Hom­bre ase­si­nó a em­ba­ja­dor ru­so en Tur­quía gri­tan­do “es por Ale­po”

El ata­que ocu­rrió en mo­men­tos en que las re­la­cio­nes en­tre Moscú y An­ka­ra se es­ta­ban nor­ma­li­zan­do.

La Hora - - Portada - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Im­pul­sa­do apa­ren­te­men­te por el re­cha­zo a la in­ter­ven­ción ru­sa en Si­ria, un jo­ven tur­co ase­si­nó ayer a san­gre fría al em­ba­ja­dor de Ru­sia en Tur­quía, An­drei Kar­lov.

El ata­can­te, que fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Me­vlut Mert Al­tin­tas, un po­li­cía an­ti­mo­ti­nes de 22 años, gri­tó “¡Es una ven­gan­za por Ale­po! ¡Acuér­den­se de Si­ria!”, tras dis­pa­rar mor­tal­men­te con­tra Kar­lov.

El he­cho ocu­rrió du­ran­te la inau­gu­ra­ción de una ex­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca so­bre Ru­sia, lla­ma­da “De Ka­li­nin­gra­do a Kam­chat­ka”, en la sa­la Cag­das Sa­natlar Mer­ke­zi, en el ba­rrio de Can­ka­ya, donde se en­cuen­tra la ma­yo­ría de em­ba­ja­das, in­clui­da la ru­sa.

El em­ba­ja­dor es­ta­ba dan­do su dis­cur­so cuan­do, de pron­to, un hom­bre ves­ti­do de tra­je y que pa­re­cía ser un es­col­ta, le dis­pa­ró al me­nos 8 ve­ces. Se­gún va­rios tes­ti­gos, el ata­can­te le gri­tó a los pre­sen­tes pa­ra que se fue­ran y les di­jo que no les ha­ría na­da.

“So­lo la muer­te me lle­va­rá de aquí”, di­jo el hom­bre en tur- co, des­pués de gri­tar va­rias ve­ces Alahu Ak­bar (“dios es gran­de”, en ára­be), así co­mo otras frases en ára­be, an­tes de ser aba­ti­do por la po­li­cía.

Po­co des­pués, el mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ru­sia con­fir­mó la muer­te de Kar­lov, quien lle­va­ba tres años en Tur­quía co­mo em­ba­ja­dor.

El cri­men fue con­de­na­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y cau­só con­mo­ción en Tur­quía, país que los úl­ti­mos meses ha si­do sa­cu­di­do por va­rios aten­ta­dos atri­bui­dos a ex­tre­mis­tas is­lá­mi­cos.

To­do pa­re­ce in­di­car que el cri­men de Kar­lov es con­se­cuen­cia de la gue­rra ci­vil que de­san­gra a Si­ria des­de ha­ce ca­si seis años, y donde se en­fren­tan fuer­zas del go­bierno con­tra va­rios gru­pos re­bel­des y, ade­más, el gru­po terrorista Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Ru­sia y Tur­quía es­tán in­vo­lu­cra­dos des­de ha­ce tiem­po en el con­flic­to en Si­ria. Moscú es un fé­rreo de­fen­sor del Pre­si­den­te si­rio, Bas­har al As­sad, a quien apo­ya con tro­pas y bom­bar­deos aé­reos, lo que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que las fuer­zas si­rias re­cu­pe­ra­ran la se­ma­na pa­sa­da la ciu­dad de Ale­po.

Mien­tras, An­ka­ra es un opo­si­tor al ré­gi­men de Al As­sad y ha re­ci­bi­do cer­ca de dos mi­llo­nes de re­fu­gia­dos des­de que co­men­zó el con­flic­to en el ve­cino país.

Sin em­bar­go, fren­te a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en Ale­po, Moscú y An­ka­ra es­tán tra­ba­jan­do jun­tas en la eva­cua­ción de ci­vi­les, lo que coin­ci­de con una nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

RE­LA­CIO­NES DI­FÍ­CI­LES

Ha­ce po­co más de un año las re­la­cio­nes en­tre Tur­quía y Ru­sia es­ta­ban muy de­te­rio­ra­das a cau­sa del de­rri­bo de un ca­za­bom­bar­de­ro ru­so por las fuer­zas aé­reas tur­cas cer­ca de la fron­te­ra con Si­ria, en no­viem­bre de 2015.

Ayer, el Pre­si­den­te tur­co Re­cep Tay­yip Erdogan ase­gu­ró que el ase­si­na­to del em­ba­ja­dor ru­so es una “pro­vo­ca­ción que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo des­truir la nor­ma­li­za- ción” en­tre am­bos paí­ses.

“Tan­to la ad­mi­nis­tra­ción ru­sa co­mo la tur­ca son cons­cien­tes de ello y no lo van a per­mi­tir”, di­jo Erdogan po­co des­pués de co­mu­ni­car­se te­le­fó­ni­ca­men­te con el Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Putin.

En el mis­mo sen­ti­do, Putin ase­gu­ró que “el cri­men es, sin lu­gar a du­das, una pro­vo­ca­ción des­ti­na­da a abor­tar la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes ru­so-tur­cas y tor­pe­dear el pro­ce­so de paz en Si­ria”.

“El cri­men es una pro­vo­ca­ción (...) pa­ra tor­pe­dear el pro­ce­so de paz en Si­ria”. Vla­di­mir Putin, Pre­si­den­te de Ru­sia.

El ata­can­te jun­to al cuer­po del em­ba­ja­dor, se­gun­dos des­pués de los dis­pa­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.