BACHELET SE CON­FIE­SA

Cuan­do fal­ta po­co más de un año pa­ra que de­je el po­der, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Bachelet di­ce que aún no ha pen­sa­do qué va a ha­cer cuan­do vuel­va a ser sim­ple ciu­da­da­na. A mo­do de bro­ma, cuen­ta que po­dría de­di­car­se a plan­tar to­ma­tes. Ya más en se­rio, ase­gur

La Hora - - News - Por Ja­vier Fui­ca Fo­to­gra­fías de Luis Fe­li­pe Quin­ta­na

“Siem­pre de­cía que era men­ti­ra que fué­ra­mos cha­que­te­ros, pe­ro he lle­ga­do a la con­clu­sión de que lo so­mos y bas­tan­te”

“Me equi­vo­qué al apo­yar la idea del vo­to vo­lun­ta­rio”

“No he te­ni­do tiem­po pa­ra pen­sar qué pa­sa des­pués de mar­zo de 2018. En bro­ma di­go que cul­ti­va­ría to­ma­tes”

Por pri­me­ra vez des­de que asu­mió su se­gun­do man­da­to, Mi­che­lle Bachelet es­tá res­fria­da. Es un ma­les­tar bas­tan­te le­ve, que le pro­vo­ca es­po­rá­di­cos ac­ce­sos de tos pe­ro que igual ha lla­ma­do la aten­ción de su círcu­lo cer­cano, pues cons­ti­tu­ye una no­ve­dad. En ca­si tres años de go­bierno, mu­chos de sus co­la­bo­ra­do­res han de­bi­do guar­dar ca­ma o pe­dir li­cen­cia. Ella no. Un pe­que­ño mi­la­gro que se co­men­ta con cier­ta re­ve­ren­cia en los pa­si­llos de La Mo­ne­da. Un da­to que se acom­pa­ña de otros dos: que duer­me muy po­co y que tie­ne una me­mo­ria pri­vi­le­gia­da.

Es miér­co­les en la ma­ña­na y Bachelet re­ci­be a La Ho­ra en el Sa­lón Azul, que en reali­dad aho­ra es blan­co por de­ci­sión de la ad­mi­nis­tra­ción Pi­ñe­ra, se­gún nos in­for­man con un en­co­gi­mien­to de hom­bros. La pre­si­den­ta be­be lo que pa­re­ce una in­fu­sión con cás­ca­ra de li­món en una fi­na ta­za de por­ce­la­na y se ve fres­ca y des­can­sa­da. La no­che an­te­rior, en un tono que bus­ca­ba ser fes­ti­vo, una or­ga­ni­za­ción gre­mial le re­ga­ló a uno de sus mi­nis­tros una mu­ñe­ca in­fla­ble “pa­ra es­ti­mu­lar la economía”, he­cho que des­en­ca­de­nó la fu­ria de quie­nes de­fien­den la dig­ni­dad de la mu­jer. Al sa­lir de es­ta entrevista, la pre­si­den­ta con­de­na­ría a tra­vés de Twit­ter la des­afor­tu­na­da ocu­rren­cia. Es­te pe­rio­dis­ta no se en­te­ra­ría has­ta sa­lir de la mis­ma de los he­chos, por eso acá no hay pre­gun­tas so­bre el par­ti­cu­lar. Las dis­cul­pas del ca­so.

-Tras un pe­rio­do y me­dio en el car­go, us­ted es la per­so­na con más ex­pe­rien­cia pa­ra con­tes­tar es­ta du­da: ¿qué es lo me­jor de ser pre­si­den­te de Chi­le?

-Yo me ima­gino que no to­do el mun­do va a te­ner la mis­ma res­pues­ta. En es­te car­go uno tie­ne la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar y de co­no­cer Chi­le en pro­fun­di­dad. Y no me re­fie­ro a lo geo­grá­fi­co, que por cier­to va in­clui­do, sino a las per­so­nas. A los pre­si­den­tes las per­so­nas les abren la puer­ta de sus ca­sas. Y les abren tam­bién las puer­tas de su corazón: uno lle­ga a sus ca­sas en un sen­ti­do li­te­ral, pe­ro tam­bién en un sen­ti­do sim­bó­li­co. Por­que las per­so­nas po­nen sus es­pe­ran­zas en es­ta per­so­na que lle­ga. Y uno co­mo pre­si­den­te, den­tro de lo ra­zo­na­ble, pue­de to­mar de­ci­sio­nes que per­mi­tan que la vi­da de esas per­so­nas me­jo­re, y la vi­da del país me­jo­re.

