Pa­cien­tes hai­tia­nos y mé­di­cos su­pe­ran las ba­rre­ras del idio­ma

El Roberto del Río, San Bor­ja Arria­rán y Ba­rros Lu­co cuen­tan con tra­ba­ja­do­res hai­tia­nos pa­ra que los mé­di­cos se en­tien­dan con pa­cien­tes.

La Hora - - News - Na­ta­lia Heus­ser H.

Los hos­pi­ta­les Roberto del Río, San Bor­ja Arria­rán y Ba­rros Lu­co cuen­tan con tra­ba­ja­do­res que fa­ci­li­tan la co­mu­ni­ca­ción en­tre mi­gran­tes y fun­cio­na­rios.

Cuan­do Car­la Ja­due egre­só de medicina via­jó a Hai­tí a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción Amé­ri­ca So­li­da­ria y tra­ba­jó en un dis­pen­sa­rio, don­de se en­tre­gan me­di­ca­men­tos a los pa­cien­tes.

Es­tu­vo nue­ve me­ses en ese país, tiem­po que le sir­vió pa­ra apren­der lo bá­si­co del idio­ma créole, he­rra­mien­ta que hoy uti­li­za dia­ria­men­te en su tra­ba­jo, pues la doc­to­ra Ja­due es la per­so­na que es­tá a car­go del Co­mi­té de Ni­ñas y Ni­ños Mi­gran­tes del Hos­pi­tal Roberto del Río, el cual se preo­cu­pa de que los ex­tran­je­ros ac­ce­dan sin pro­ble­mas al sis­te­ma de sa­lud chi­leno.

“Esa ex­pe­rien­cia en Hai­tí in­flu­yó mu­cho en mi preo­cu­pa­ción por el te­ma. Si bien no ha­blo per­fec­to el créole, me pue­do co­mu­ni­car, al­go que le ha cos­ta­do más a mis co­le­gas”, se­ña­la a La Ho­ra.

En los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te la can­ti­dad de mi­gran­tes que lle­gan a a es­te re­cin­to. Mu­chos son pro­ve­nien­tes de paí­ses de ha­bla his­pa­na, pe­ro un por­cen­ta­je im­por­tan­te son hai­tia­nos, quie­nes no ma­ne­jan el es­pa­ñol.

Has­ta el año pa­sa­do el per­so­nal del lu­gar usa­ba las he­rra­mien­tas de tra­duc­ción de Goo­gle y mí­mi­ca pa­ra en­ten­der­se con ellos, al­go que cam­bió es­te año gra­cias a la for­ma­ción del co­mi­té en enero pa­sa­do.

“La pri­me­ra reunión la tu­vi­mos el 8 de mar­zo. En to­tal so­mos 13 fun­cio­na­rios vo­lun­ta­rios del hos­pi­tal quie­nes so­mos par­te de es­te equi­po. Hay mé­di­cos, en­fer­me­ras, pe­rio­dis­tas, si­có­lo­gas, nu­tri­cio­nis­tas, guar­dias y un fa­ci­li­ta­dor in­ter­cul­tu­ral, quien es hai­tiano. Nos reuni­mos dos ve­ces al mes y en es­te mo­men­to es­ta­mos preo­cu­pa­dos de la sen­si­bi­li­za­ción en es­te tó­pi­co, en que nues­tros com­pa­ñe­ros co­noz­can los de­re­chos de los pa­cien­tes ex­tran­je­ros, en la coor­di­na­ción pa­ra aten­der ca­sos que in­vo­lu­cren a mi­gran­tes, de ga­ran­ti­zar­les el ac­ce­so a la sa­lud y que no vea­mos es­to co­mo un pro­ble­ma, sino res­ca­tar el va­lor de lo que es­tá ocu­rrien­do”, ex­pli­ca.

La ba­rre­ra del idio­ma aca­rrea al­gu­nas di­fi­cul­ta­des. Por ejem­plo, cuan­do no se lo­gra­ba en­ten­der cuá­les eran los sín­to­mas de un ni­ño hai­tiano, pre­fe­rían hos­pi­ta­li­zar­lo y de­jar­lo en ob­ser­va­ción pa­ra es­tar se­gu­ros de que no fue­ra una en­fer­me­dad de cui­da­do.

“Ha­bía que to­mar de­ci­sio­nes clí­ni­cas en ba­se a po­ca in­for­ma­ción. Ne­ce­si­ta­mos in­terio­ri­zar­nos so­bre las dis­tin­tas cul­tu­ras pa­ra aten­der­los de la ma­ne­ra más res­pe­tuo­sa po­si­ble. En Chi­le to­dos he­mos apren­di­do que hay una for­ma de ha­cer las co­sas, co­mo dar pe­cho has­ta los seis me­ses o que la gen­te es­té ins­cri­ta en con­sul­to­rios. Es­te gru­po nue­vo no tie­ne por qué sa­ber que nues­tro sis­te­ma es así y de a po­co hay que su­bir­los al ca­rro. Nues­tro co­mi­té ha te­ni­do muy bue­nos re­sul­ta­dos y el hos- pi­tal nos ha da­do un to­tal res­pal­do”, afir­ma Ja­due.

