Es­ta­dos Uni­dos sube las ta­sas de in­te­rés por pri­me­ra vez en un año

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

La Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (Fed, Ban­co Cen­tral) subió ayer las ta­sas de in­te­rés por se­gun­da vez des­de 2008, ba­sa­da en bue­nas pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas an­tes de la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca. Tras una reunión de dos días, el Co­mi­té de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria de la Fed (FOMC) anun­ció un au­men­to de un cuar­to de pun­to por­cen­tual de su ta­sa di­rec­triz, que aho­ra que­dó en­tre 0,5% y 0,75%, lo cual en­tra­ña el ries­go de un al­za del cos­to del cré­di­to en Es­ta­dos Uni­dos. La al­za an­te­rior fue ha­ce exac­ta­men­te un año. La pre­si­den­ta de la Fed, Ja­net Ye­llen (fo­to), afir­mó que la de­ci­sión de su­bir los ti­pos de in­te­rés es “un vo­to de con­fian­za” en el “con­si­de­ra­ble pro­gre­so” rea­li­za­do por la eco­no­mía del país.

La ma­yo­ría de las mu­je­res que tra­ba­jan en el edi­fi­cio del par­la­men­to de Is­rael, la Kné­set, fue­ron ayer con fal­da pa­ra pro­tes­tar.

La ma­ni­fes­ta­ción fue or­ga­ni­za­da en so­li­da­ri­dad con Sha­ked Has­son, ase­so­ra de la dipu­tada de iz­quier­da Me­rav Mi­chae­li, que ha­ce unos días fue re­te­ni­da por más de una ho­ra por los guar­dias de la en­tra­da, mien­tras eva­lua­ban si la fal­da que llevaba era de­ma­sia­do cor­ta y vul­ne­ra­ba có­di­go de ves­tua­rio de la Kné­set.

Va­rias de las mu­je­res que ayer fue­ron con fal­da tam­bién fue­ron de­mo­ra­das en el in­gre­so.

La dipu­tada Mi­chae­li, de opo- si­ción, con­si­de­ró que la ad­mi­nis­tra­ción del Par­la­men­to pre­ten­de “im­po­ner nor­mas fun­da­men­ta­lis­tas”, las de las mu­je­res ju­días re­li­gio­sas que se cu­bren las pier­nas, los bra­zos, y lle­van un ve­lo en la ca­be­za o una pe­lu­ca. Mi­chae­li de­nun­ció que na­die ha in­for­ma­do so­bre nue­vas re­glas, más exi­gen­tes que las que ya exis­tían: prohi­bi­ción de ves­tir po­le­ra, pan­ta­lón cor­tos, fal­da o ves­ti­do cor­to y san­da­lias.

En so­li­da­ri­dad con las mu­je­res, el dipu­tado la­bo­ris­ta Ma­nuel Trach­ten­berg se qui­tó la ca­mi­sa. Su co­rre­li­gio­na­ria Shelly Ye­chi­mo­vic pu­bli­có en Twit­ter una fo­to de miem­bros de la guar­dia del Par­la­men­to, en­tre ellos mu­je­res con fal­da so­bre la ro­di­lla.

“HA­CEN SU TRA­BA­JO”

La di­rec­ción de la Kné­set cri­ti­có es­ta pro­tes­ta, ca­li­fi­cán­do­la de “pro­vo­ca­ción or­ga­ni­za­da”. “Los guar­dia­nes, hom­bres y mu­je­res, del par­la­men­to ha­cen su tra­ba­jo pa­ra ha­cer res­pe­tar un có­di­go de ves­tua­rio en vi­gor des­de ha­ce años”, di­jo el pre­si­den­te de la Kné­set, Yoe Edels­tein (del par­ti­do de de­re­cha Li­kud). guar­dias eva­lua­ron si la fal­da de Sha­ked Has­son (fo­to) era de­ma­sia­do cor­ta.

La pren­sa is­rae­lí in­for­mó que ha­ce un mes el ad­mi­nis­tra­dor de la Kné­set pu­bli­có un do­cu­men­to don­de re­cor­da­ba el có­di­go de ves­ti­men­ta y que los guar­dias han si­do ins­trui­dos pa­ra ha­cer­lo cum­plir, con el fin de “pre­ve­nir la ofen­sa a los vi­si­tan­tes e in­vi­ta­dos”.

La pri­me­ra afec­ta­da, Has­son, usa­ba cal­zas de­ba­jo de su ves­ti­do (en Is­rael es oto­ño), pe­ro fue re­te­ni­da y en­tre cin­co guar­dias eva­lua­ron si vio­la­ba las nor­mas. “Me sen­tí hu­mi­lla­da”, di­jo la jo­ven a la pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.