Fe

La Hora - - En2minutos - Pa­tri­cio Cor­va­lán

Nun­ca ha si­do fá­cil di­ciem­bre. Me­nos aho­ra, me­nos es­te mar­tes, al fi­nal del úl­ti­mo par­ti­do del año y que te­nían ga­na­do por le­jos. No que­da­ba na­da cuan­do el pro­fe mo­vió la ca­be­za ha­cia la ban­ca y se en­con­tró con esa ca­ra tan de fe con que Ema vio pa­sar el se­mes­tre sen­ta­da a la de­ri­va de la can­cha sin ha­ber ju­ga­do ni un mi­nu­to. Más por la idea de com­pen­sar ese en­tu­sias­mo que por la ne­ce­si­dad del cam­bio, el pro­fe la mi­ró por pri­me­ra vez en se­rio y le or­de­nó que ca­len­ta­ra. Sor­pren­di­da y ner­vio­sa, Ema tro­tó unos pa­si­tos y, des­pués de cho­car las pal­mas con Gladys, se per­sig­nó bus­can­do su es­pa­cio en el te­rreno. Por fin sen­tía lo que era el pa­raí­so has­ta que un pin­cha­zo la ba­jó de la nu­be. Qui­so sa­lir ju­gan­do con un re­cha­zo fuer­te, pe­ro en el in­ten­to los múscu­los de la pier­na le mor­die­ron el al­ma y no pu­do le­van­tar­se has­ta que lle­gó la ca­mi­lla. Pa­ra la his­to­ria que­da­rá que Ema al­can­zó a ju­gar 23 se­gun­dos por “Vic­to­ria”, cua­dro que le hi­zo ca­so al nom­bre y ter­mi­nó ga­nan­do la se­rie de ho­nor del fútbol fe­me­nino de su co­le­gio, an­tes de des­ga­rrar­se. Le han di­cho que re­cién en seis se­ma­nas po­drá qui­tar­se los bas­to­nes. Pe­ro ella no va de­jar que aque­llo le ma­ti­ce la ale­gría. Ju­gué,

ju­gué, se di­ce a sí mis­ma, y eso va­le más que los do­lo­res. Con sus mu­le­tas y esa mis­ma son­ri­sa de fe con que es­pe­ra­ba, en­tró ano­che al au­di­to­rio pa­ra ce­le­brar con sus com­pa­ñe­ras el tí­tu­lo lo­gra­do. Fue­ron pa­san­do to­das, una tras otra, has­ta que lle­gó su turno. El pro­fe le col­gó la me­da­lla y la de­tu­vo mi­rán­do­la en se­rio por se­gun­da vez. Es­to es tu­yo, le di­jo, y le en­tre­gó la co­pa que ca­si la hi­zo caer por aban­do­nar los bas­to­nes. Re­cién cuan­do la ro­dea­ron co­rean­do su nom­bre en­ten­dió lo que era el pa­raí­so. No su­po si reír o llo­rar. Era par­te del plan­tel, con­ta­gian­do el mé­ri­to a no ren­dir­se. Una de esas par­tes que ne­ce­si­ta la fe pa­ra cum­plir su desafío.

Di­rec­tor de Ga­llos.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.