DE­BA­TE POR FERIADO: ¿SO­MOS BUE­NOS O NO PARATRABAJAR?

Es fin de año y mu­chos es­ta­mos can­sa­dos, ¿pe­ro es lo nor­mal pa­ra la fe­cha o es­ta­mos so­bre­gi­rán­do­nos un po­co pa­ra con­se­guir nues­tras me­tas?

La Hora - - Portada - Carlos Fuen­teal­ba V.

Go­bierno de­ci­dió pa­tro­ci­nar an­ti­guo pro­yec­to par­la­men­ta­rio pre­sen­ta­do en 2012 pa­ra de­cre­tar fes­ti­vo el lu­nes 2 de enero. Es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que los chi­le­nos no so­mos flo­jos.

Mu­cha po­lé­mi­ca le­van­tó la ini­cia­ti­va de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let de en­viar un pro­yec­to de ley pa­ra de­cla­rar feriado na­cio­nal el pró­xi­mo lu­nes 2 de enero. Fi­nal­men­te, el Eje­cu­ti­vo pa­tro­ci­na­rá un an­ti­guo pro­yec­to de ley par­la­men­ta­rio de 2012, que de­cre­ta fes­ti­vos to­dos los pró­xi­mos días en que el feriado del 1 de enero cai­ga día do­min­go.

La me­di­da de­be ser discutida hoy en el Con­gre­so.

Sus de­trac­to­res acu­san que se tra­ta de una ini­cia­ti­va po­pu­lis­ta que aten­ta con­tra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que pa­sa por un di­fí­cil mo­men­to. Des­de Pa­la­cio, sin em­bar­go, la vo­ce­ra de Go­bierno ex­pli­có que “el sen­ti­do de es­ta ini­cia­ti­va es fo­men­tar la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca y pro­pi­ciar un mo­men­to su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra las fa­mi­lias, un mo­men­to pa­ra com­par­tir, des­can­sar y tras­la­dar­se por dis­tin­tas par­tes de te­rri­to­rio na­cio­nal pa­ra es­tar reuni­dos en esa fe­cha, que es im­por­tan­te”.

El ti­ra y aflo­ja de am­bas po­si­cio­nes re­mi­te a otra dis­cu­sión que no por me­nos ur­gen­te tie­ne me­nor re­le­van­cia: ¿cuán­to es­ta­mos tra­ba­jan­do los chi­le­nos? ¿so­mos tra­ba­jó­li­cos o más bien flo­jos?

Se­gún el so­ció­lo­go Gior­gio Boc­car­do, “efec­ti­va­men­te Chi­le de­be ser uno de los paí­ses en que más se tra­ba­ja en el mun­do, pe­ro esas ci­fras no se con­di­cen con los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad, que son bas­tan­te ba­jos. El pro­ble­ma de es­te pro­yec­to en es­pe­cí­fi­co es que es co­mo un ‘bono mar­zo’: no mo­di­fi­ca en na­da la es­truc­tu­ra del pro- ble­ma y só­lo ali­via un po­co el pre­sen­te, es una as­pi­ri­na”.

El psi­có­lo­go Gior­gio Agos­ti­ni coin­ci­de con es­ta vi­sión: “Tra­ba­ja­mos mu­chas ho­ras, pe­ro con po­ca efi­ca­cia. Des­de esa pers­pec­ti­va, brin­dar un cier­to re­la­jo o per­mi­si­vi­dad es apa­ren­te­men­te fa­vo­ra­ble, pe­ro en el fon­do nos es­tá fo­men­tan­do una cul­tu­ra del no ha­cer ni de­jar que otros lo ha­gan”.

Pa­ra el si­có­lo­go, la sen­sa­ción de can­san­cio que ha­ce em­pa­ti­zar a la ciu­da­da­nía con la pro­pues­tas pre­si­den­cial “es es­ta­cio­nal, pe­ro tam­bién tie­ne que ver con otros fac­to­res co­mo la dis­po­si­ción geo­grá­fi­ca de la ciu­dad, que nos ha­ce acu- mu­lar can­san­cio por los lar­gos via­jes ha­cia y des­de el tra­ba­jo, y el uso de tec­no­lo­gías que no per­mi­ten se­pa­rar de ma­ne­ra ade­cua­da el es­pa­cio del tra­ba­jo y el del ocio”. Boc­car­do, en tan­to, ex­pli­ca que “ha cam­bia­do la fi­so­no­mía del tra­ba­jo asa­la­ria­do, es­pe­cial­men­te en el Es­ta­do y en el sec­tor de ser­vi­cios, que es el que más ha cre­ci­do. Pa­ra al­guien que de­be lo­grar una me­ta o ha­cer una en­tre­ga el 3 de enero, de to­das for­mas ten­drá que tra­ba­jar, des­de su casa u ofi­ci­na, el día 2”. Boc­car­do, en to­do ca­so, des­con­fía de la idea de que un feriado afec­te al cre­ci­mien­to por­que a es­ta altura des­con­fía tam­bién del cre­ci­mien­to: “Por­que cuan­do cre­ce­mos no se dis­tri­bu­ye la ri­que­za tam­po­co. A la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res les im­por­ta po­co el cre­ci­mien­to y ci­fra sus ex­pec­ta­ti­vas de me­jo­ras sa­la­ria­les en cons­ti­tuir­se co­mo ac­to­res co­lec­ti­vos or­ga­ni­za­dos e in­ci­den­tes, pe­ro el sis­te­ma la­bo­ral chi­leno no les da esa op­ción”.

“Chi­le de­be ser uno de los paí­ses en que más ho­ras se tra­ba­ja en el mun­do, pe­ro sin pro­duc­ti­vi­dad”. Gior­gio Boc­car­do, so­ció­lo­go Fun­da­ción No­do XXI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.