-Evi­den­te­men­te, eso no es in­me­dia­to: que uno ha­ga una co­sa y que se re­suel­van los pro­ble­mas. Pe­ro pa­ra mí eso es lo más im­por­tan­te. Y fue lo que me hi­zo vol­ver mien­tras es­ta­ba tra­ba­jan­do en un car­go muy in­tere­san­te: por un la­do, el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y, por otro, es­to de de­cir “vol­va­mos, pe­ro pa­ra en­fren­tar los desafíos en los que no he­mos lo­gra­do avan­zar co­mo so­cie­dad”.

-De los tres ex pre­si­den­tes que te­ne­mos, hay al me­nos dos in­tere­sa­dos en se­guir sus pa­sos e ir a la re­elec­ción. A la luz de su ex­pe­rien­cia, ¿les po­dría dar al­gún con­se­jo?

-Yo di­ría que cual­quier per­so­na que quie­ra vol­ver a in­ten­tar­lo y go­ber­nar por se­gun­da vez tie­ne que te­ner sú­per cla­ro que Chi­le cam­bió, y que el país que even­tual­men­te le to­ca­ría go­ber­nar no va a ser igual al que le to­có an­tes. Eso hay que asu­mir­lo. Co­mo tam­bién hay que sa­ber que se re­quie­re de res­pues­tas di­fe­ren­tes por­que las de­man­das son dis­tin­tas y los tiem­pos po­lí­ti­cos pa­ra re­sol­ver esas de­man­das son dis­tin­tos. Creo que hay que te­ner mu­cha con­cien­cia de esa trans­for­ma­ción. Y tam­bién co­no­cer el cli­ma po­lí­ti­co que exis­te, la des­con­fian­za de los ciu­da­da­nos a la po­lí­ti­ca en ge­ne­ral y el sur­gi­mien­to de fuer­zas po­lí­ti­cas que no exis­tían en al­gu­nos de los go­bier­nos an­te­rio­res. El mis­mo día en que vol­ví al país co­mo can­di­da­ta, en mi pri­mer dis­cur­so, yo di­je jus­ta­men­te eso: Chi­le cam­bió fuer­te­men­te. En ese mo­men­to no po­día sa­ber to­do lo que nos iba a to­car vi­vir, pe­ro sí te­nía cla­ro que nues­tro go­bierno no po­día ser una con­ti­nua­ción del an­te­rior.

-Cuan­do se ha­bla de que Chi­le cam­bió, al­gu­nos se­ña­lan que ese cam­bio exi­ge des­mon­tar el mo­de­lo de desa­rro­llo que he­mos te­ni­do has­ta aho­ra. Otros se­ña­lan que lo que se ne­ce­si­ta son co­rrec­cio­nes, pe­ro que lo esen­cial de­be man­te­ner­se. ¿Có­mo lo ve us­ted?

-Cuan­do yo di­go que Chi­le cam­bió no me re­fie­ro a las re­for­mas. Me re­fie­ro a la ciu­da­da­nía. A có­mo la ciu­da­da­nía se re­la­cio­na con las ins­ti­tu­cio­nes. Cuan­do uno mi­ra en­cues­tas o es­tu­dios co­mo los que hace el PNUD, pue­de ver que los chi­le­nos ex­hi­ben un alto ni­vel de des­con­fian­za ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes, ya sean po­lí­ti­cas, ecle­siás­ti­cas o em­pre­sa­ria­les. Al­gu­nos di­cen que es his­tó­ri­co, que los chi­le­nos he­mos si­do siem­pre así y que lo que ha es­ta­do pa­san­do es que se ha ido for­ta­le­cien­do esa des­con­fian­za. En­ton­ces a eso me re­fie­ro, a go­ber­nar en un am­bien­te dis­tin­to.

