UNA MU­ÑE­CA IN­FLA­BLE RE­ABRE EL DE­BA­TE SO­BRE CUL­TU­RA MA­CHIS­TA

Aca­dé­mi­ca ex­per­ta en te­mas de gé­ne­ro, un si­quia­tra, una em­pre­sa­ria y un ar­tis­ta abor­dan el re­cha­zo trans­ver­sal que pro­vo­có el re­ga­lo en­tre­ga­do al mi­nis­tro de Eco­no­mía.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

Ala ma­ña­na si­guien­te, tras las reac­cio­nes de re­pu­dio, to­dos los pro­ta­go­nis­tas se arre­pen­tían de sus son­ri­sas y, en ge­ne­ral, de lo su­ce­di­do en el cie­rre de la ce­na anual de la Aso­cia­ción de Ex­por­ta­do­res de Pro­duc­tos Ma­nu­fac­tu­ra­dos (Asex­ma), la no­che del mar­tes: el gre­mio le ob­se­quió una mu­ñe­ca in­fla­ble al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis Fe­li­pe Cés­pe­des.

La idea, se­gún ex­pli­có el pre­si­den­te de la aso­cia­ción, Roberto Fan­tuz­zi, era dar una se­ñal de que “a la eco­no­mía, igual que a la mu­jer, se le de­be es­ti­mu­lar”.

La no­ti­cia cau­só un re­cha­zo ge­ne­ra­li­za­do, que co­men­zó con un en­fá­ti­co men­sa­je de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let: “La lu­cha por el res­pe­to a la mu­jer ha si­do un prin­ci­pio esen­cial en mis dos go­bier­nos. Lo ocu­rri­do en la ce­na de Asex­ma no se pue­de to­le­rar”, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter.

En­tre los crí­ti­cos es­tu­vie­ron pre­si­den­cia­bles co­mo Se­bas­tián Pi­ñe­ra, quien ca­li­fi­có co­mo una “vul­ga­ri­dad y or­di­na­riez” la si­tua­ción, y Ricardo La­gos, quien sos­tu­vo que “se ata­có la dig­ni­dad de la mu­jer”.

El au­tor de la idea, Roberto Fan­tuz­zi, se apre­su­ró en ad­mi­tir su gro­se­ro error y ofre­cer las dis­cul­pas del ca­so: “Ten­go la hom­bría su­fi­cien­te pa­ra de­cir ‘me equi­vo­qué y pi­do per­dón’, qué más voy a ha­cer”, di­jo.

Lo mis­mo hi­zo el mi­nis­tro Cés­pe­des, quien co­mo to­dos los pre­sen­tes, en el mo­men­to de la pre­mia­ción reac­cio­nó to­mán­do­se­lo con hu­mor. “Pi­do dis­cul­pas, per­dón por mi ac­cio­nar. Fue una si­tua­ción sor­pre­si­va”, sos­tu­vo.

Si­mi­lar reac­ción tu­vie­ron los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que es­ta­ban so­bre el es­ce­na­rio de Ca­saPie­dra, al mo­men­to del re­ga­lo, Jo­sé Mi­guel In­sul­za y Ale­jan­dro Gui­llier.

“Te pi­lla de sor­pre­sa y uno se ríe, es­tá des­co­lo­ca­do”, di­jo Gui­llier por sus ri­sas. “To­dos te­ne­mos con­cien­cia de que fue una me­ti­da de pa­ta, que he­mos la­men­ta­do, pi­dien­do las ex­cu­sas del ca­so”, agre­gó.

El Pán­zer, en tan­to, re­cor­dó a tra­vés de Twit­ter que su “pos­tu­ra con­tra el ma­chis­mo y la vio­len­cia de gé­ne­ro es an­ti­gua y co­no­ci­da”.

Pa­ra el psi­quia­tra Mar­co An­to­nio de la Pa­rra re­sul­tó fuer­te ver la ima­gen de la mu­ñe­ca in­fla­ble. “Yo me sen­tí muy cho­quea­do por las ecua­cio­nes men­ta­les que su­gie­re la ana­lo­gía: una mu­jer re­pre­sen­ta­da por un ob­je­to mas­tur­ba­to­rio al que hay que ex­ci­tar, la eco­no­mía y la mu­jer co­mo ob­je­tos pa­si­vos: es una vi­sión muy ra­ra, tan se­xis­ta que creo que de­jó sin reac­ción a los que es­ta­ban arri­ba del es­ce­na­rio”. El au­tor de Lo cru­do, lo co­ci­do, lo po­dri­do con­si­de­ra que el epi­so­dio es “bo­chor­no­so” y lo que más lla­ma la aten­ción es “la es­ca­sa con­cien­cia crí­ti­ca de la pro­pues­ta que se hi­zo en un es­pa­cio gre­mial. La com­pa­ra­ción es muy desa­cer­ta­da, pri­ma­ria, pri­mi­ti­va y vul­gar. Es des­co­no­cer el ero­tis­mo fe­me­nino que es mu­cho más com­ple­jo que es­to, que con suer­te pa­re­ce una bro­ma de li­ceo se­cun­da­rio. En la fo­to sa­len tan son­rien­tes fren­te a es­to que ha­cen ver­lo co­mo al­go gro­tes­co, al­go que ha­ce pen­sar con pá­ni­co en qué es­tán pen­san­do quie­nes apa­re­cen ahí y sus ase­so­res”. De la Pa­rra ex­pli­ca que “los hom­bres en gru­po ten­de­mos a com­por­tar­nos co­mo si es­tu­vié­ra­mos en un bus de ter­ce­ro me­dio, tal co­mo las mu­je­res se po­nen a co­to­rrear, pe­ro es­ta di­ná­mi­ca se­xis­ta ex­hi­bi­da en un es­pa­cio pú­bli­co es un des­cri­te­rio que ha­bla muy mal de quie­nes par­ti­ci­pan en ella. Yo creo que al ver­la des­pués pue­den sen­tir­se cho­quea­dos por la vul­ga­ri­dad con que se com­por­ta­ron”.

“Una mu­jer re­pre­sen­ta­da por un ob­je­to mas­tur­ba­to­rio, al que hay que ex­ci­tar... es una vi­sión muy ra­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.