En Reino Uni­do ya son le­ga­les los hi­jos con ADN de tres pa­dres

Es el pri­mer país en le­ga­li­zar la con­cep­ción in vi­tro de be­bés a par­tir de ma­te­rial ge­né­ti­co de “tres pro­ge­ni­to­res” pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias gra­ves.

La Hora - - Mundo - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

La Au­to­ri­dad de Fer­ti­li­za­ción y Em­brio­lo­gía bri­tá­ni­ca (HFEA) des­pe­jó ayer el úl­ti­mo obs­tácu­lo pa­ra apli­car la con­cep­ción in vi­tro de ni­ños con ADN de tres per­so­nas pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias, con­vir­tien­do al Reino Uni­do en el pri­mer país en le­ga­li­zar es­ta in­no­va­do­ra téc­ni­ca.

Des­de aho­ra, las clí­ni­cas bri­tá­ni­cas po­drán so­li­ci­tar per­mi­sos pa­ra apli­car es­ta con­tro­ver­ti­da téc­ni­ca de fe­cun­da­ción con “tres pro­ge­ni­to­res” (del pa­dre, de la ma­dre y de una do­nan­te o “se­gun­da ma­dre”) cuan­do de­tec­ten un ries­go muy ele­va­do de na­ci­mien­to de un ni­ño con en­fer­me­da­des con­gé­ni­tas. Eso sí, la HFEA de­be­rá au­to­ri­zar ca­da ca­so de ma­ne­ra in­di­vi­dual.

La pre­si­den­ta de la HFEA, Sally Ches­hi­re, ca­li­fi­có el per­mi­so otor­ga­do co­mo “una pri­mi­cia mun­dial” y un mo­men­to “his­tó­ri­co”. Pe­ro pre­ci­só que ha­brá que apli­car la téc­ni­ca con cau­te­la y que no de­ja las “ma­nos li­bres pa­ra to­do”.

En teo­ría, la sus­ti­tu­ción mi­to­con­drial no só­lo evi­ta que la en­fer­me­dad se desa­rro­lle en un ni­ño, tam­bién en sus des­cen­dien­tes.

Aun­que una pa­re­ja jor­da­na ya se be­ne­fi­ció de es­ta téc­ni­ca en Mé­xi­co -se­gún pu­bli­có la re­vis­ta New Scien­tist- fue apro­ve­chan­do un va­cío le­gal, pe­ro nin­gún país la ha­bía re­gu­la­ri­za­do has­ta aho­ra.

DUDAS

La san­ción lle­ga más de un año y me­dio des­pués de que el Par­la­men­to apro­ba­ra la ley (que re­que­ría de la apro­ba­ción de la HFEA) y se es­ti­ma que los pri­me­ros ni­ños re­sul­tan­tes de es­ta téc­ni­ca po­drían na­cer en 2017.

Sin em­bar­go, cuan­do el Par­la­men­to apro­bó la ley al­gu­nas vo­ces se al­za­ron con­tra ella ale­gan­do que abría la puer­ta a los be­bés a la car­ta, co­mo Da­vid King, director del gru­po Aler­ta Ge­né­ti­ca Hu­ma­na (Hu­man Ge­ne­tics Alert), que la­men­tó que el país rom­pie­ra el con­sen­so internacional de que no hay que mo­di­fi­car ge­né­ti­ca­men­te a los se­res hu­ma­nos.

“En me­dio de la fu­tu­ra pe­sa­di­lla del di­se­ño de be­bés, la gen­te mi­ra­rá atrás y se pre­gun­ta­rá: ¿có­mo fue­ron tan irres­pon­sa­bles?”, ase­gu­ró en­ton­ces.

Has­ta aho­ra, la Igle­sia de In­gla­te­rra (an­gli­ca­na) ase­gu­ra­ba no opo­ner­se a la téc­ni­ca pe­ro quie­re es­pe­rar a ver qué di­cen nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas y de­ba­ti­rá so­bre sus im­pli­ca­cio­nes “éti­cas”. La igle­sia ca­tó­li­ca, en tan­to, sí que ha re­cha­za­do des­de el pri­mer mo­men­to la le­ga­li­za­ción de la téc­ni­ca, ar­gu­men­tan­do que con­lle­va la des­truc­ción de em­brio­nes y que “di­lu­ye la re­la­ción de pa­ren­tes­co” con los pa­dres.

LIS­TA DE ES­PE­RA

Los cien­tí­fi­cos del Cen­tro Well­co­me Trust de in­ves­ti­ga­ción mi­to­con­drial de la Uni­ver­si­dad de New­castle se en­cuen­tran en­tre los pio­ne­ros de la do­na­ción mi­to­con­drial y se­rán los pri­me­ros en ofre­cer el tra­ta­mien­to.

Es­te cen­tro ex­pli­có que ya te­nía lis­ta de es­pe­ra pa­ra la te­ra­pia y es­pe­ra prac­ti­car­la con 25 mu­je­res al año con fi­nan­cia­ción pú­bli­ca.

Se es­ti­ma que uno de ca­da diez mil ni­ños pa­de­ce en­fer­me­da­des mi­to­con­dria­les, tras­tor­nos muy gra­ves que pue­den afec­tar al ce­re­bro, el corazón o los múscu­los, que sue­len con­du­cir a una muer­te tem­pra­na.

“Es una de­ci­sión his­tó­ri­ca y es­toy se­gu­ra de que los pa­cien­tes que es­pe­ran tra­ta­mien­to es­ta­rán com­pla­ci­dos” Sally Ches­hi­re, pre­si­den­ta de HFEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.