-Aho­ra, efec­ti­va­men­te no­so­tros co­mo go­bierno he­mos lle­va­do ade­lan­te gran­des cam­bios en te­mas que es­ta­ban pen­dien­tes, re­for­mas que eran ne­ce­sa­rias. ¿Có­mo una so­cie­dad que pre­ten­de cre­cer, que quie­re desa­rro­llar­se, va a man­te­ner ni­ve­les edu­ca­cio­na­les de ma­la ca­li­dad pa­ra la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes? ¿Có­mo una so­cie­dad que quie­re ser mo­der­na va a man­te­ner un sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les an­ti­cua­do? Y lo mis­mo co­rre pa­ra el sis­te­ma tri­bu­ta­rio, que más allá de si la nueva ley es per­fec­ta o no, lo que se bus­ca­ba era te­ner re­cur­sos per­ma­nen­tes pa­ra gas­tos per­ma­nen­tes co­mo la edu­ca­ción. To­dos es­tos cam­bios, por lo de­más, no fue­ron nin­gu­na sor­pre­sa, yo los anun­cié co­mo can­di­da­ta y los lle­vé ade­lan­te. Al­guien po­drá cues­tio­nar si se po­drían ha­ber he­cho me­jor, siem­pre to­do es per­fec­ti­ble, yo en eso no ten­go nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro creo que lo im­por­tan­te es ha­ber te­ni­do el co­ra­je de lle­var­los ade­lan­te por­que eran desafíos pen­dien­tes de nues­tro país. Y lo he­mos te­ni­do, aun­que ha­ya ha­bi­do cos­tos.

-Un lí­der po­lí­ti­co que fa­lle­ció hace po­co di­jo al­gu­na vez “la his­to­ria me ab­sol­ve­rá”. ¿La in­ter­pre­ta esa fra­se? ¿Es­pe­ra que los li­bros de his­to­ria re­co­noz­can que aquí hu­bo un cam­bio cla­ve Chi­le?

-Yo creo que los cam­bios han si­do im­por­tan­tes y los efec­tos se van a ano­tar en el me­diano y lar­go pla­zo. Si los tex­tos de his­to­ria lo re­co­gen o no, no po­de­mos sa­ber­lo. Si fue­ran tex­tos ob­je­ti­vos, de­bie­ran re­co­ger­lo. La ver­dad es que cuan­do yo de­ci­dí pos­tu­lar­me nue­va­men­te a la pre­si­den­cia lo hi­ce con la idea de -si la gen­te que apo­ya­ba con su vo­to- ha­cer es­tas trans­for­ma­cio­nes que nos per­mi­tie­ran ser real­men­te una so­cie­dad más mo­der­na e in­clu­si­va, aun­que es­to no se no­ta­ra en el cor­to pla­zo. Yo siem­pre he di­cho que no es­toy aquí pa­ra te­ner es­ta­tuas ni pla­zas con mi nom­bre. Es­toy aquí pa­ra ha­cer las co­sas que hay que ha­cer.

-Hace po­co más de un año us­ted di­jo “ca­da día pue­de ser peor”. La fra­se fue muy co­men­ta­da en re­des so­cia­les y se trans­for­mó en una tor­men­ta de, di­ría­mos, ma­la on­da. ¿Que tan­ta aten­ción se le pue­de pres­tar a esa cla­se de ex­pre­sio­nes? ¿Qué tan­to del país real hay ahí?

-Pri­me­ro, ten­go que de­cir que eso era una iro­nía. Hu­bo gen­te que lo in­ter­pre­tó mal, sim­ple­men­te no lo en­ten­dió. Y hu­bo otra gen­te que, de ma­ne­ra ma­lin­ten­cio­na­da, le dio otra lec­tu­ra. Por­que hay efec­ti­va­men­te mu­cha in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca en las re­des so­cia­les. Hay per­so­nas que ma­ne­jan mu­chas cuen­tas a la vez, que son trolls, y pa­re­cie­ra que fue­ran mu­chas per­so­nas opi­nan­do. Y us­ted me pre­gun­ta qué tan re­pre­sen­ta­ti­vo es... Yo mu­chas ve­ces me me­to en los dia­rios on­li­ne y veo lo que es­cri­ben en los co­men­ta­rios... Y de ver­dad me sor­pren­de la ma­la on­da de mu­cha gen­te. Yo siem­pre de­cía que era men­ti­ra que los chi­le­nos fué­ra­mos cha­que­te­ros, pe­ro he lle­ga­do a la con­clu­sión de que lo so­mos y bas­tan­te.

