­po­sas son muy de­li­ca­das y sen­si­bles y es­ca­pan cuan­do no en­cuen­tran las con­di­cio­nes pa­ra so­bre­vi­vir. Mi­gran a otros lu­ga­res cuan­do cam­bia su há­bi­tat y cuan­do no en­cuen­tran las plan­tas hos­pe­de­ras, que son aque­llas a las que re­cu­rren pa­ra de­jar sus hue­vos”, ex­pli­ca a La Ho­ra Hu­go Be­ní­tez, en­to­mó­lo­go y doc­tor en bio­lo­gía evo­lu­ti­va.

En el país hay só­lo 177 es­pe­cies de ma­ri­po­sas diur­nas, com­pa­ra­do con Pe­rú, Ar­gen­ti­na o Bo­li­via, que tie­nen cer­ca de tres mil ca­da uno.

“Es­to ocu­rre por­que Chile es co­mo una is­la pa­ra es­tos in­sec­tos. Te­ner la Cor­di­lle­ra de Los An­des por un la­do y el mar por otro ha he­cho que aquí se pre- sen­ten es­pe­cies par­ti­cu­la­res y úni­cas, que no se ven en otra par­te. Una de ellas es la Argy­rop­ho­rus Ar­gen­teus o ma­ri­po­sa pla­tea­da, y la Ar­gop­te­ron Puel­mae o Hes­pe­ria de Puel­ma. Es­ta úl­ti­ma es la úni­ca do­ra­da que exis­te en el mun­do y vi­ve en los bos­ques y zo­nas ver­des del Mau­le has­ta Ay­sén. Es pe­que­ña y no su­pera los 4,5 cen­tí­me­tros”, di­ce Be­ní­tez, quien ade­más es pro­fe­sor asis­ten­te de la Uni­ver­si­dad de Ta­ra­pa­cá.

Apar­te de su be­lle­za, los le­pi­dóp­te­ros se ca­rac­te­ri­zan por te­ner una do­ble fun­ción en el eco­sis­te­ma. Son agen­tes po­li­ni­za­do­res de mu­chas flo­res diur­nas, ca­si tan im­por­tan­tes co­mo las abejas, y ade­más sir­ven co­mo fuente de ali­men­to pa­ra aves y roe­do­res.

“Es esen­cial re­cal­car que las ma­ri­po­sas no es­tán en pla­nes o ca­te­go­rías chi­le­nas de ame­na­za de con­ser­va­ción y en eso es­ta­mos tra­ba­jan­do con otros in­ves­ti­ga­do­res. Só­lo la Ma­ri­po­sa del Cha­gual o Cast­nia Eu­des­mia ac­tual­men­te cuen­ta con un es­ta­do de con­ser­va­ción de ‘Ca­si Ame­na­za­da’, pe­ro no en pe­li­gro de ex­tin­ción. Si bien po­see una am­plia dis­tri­bu­ción en el te­rri­to­rio, de Co­quim­bo a Con­cep­ción, su vi­da es­tá aso­cia­da a la Pu­ya (Cha­gual), una plan­ta chi­le­na na­ti­va que ha dis­mi­nui­do su cul­ti­vo por el cam­bio de sue­lo de la zo­na y las cons­truc­cio­nes. Es­ta ma­ri­po­sa es de mu­chos co­lo­res y muy gran­de”, in­di­ca.

En es­ta­do crí­ti­co tam­bién se re­gis­tra el Bat­tus Poly­da­mas Ar­chi­da­mas o Pa­pi­lo­nio Ne­gro, que se dis­tri­bu­ye des­de Ata­ca­ma a Con­cep­ción, y se aso­cia a la Ore­ja de Zo­rro (Aris­to­lo­chia chi­len­sis y Aris­to­lo­chia brid­ge­sii).

