Có­mo son los mi­llen­nials en Chi­le

El di­rec­tor del In­juv, un se­mió­lo­go y un es­cri­tor nos co­men­tan có­mo ven el bu­lla­do cam­bio ge­ne­ra­cio­nal.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

La pa­la­bra lle­gó co­mo una ca­te­go­ría que se ha ins­ta­la­do len­ta­men­te, pe­ro que aún no ter­mi­na de cua­jar. Su ori­gen es tan di­fu­so en lo dis­ci­pli­na­rio co­mo en lo geo­grá­fi­co y na­die sa­be cuál es el hue­vo y cuál la ga­lli­na de los mi­llen­nials.

Por­que aun­que el tér­mino se co­men­zó a usar en Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra re­fe­rir­se a la ge­ne­ra­ción de los na­ci­dos des­pués del 80, las ca­rac­te­rís­ti­cas a las que alu­de han ocu­rri­do en to­do el mun­do glo­ba­li­za­do y ya po­cos lu­ga­res po­drían exi­mir­se del fe­nó­meno.

De los mi­llen­nials se ha es­cri­to y es­tu­dia­do mu­cho. El tér­mino, sin em­bar­go, si­gue re­sul­tan­do pro­ble­má­ti­co. En el mer­ca­do la­bo­ral si­gue re­so­nan­do con un tin­te con­ser­va­dor de me­nos­pre­cio: aque­llos jó­ve­nes que cre­cie­ron con una vi­da más re­suel­ta que la ge­ne­ra­ción an­te­rior y que, por tan­to, es­ta­rían me­nos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra en­fren­tar las “du­re­zas” de la vi­da.

Es­ta am­bi­güe­dad ha per­mi­ti­do la pro­li­fe­ra­ción de mu­chos mi­tos en torno a la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial, que po­drían no ha­cer jus­ti­cia a lo que su­ce­de en la vi­da so­cial de la ac­tua­li­dad. Por eso es im­por­tan­te pro­ble­ma­ti­zar tres de las ideas más co­mu­nes en torno a ellos: que son más de­pen­dien­tes, que la tec­no­lo­gía los ha­ce más li­bres y que son la ge­ne­ra­ción más fe­liz de to­das.

¿LA TEC­NO­LO­GÍA LOS HA­CE MÁS LI­BRES?

Chi­le se con­vir­tió en un po­lo tec­no­ló­gi­co en el que hay mu­chos más ce­lu­la­res y cuen­tas de re­des so­cia­les que per­so­nas. Los cam­bios so­cia­les han si­do enor­mes y quie­nes se han en­car­ga­do de im­ple­men­tar­los son la ge­ne­ra­ción que cre­ció con es­ta nue­va tec­no­lo­gía.

La fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral creó más pues­tos pa­ra la eco­no­mía, pe­ro cam­bió las vi­das de quie­nes asu­men esas la­bo­res. Los nue­vos pues­tos exigen que jó­ve­nes vi­van con una per­ma­nen­te dis­po­si­ción al cam­bio y no se iden­ti­fi­quen con sus tra­ba­jos de la for­ma en que lo ha­cían las an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes. Han pro­li­fe­ra­do los tra­ba­jos 24/7 que no per­mi­ten una co­rrec­ta li­mi­ta­ción en­tre el es­pa­cio del tra­ba­jo y el tiem­po li­bre, lo que pro­vo­ca que mu­chos jó­ve­nes, más que li­be­ra­dos, se sien­tan es­cla­vi­za­dos por la tec­no­lo­gía.

Pe­ro el cam­bio no se da só­lo en el es­pa­cio la­bo­ral. El se­mió­lo­go Ra­fael Del Vi­llar ha es­tu­dia­do du­ran­te ocho años la di­fe­ren­cia­ción en los es­pa­cios cog­ni­ti­vos- per­cep­ti­vos con que las dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes abor­dan la reali­dad. “La ma­yor di­fe­ren­cia es­tá en­tre los ma­yo­res de 40 años y el res­to. Des­de los mi­llen­nials en ade­lan­te, los jó­ve­nes tie­nen una ma­yor com­ple­ji­dad cog­ni­ti­va, es de­cir, pue­den ha­cer más co­sas a la vez. La ma­yor di­fe­ren­cia de es­to no es­tá ni en el es­tra­to so­cioe­co­nó­mi­co, ni en el gé­ne­ro, sino en la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal”.

“Des­de los na­ci­dos en los ‘80 en ade­lan­te, los jó­ve­nes tie­nen ma­yor com­ple­ji­dad cog­ni­ti­va”. Ra­fael Del Vi­llar, se­mió­lo­go U. de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.