-Pe­ro hay otras per­so­nas que tie­nen ma­la in­ten­ción en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. Y di­fun­den men­ti­ras que, evi­den­te­men­te, uno no po­dría an­dar des­min­tien­do to­dos los días. En­ton­ces, yo creo que hay una in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca por un la­do, y por el otro exis­te es­ta ma­la on­da que, a su vez, va ge­ne­ran­do más ma­la on­da. Y a mí es­te te­ma me preo­cu­pa mu­cho, pe­ro no creo que sea re­pre­sen­ta­ti­vo del Chi­le nor­mal, de la gen­te que es­tá más preo­cu­pa­da de ga­nar­se el pan, de cui­dar a su fa­mi­lia. Uno va a te­rreno y la gen­te no es así, no tie­ne esa ma­la on­da. Siem­pre pue­de ha­ber al­guien, pe­ro no es una co­sa ge­ne­ra­li­za­da. In­clu­so en co­mu­nas don­de los al­cal­des, que son quie­nes or­ga­ni­zan, son de opo­si­ción, uno se en­cuen­tra con gen­te apo­ya­do­ra, bue­na on­da, per­so­nas que es­tán con­ten­tas por las co­sas que es­tán pa­san­do.

-¿Có­mo ma­ne­ja el te­ma de la ma­la on­da a ni­vel per­so­nal?

-Es que en es­to yo si­go una má­xi­ma en in­glés: don’t feed the troll, no ali­men­tes al

troll. Creo ade­más que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción juegan un rol en to­do es­to, y que en­tre to­dos de­bié­ra­mos ha­cer un es­fuer­zo por ge­ne­rar un cli­ma me­nos os­cu­ro. Por­que se da la pa­ra­do­ja de que, ahí mis­mo don­de es­tá us­ted sen­ta­do, mu­chas ve­ces se sien­tan au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas, in­ver­sio­nis­tas y em­pre­sa­rios ex­tran­je­ros, y to­dos con­si­de­ran que Chi­le es un país es­pec­ta­cu­lar. Que tie­ne sus pro­ble-

“Yo di­ría que cual­quier per­so­na que quie­ra vol­ver a in­ten­tar­lo y go­ber­nar por se­gun­da vez tie­ne que te­ner sú­per cla­ro que Chi­le cam­bió”

mas, cla­ro, co­mo cual­quier país, pe­ro ellos creen en Chi­le, creen en la se­rie­dad con que ha­ce­mos las co­sas y sa­ben que te­ne­mos bue­nos re­cur­sos hu­ma­nos, que te­ne­mos gen­te ca­li­fi­ca­da, que te­ne­mos ex­pe­rien­cias muy bue­nas. Y so­mos un país don­de quie­ren se­guir in­vir­tien­do o un país con el cual quie­ren se­guir te­nien­do las me­jo­res re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

-Y sin em­bar­go, no­so­tros no nos re­co­no­ce­mos eso. No­so­tros nos ti­ra­mos pa­ra aba­jo. El Pre­si­den­te del BID en una reunión aquí nos de­cía: “qué in­creí­ble, yo creo que he vis­to po­cos paí­ses don­de siem­pre ven el va­so me­dio va­cío y no el va­so me­dio lleno”. Y eso uno lo ve so­bre to­do en sec­to­res de eli­te, yo di­ría. Es ver­dad, hay gen­te que a lo me­jor no tie­ne em­pleo, que lo es­tá pa­san­do mal, que tie­ne to­da la ra­zón pa­ra es­tar enoja­do. Pe­ro lo cier­to es que nos cues­ta mu­cho re­co­no­cer los avan­ces, nues­tros triun­fos y so­mos mu­cho más da­dos a ver nues­tras di­fi­cul­ta­des. Cla­ro que tam­bién a ve­ces nos pa­sa­mos pe­lí­cu­las. En el pa­sa­da éra­mos los sui­zos de Amé­ri­ca La­ti­na. O los bri­tá­ni­cos. Y en al­gún otro mo­men­to fui­mos los ti­gres asiá­ti­cos. Yo sien­to que te­ne­mos co­sas es­tu­pen­das co­mo país, pe­ro tam­bién te­ne­mos desafíos, te­ne­mos pro­ble­mas. Y lo más im­por­tan­te ante es­tos desafíos es no ce­rrar los ojos y en­fren­tar­los. Aun­que sea di­fí­cil y aun­que ten­ga cos­tos.

-¿Se re­fie­re a al­gún área en par­ti­cu­lar?