En es­te re­cin­to asis­ten­cial el en­car­ga­do de ser el puen­te en­tre fun­cio­na­rios y pa­cien­tes hai­tia­nos es Ralph Jean Bap­tis­te (en la fo­to) quien lle­gó a nues­tro país en el 2011 pa­ra per­fec­cio­nar­se en lin­güís­ti­ca.

A tra­vés de su car­go, co­mo fa­ci­li­ta­dor in­ter­cul­tu­ral, ayu­da en los diag­nós­ti­cos y en la tra­duc­ción de in­for­ma­ti­vos que van di­ri­gi­dos a sus com­pa­trio­tas.

“Me ha gus­ta­do mu­cho mi tra­ba­jo y he apren­di­do bas­tan­te. El co­mi­té de es­te lu­gar es muy im­por­tan­te por­que fa­ci­li­ta la in­te­gra­ción de no­so­tros los mi­gran­tes. Yo apor­to con ideas so­bre có­mo aten­der a pa­cien­tes, ha­go su­ge­ren­cias, y tra­duz­co díp­ti­cos”, di­ce es­te jo­ven de 25 años.

“Apor­to con ideas so­bre có­mo aten­der a pa­cien­tes, ha­go su­ge­ren­cias, y tra­duz­co díp­ti­cos”.

Ralph Jean Bap­tis­te, fa­ci­li­ta­dor in­ter­cul­tu­ral.

El Roberto del Río per­te­ne­ce al Ser­vi­cio de Sa­lud Me­tro­po­li­tano Nor­te, en­ti­dad que es­tá preo­cu­pa­da de la te­má­ti­ca mi­gran­te, al igual que el Ser­vi­cio de Sa­lud Me­tro­po­li­tano Cen­tral, que abar­ca las co­mu­nas de Santiago, Es­ta­ción Cen­tral, Mai­pú, Ce­rri­llos y par­te de Pe­dro Agui­rre Cer­da.

Es­te úl­ti­mo ser­vi­cio po­see un plan pa­ra aten­ción de ex­tran­je­ros en tres con­sul­to­rios y un hos­pi­tal.

“Es­ta po­lí­ti­ca em­pe­zó en el 2014 en un con­sul­to­rio de Es­ta­ción Cen­tral. Ahí im­ple­men­ta­mos car­ti­llas en créole y en in­glés pa­ra ciu­da­da­nos de otras na­cio­na­li­da­des. Ade­más de orien­tar a los mi­gran­tes, rea­li­za­mos si­mul­tá­nea­men­te una ca­pa­ci­ta­ción bá­si­ca de créole a fun­cio­na­rios que atien­den di­rec­ta­men­te a las per­so­nas, ya sea en far­ma­cias o en la en­tre­ga de le­che. Tam­bién, jun­to con or­ga­ni­za­cio­nes hai­tia­nas em­pe­za­mos a im­ple­men­tar fa­ci­li­ta­do­res in­ter­cul­tu­ra­les, los que co­la­bo­ran en el en­ten­di­mien­to en­tre mé­di­co y pa­cien­te en con­sul­tas mé­di­cas”, afir­ma el director del Ser­vi­cio de Sa­lud Me­tro­po­li­tano Cen­tral, Jor­ge Mar­tí­nez.

Jun­to a es­to, Mar­tí­nez des­ta­có la la­bor que se lle­va a ca­bo en el Hos­pi­tal San Bor­ja Arria­rán (ver re­cua­dro), don­de en Obs­te­tri­cia, Gi­ne­co­lo­gía y Neo­na­to­lo­gía lle­gan mu­chas mu­je­res em­ba­ra­za­das que no ha­blan es­pa­ñol. De he­cho, el 50 por cien­to de los ni­ños que na­cen en es­te re­cin­to son mi­gran­tes.

“En el San Bor­ja hay una ma­tro­na que vi­vió en Hai­tí y ha si­do de gran ayu­da pa­ra acer­car el pro­gra­ma de aten­ción a mi­gran­tes. Es­to se une al cur­so on­li­ne de créole bá­si­co, que du­ran­te es­te año se le dic­tó a los fun­cio­na­rios y que lle­gó los qui­nien­tos alum­nos. Hay que res­ca­tar que es­te sis­te­ma se am­plia­rá el pró­xi­mo año a otros tra­ba­ja­do­res de la sa­lud, ya sea Fo­na­sa u otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. El pró­xi­mo año ade­más ha­re­mos cur­sos de in­glés”, des­ta­ca.

A co­mien­zos del 2017 es­te pro­yec­to se ex­ten­de­rá a la ex Pos­ta Cen­tral y al Hos­pi­tal El Car­men. “Ya es­ta­mos en con­ver­sa­cio­nes avan­za­das en es­tos dos hos­pi­ta­les por­que es de vi­tal im­por­tan­cia la aten­ción de di­fe­ren­tes cul­tu­ras, que de­man­da he­rra­mien­tas que les fa­ci­li­ten el in­gre­so al sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud. Es obli­ga­to­rio e in­dis­pen­sa­ble res­guar­dar los de­re­chos hu­ma­nos”, fi­na­li­za Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.