El pre­si­den­te y el ar­que­ro

La Hora - - En 2 Minutos - Pe­rio­dis­ta Ju­lio Sal­viat

Los di­chos de Carlos He­ller pa­ra po­ner or­den en el ca­ma­rín de la U de­ja­ron in­dig­na­dos a los in­te­gran­tes del plan­tel y fu­rio­so al Sin­di­ca­to de Fut­bo­lis­tas Pro­fe­sio­na­les. En el la­do fut­bo­le­ro, el asun­to na­ció cuan­do el cua­dro azul que­dó col­gan­do en sus in­ten­tos por cla­si­fi­car a la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, y su ar­que­ro y ca­pi­tán, Johnny He­rre­ra, ma­ni­fes­tó que era un error gra­ve ex­pe­ri­men­tar con dos en­tre­na­do­res. La di­rec­ti­va lo to­mó co­mo una crítica ar­te­ra, una fal­ta de res­pe­to a sus de­ci­sio­nes. Y al ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio de Azul Azul lo des­bor­dó la on­da co­lé­ri­ca: “Los ju­ga­do­res ca­bro­nes no nos gus­tan. Va­mos a pa­rar de ha­blar tan­to. Se aca­bó la bue­na on­da. Man­dan los di­rec­to­res, na­die más”, sen­ten­ció. Des­pués de anun­ciar que “nin­gún re­fe­ren­te es due­ño del club”, de­jó en cla­ro que “va­cas sa­gra­das no hay aquí”. Ga­ma­diel Gar­cía, fla­man­te pre­si­den­te del Si­fup, reac­cio­nó de in­me­dia­to: “No­so­tros que­re­mos pre­si­den­tes de clu­bes, no pa­tro­nes de fun­do. In­clu­so te­nien­do ra­zón (re­fi­rién­do­se a He­ller), no pue­de per­mi­tir­se el irres­pe­to a nin­gún ju­ga­dor”. El pro­ble­ma aquí es que los dos tie­nen ra­zón, pe­ro nin­guno en­con­tró la me­jor ma­ne­ra de ex­pre­sar­lo. El ar­que­ro es de me­cha cor­ta y no abun­dan los pe­los en su len­gua. Al re­fe­rir­se a la ma­la idea de te­ner dos ca­be­zas dis­tin­tas en los en­tre­na­mien­tos y en los par­ti­dos (al­go que na­die pue­de re­fu­tar), só­lo le fal­tó me­dir las pa­la­bras. El di­ri­gen­te, a la vez, fue siem­pre un ami­go de los ju­ga­do­res, pe­ro la amis­tad du­ró has­ta que al­guien lo con­tra­di­jo. Y en esa ins­tan­cia, tra­tan­do de ha­cer res­pe­tar las je­rar­quías (al­go muy ló­gi­co), se le es­ca­pó el buen uso del dic­cio­na­rio. He­ller anun­ció que se re­uni­ría con He­rre­ra. No se sa­be si ya se jun­ta­ron. Pe­ro, si lo hi­cie­ron o cuan­do lo ha­gan, lo más pro­ba­ble es que to­do ter­mi­ne con dis­cul­pas mu­tuas, co­mo co­rres­pon­de a dos per­so­nas que quie­ren lo me­jor pa­ra su club, sin sa­ber de­cir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.