-Tu­vi­mos pro­ble­mas de ma­la vin­cu­la­ción en­tre la po­lí­ti­ca y la pla­ta y los ne­go­cios. Y lo en­fren­ta­mos con una agen­da an­ti­co­rrup­ción que es una de las más po­ten­tes en el mun­do y que en Amé­ri­ca La­ti­na es un ejem­plo. Mien­tras otros me­ten la ba­su­ri­ta de­ba­jo de la al­fom­bra, no­so­tros lo en­fren­ta­mos. Y yo sien­to que eso ha­bla de una ac­ti­tud y esa ac­ti­tud es la que nos re­co­no­cen mu­cho más afue­ra que aden­tro. De­bié­ra­mos te­ner or­gu­llo por las co­sas que he­mos si­do ca­pa­ces de cons­truir co­mo país. Y de­cir: es­to nos enor­gu­lle­ce, es­to no nos enor­gu­lle­ce.

-¿Y qué no enor­gu­lle­ce a la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Bachelet?

-Lo que he­mos des­cu­bier­to con los ca­sos del Se­na­me. Que di­cho sea de pa­so, el 97 por cien­to de esos ni­ños es­tá en ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das que ha­cen la ta­rea de la pro­tec­ción. Cuan­do la gen­te ha­bla de es­ta­ble­ci­mien­tos del Se­na­me, la ver­dad es que so­lo 11 de esos es­ta­ble­ci­mien­tos son de ad­mi­nis­tra­ción di­rec­ta del Se­na­me. Pe­ro más allá de eso, he­mos fa­lla­do en es­ta ma­te­ria, co­mo Es­ta­do. Y bueno, hay que en­fren­tar­lo, ha­cer el diag­nós­ti­co de­ta­lla­do y asu­mir­lo. Eso no pa­sa siem­pre en to­dos los paí­ses y yo creo que eso tam­bién nos re­co­no­cen afue­ra.

-Si us­ted pu­die­ra ha­blar­le a un ni­ño de unos ocho años que de­pen­de del Se­na­me, un ni­ño que no en­tien­de la di­fe­ren­cia en­tre lo es­ta­tal y lo pri­va­do; una per­so­na, en re­su­mi­das cuen­tas, que lo úni­co que ne­ce­si­ta es que el Es­ta­do lo pro­te­ja. ¿Qué le pue­de pro­me­ter a un ni­ño en esas con­di­cio­nes?

-Que es­ta­mos tra­ba­jan­do. Es­ta­mos crean­do un sis­te­ma de pro­tec­ción a la in­fan­cia des­de an­tes que sur­gie­ra es­ta dis­cu­sión y la si­tua­ción dra­má­ti­ca del Se­na­me. Tam­bién ge­ne­ra­mos los Con­se­jos de In­fan­cia, que yo creo que fue una de las pri­me­ras me­di­das que to­mé lle­gan­do al go­bierno. En ellos ha es­ta­do tra­ba­jan­do el eje­cu­ti­vo, los par­la­men­ta­rios y la so­cie­dad ci­vil vin­cu­la­da a te­mas de in­fan­cia, en la ge­ne­ra­ción de un sis­te­ma de pro­tec­ción. Son to­dos pro­yec­tos de ley que es­tán en el Par­la­men­to.

-El Se­na­me es una ins­ti­tu­ción que hace lo más que pue­de con re­cur­sos que son es­ca­sos. Y si bien ha ha­bi­do un in­cre­men­to de fon­dos por va­rios años, la ma­yor par­te de ellos se des­ti­nó a la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal Ju­ve­nil y no a la pro­tec­ción de los ni­ños vul­ne­ra­dos. Yo siem­pre he con­si­de­ra­do que el Se­na­me de­bie­ra ser dos ser­vi­cios dis­tin­tos: uno pa­ra los in­frac­to­res de ley (jó­ve­nes y ni­ños, cla­ro) y otro pa­ra ni­ños con de­re­chos vul­ne­ra­dos. Por­que son ex­pe­rien­cias dis­tin­tas y re­quie­ren ca­pa­ci­da­des y pro­fe­sio­na­les dis­tin­tos. En­ton­ces en eso es­ta­mos tra­ba­jan­do.