“Las ma­ri­po­sas no es­tán en pla­nes de ame­na­za de con­ser­va­ción”. Hu­go Be­ní­tez, en­to­mó­lo­go y doc­tor en bio­lo­gía evo­lu­ti­va.

Mu­chos de es­tos ejem­pla­res es­tán des­apa­re­cien­do por la fal­ta de esa plan­ta tóxica. A la lis­ta se su­ma la Pierp­hu­lia Isa­be­la, que re­si­de cer­ca del ne­va­do Ojos del Sa­la­do, en la Re­gión de Ata­ca­ma; la Stry­mon Fla­va­ria, que só­lo hay un re­gis­tro en el nor­te; y la Minstry­mon Azia que se ve en Ari­ca. Pa­ra Ro­dri­go Ba­raho­na, miem­bro de la Sociedad Chi­le­na de En­to­mo­lo­gía y es­pe­cia­lis­ta en Con­ser­va­ción Bio­ló­gi­ca de In­sec­tos, es ur­gen­te que se ha­gan in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre las ma­ri­po­sas chi­le­nas por­que en es­te mo­men­to hay cer­ca de 30 es­pe­cies que es­tán en pe­li­gro, pues tie­nen un ran­go de dis­tri­bu­ción re­du­ci­do.

“Los in­sec­tos en ge­ne­ral son po­co es­tu­dia­dos. En In­gla­te­rra, Ma­la­sia, Su­dá­fri­ca y Bra­sil tie­nen una lis­ta ro­ja de ma­ri­po­sas en ries­go y no­so­tros ni si­quie­ra sa­be­mos cuá­les se en­cuen­tran en si­tua­ción gra­ve”, ase­gu­ra Ba­raho­na.

ADAP­TA­CIÓN

El en­to­mó­lo­go Hu­go Be­ní­tez tra­ba­ja ob­ser­van­do el pro­ce­so de adap­ta­ción que han te­ni­do es­tos in­sec­tos fren­te al cam­bio cli­má­ti­co y al uso de pes­ti­ci­das. De he­cho, al­gu­nos han mo­di­fi­ca­do su cuer­po pa­ra so­bre­vi­vir, es­tu­dio que él plas­mó en el Jour­nal of In­sect Con­ser­va­tion, una de los prin­ci­pa­les re­vis­tas cien­tí­fi­cas de con­ser­va­ción de in­sec­tos a ni­vel mun­dial. Así, dio a co­no­cer el ca­so de la

Ma­ca­ria Mirt­hae (Le­pi­dop­te­ra Geo­me­tri­dae), una po­li­lla que por el cam­bio de hos­pe­de­ro na­ti­vo, la plan­ta Aca­cia Ma­cra­cant­ha (Ya­ro), eli­gió re­pro­du­cir­se en una plan­ta in­tro­du­ci­da lla­ma­da Vil­ca.

“Los quí­mi­cos de las ho­jas de es­ta plan­ta que em­pe­za­ron a usar afec­ta­ron el de­sa­rro­llo de la lar­va de la po­li­lla y los adul­tos co­men­za­ron a pre­sen­tar asi­me­trías en sus cuer­pos y de­for­ma­cio­nes. Ha­bla­ré del te­ma a ni­vel in­ter­na­cio­nal en el even­to Fo­rum Her­bu­lot (Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Geo­me­tri­dae), que se­rá del 7 al 15 de enero en la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción”, afir­ma.

“El es­ce­na­rio no se ve bueno. No es un pro­ce­so au­to­má­ti­co, pe­ro si el es­ta­do de con­ser­va­ción de es­tos in­sec­tos no se tra­ta a tiempo, de aquí a 50 años se irán per­dien­do de ma­ne­ra dra­má­ti­ca. Por eso hay que po­ner­se las pi­las”, re­cal­có Be­ní­tez, quien da a co­no­cer sus in­ves­ti­ga­cio­nes en www.morp­hos­ha­pe.com.

177 es­pe­cies de ma­ri­po­sas hay en Chile.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.