-Ha­bien­do di­cho eso, yo creo que es­to re­quie­re ade­más mu­cho tra­ba­jo de los jue­ces de fa­mi­lia. Mu­chas ve­ces se ven ca­sos de ni­ños que, por­que la ma­dre es po­bre, le de­jan a tres de los hi­jos y al hi­jo me­nor lo ins­ti­tu­cio­na­li­zan. Yo creo que nin­gún ni­ño me­nor de dos años de­bie­ra es­tar ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, que hay que bus­car otro ti­po de so­lu­cio­nes. Y es­tá bien, po­de­mos apun­tar con el de­do al Se­na­me pe­ro qué pa­sa con las fa­mi­lias. ¿Por qué las fa­mi­lias no son ca­pa­ces de res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de esos ni­ños? Yo me re­fie­ro a la fa­mi­lia ex­ten­di­da, por­que hay abue­los, hay tíos, hay un con­jun­to de per­so­nas. Yo sien­to que esa dis­cu­sión, co­mo so­cie­dad, no la he­mos da­do. Por­que re­sul­ta que ade­más el Se­na­me tie­ne una can­ti­dad de adul­tos no me­nor en sus es­ta­ble­ci­mien­tos: per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des im­por­tan­tes, que es­tán in­ter­na­dos eter­na­men­te y que no son ni­ños.

-Pe­ro vol­vien­do con el ni­ño de ocho años, le di­ría: yo qui­sie­ra que nun­ca tus de­re­chos fue­ran vul­ne­ra­dos, yo qui­sie­ra que las fa­mi­lias pu­die­ran res­pon­der y cum­plir su rol de una fa­mi­lia y un ho­gar. En los ca­sos en que eso es im­po­si­ble, el Es­ta­do tie­ne que res­pon­der. Pe­ro de­be­mos mi­rar­nos un po­qui­to más co­mo so­cie­dad pa­ra ver qué po­de­mos ha­cer, por­que al­go es­tá pa­san­do en una so­cie­dad si te­ne­mos tal can­ti­dad de ni­ños que re­quie­ren que el Es­ta­do res­pon­da.

-Otro as­pec­to de la des­con­fian­za ciu­da­da­na es la al­ta abs­ten­ción en los pro­ce­sos elec­cio­na­rios. ¿Us­ted es par­ti­da­ria de vol­ver al vo­to obli­ga­to­rio?

-En es­te te­ma yo quie­ro ha­cer una au­to­crí­ti­ca. Yo me equi­vo­qué por­que apo­yé la idea del vo­to vo­lun­ta­rio. La apo­yé por­que pen­sa­ba que Chi­le te­nía ma­yor com­pro­mi­so cí­vi­co. Y que si el vo­to era vo­lun­ta­rio, re­caía en el can­di­da­to o can­di­da­ta te­ner una pro­pues­ta su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­va co­mo pa­ra atraer apo­yo. Pe­ro tal pa­re­ce que era más fuer­te la obli­ga­ción le­gal que el es­pí­ri­tu cí­vi­co. Aho­ra, te­ne­mos que tra­ba­jar en eso pa­ra las elec­cio­nes del pró­xi­mo año, hay que fa­ci­li­tar­le la vi­da a las per­so­nas. El vo­to elec­tró­ni­co es una po­si­bi­li­dad, pe­ro hay que mi­rar­lo con mu­cho cui­da­do por­que hay paí­ses don­de tu­vie­ron vo­to elec­tró­ni­co y des­pués lo sa­ca­ron. Yo creo que te­ne­mos que bus­car un sis­te­ma se­gu­ro y al mis­mo tiem­po fa­ci­li­tar­le la vi­da a la gen­te pa­ra que pue­da ir a vo­tar. En­ton­ces es­ta­mos pen­san­do cuá­les pue­den ser esos me­ca­nis­mos: des­de trans­por­te gra­tis pa­ra que la gen­te pue­da ir y, por cier­to, un pa­drón elec­to­ral cla­ro y que no le cam­bie el lu­gar de vo­ta­ción a las per­so­nas. Aho­ra, vo­to obli­ga­to­rio ver­sus vo­to vo­lun­ta­rio, no hay acuer­do a ni­vel de las coa­li­cio­nes po­lí­ti­cas en torno a es­te te­ma. Aquí vie­ne gen­te a de­cir­me tan­to una co­sa co­mo la otra. Yo lo es­toy eva­luan­do, pa­ra ser fran­ca. Es un te­ma en desa­rro­llo, co­mo di­rían los pe­rio­dis­tas.

-Hace unos cua­tro años, cuan­do us­ted re­gre­só a Chi­le co­mo la ta­bla de sal­va­ción pa­ra la coa­li­ción que hoy es go­bierno, hu­bo mu­cha gen­te que se co­bi­jó a la som­bra del enor­me ca­pi­tal po­lí­ti­co que us­ted te­nía en ese mi­nu­to. Hoy, cuan­do su go­bierno tie­ne se­rios pro­ble­mas pa­ra apro­bar el ajus­te a los em­plea­dos fis­ca­les, ¿no sien­te que esa mis­ma gen­te la ha aban­do­na­do?

-Ob­via­men­te que es más fá­cil go­ber­nar cuan­do los ín­di­ces de po­pu­la­ri­dad son al­tos. Pe­ro ten­go que de­cir que to­dos los cam­bios que he­mos po­di­do ha­cer y to­da la le­gis­la­ción que he­mos po­di­do pa­sar ha con­ta­do con el apo­yo de la Nueva Ma­yo­ría. Res­pec­to del ajus­te a los em­plea­dos fis­ca­les, he­mos to­ma­do una de­ci­sión que no es po­pu­lar pe­ro que, a la luz de las úl­ti­mas no­ti­cias, se de­mues­tra que fue co­rrec­ta (N. de la R.: se re­fie­re a la cla­si­fi­ca­ción de ries­go cre­di­ti­cio de Chi­le, que pa­ra Fitch Ra­tings se man­tu­vo en A+ pe­ro pa­só de “es­ta­ble” a “ne­ga­ti­va”). Yo sé que es­to no da mu­chos pun­tos, pe­ro de ver­dad no soy po­pu­lis­ta, no lo fui nun­ca ni lo se­ré ja­más. No quie­ro ge­ne­rar un pro­ble­ma pa­ra el país y mu­cho me­nos pa­ra un fu­tu­ro go­bierno.

“Yo no he to­ma­do un día de li­cen­cia, no he es­ta­do en­fer­ma de na­da y eso yo creo que es por­que ten­go har­ta ener­gía”

-¿Cuá­les son sus pla­nes pa­ra el 12 de mar­zo de 2018. ¿Qué le gus­ta­ría ha­cer? ¿Es­cri­bir sus me­mo­rias? ¿To­mar­se un año sa­bá­ti­co? ¿Vol­ver a Nueva York?

-Es­toy de­di­ca­da a lo que nos res­ta en es­tos 14 me­ses. Mi preo­cu­pa­ción es que me­jo­re la ges­tión del go­bierno, que sa­que­mos ade­lan­te las prio­ri­da­des le­gis­la­ti­vas, ése es mi fo­co fun­da­men­tal. Y no he te­ni­do tiem­po pa­ra pen­sar qué pa­sa des­pués de mar­zo de 2018. En bro­ma... me da sus­to, por­que a mí me gus­ta echar bro­mas, pe­ro a ve­ces no se en­tien­den... En bro­ma siem­pre di­go que yo cul­ti­va­ría to­ma­tes. O sea, al­go com­ple­ta­men­te dis­tin­to, que uno pue­da me­ter las ma­nos en la tie­rra y sa­ber que lo que uno plan­ta se co­se­cha. Pe­ro lo di­go con hu­mor, que es al­go que a mí me per­mi­te en­fren­tar de me­jor for­ma el es­trés que sig­ni­fi­ca es­te tra­ba­jo. Reír­me de mí mis­ma y de si­tua­cio­nes que pue­dan ser di­ver­ti­das es lo que me per­mi­te es­tar bien, fun­cio­nan­do.

-Pe­ro vol­vien­do a su pre­gun­ta, fran­ca­men­te no he te­ni­do tiem­po pa­ra pen­sar­lo. Y cla­ro, ha­brá que des­can­sar un po­co, ya no soy una lo­li­ta, ¿ver­dad? Y to­do el mun­do me di­ce “sí, di­jis­te lo mis­mo la otra vez y des­pués te me­tis­te en 40 co­sas”. En­ton­ces yo no pue­do ga­ran­ti­zar qué va a pa­sar. Pe­ro es­ta po­si­bi­li­dad de te­ner un po­co de vi­da so­cial, de leer, de ha­cer otras co­sas dis­tin­tas, no se ve feo. Cla­ro que, co­mo me di­ce mi fa­mi­lia, “no sa­be­mos si creer­te”.

-¿No pien­sa en dor­mir has­ta tar­de? ¿Cuán­to duer­me us­ted?

-Po­co.

-¿Cua­tro, cin­co ho­ras?

-A ve­ces cin­co ho­ras, a ve­ces cua­tro.

-¿Y có­mo hace pa­ra que los pro­ble­mas no le qui­ten esas po­cas ho­ras de sue­ño? Man­te­ner­se sa­lu­da­ble con ese tren de vi­da no de­be ser fá­cil. Y cui­dar su sa­lud de­bie­ra ser un asun­to de Es­ta­do, ¿no?

-Cu­rio­sa­men­te (to­se un par de ve­ces), es­ta es la pri­me­ra vez que me res­frío, aun­que es al­go mí­ni­mo, en es­tos ca­si tres años de go­bierno. To­do el mun­do acá ha caí­do en ca­ma, con li­cen­cia... yo no he to­ma­do un día de li­cen­cia, no he es­ta­do en­fer­ma de na­da y eso yo creo que es por­que ten­go har­ta ener­gía. Co­mo soy doc­to­ra, y de nue­vo en bro­ma, yo di­go que un día voy a que­dar sin adre­na­li­na y voy a caer al sue­lo. Pe­ro no ha pa­sa­do ni pa­sa­rá. No me pa­só en el pri­mer go­bierno, en el que tam­bién tu­vi­mos mo­men­tos que no fue­ron fá­ci­les... Yo ten­go har­ta pi­la, har­ta ener­gía. Y uno si aco­me­te es­ta fun­ción, se me­te en es­ta fun­ción, tie­ne que te­ner la fuer­za y la ener­gía y la sa­lud fí­si­ca y men­tal pa­ra ha­cer­se car­go. Y tam­bién pa­ra que la ma­la on­da no la ba­jo­nee. To­do eso vie­ne con el tra­je.

-Por úl­ti­mo, ¿có­mo cree que Chi­le de­be tra­tar con el go­bierno de Do­nald Trump?

-Chi­le y Es­ta­dos Uni­dos tie­nen una re­la­ción his­tó­ri­ca po­si­ti­va. Y la re­la­ción que no­so­tros he­mos te­ni­do con el pre­si­den­te Oba­ma ha si­do una gran re­la­ción de con­fian­za, pe­ro a mí me to­có tam­bién con el pre­si­den­te Bush... O sea, uno po­drá te­ner más afi­ni­dad con unos que con otros, pe­ro in­va­ria­ble­men­te uno tie­ne re­la­cio­nes de Es­ta­do. Y por eso, in­de­pen­dien­te de quién sea el je­fe de Es­ta­do, uno con­ti­núa con re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, po­lí­ti­cas y co­mer­cia­les co­mo co­rres­pon­de. Aho­ra, si en al­gún mo­men­to hay un cam­bio en las re­glas del jue­go, a tra­vés de los me­ca­nis­mos po­lí­ti­cos, di­plo­má­ti­cos, co­mer­cia­les, se re­sol­ve­rá si es que hu­bie­ra even­tua­les di­fe­ren­cias.

-De he­cho, el jue­ves pa­sa­do me lla­mó el vi­ce­pre­si­den­te elec­to Mi­ke Pen­ce, en nom­bre del pre­si­den­te Do­nald Trump. Y me di­jo que ellos te­nían gran con­fian­za en Chi­le, que era un país alia­do y que es­ta­ban se­gu­ros que man­ten­dría­mos unas muy bue­nas re­la­cio­nes. Y que cuan­do yo tu­vie­ra la opor­tu­ni­dad de ir a Es­ta­dos Uni­dos, que nos re­ci­bi­rían con gran en­tu­sias­mo. O sea, una lla­ma­da que mues­tra que, pa­ra el fu­tu­ro go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, Chi­le es un país im­por­tan­te y que quie­ren con­ti­nuar con muy bue­nas re­la­cio­nes.

-Pe­ro no po­drá ne­gar que ha te­ni­do una especial afi­ni­dad con Ba­rack Oba­ma.

-Bueno, en una vi­si­ta a Es­ta­dos Uni­dos que tu­vo lu­gar en mi pri­mer go­bierno, el pre­si­den­te Oba­ma in­vi­tó a una ac­ti­vi­dad a la que no pu­de ir por­que de­bía ex­po­ner en un pa­nel. Pe­ro fue nues­tro em­ba­ja­dor y en­ton­ces Oba­ma le di­ce: “¿có­mo es­tá mi Mi­che­lle fa­vo­ri­ta?”. Y el em­ba­ja­dor, vien­do a Mi­che­lle Oba­ma al la­do, le di­ce: “su se­gun­da Mi­che­lle fa­vo­ri­ta, pre­si­den­te”. “Ah, sí, sí”, le con­tes­tó él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.