Ma­nual pa­ra do­mes­ti­car

La Hora - - En 2 minutos - Ga­briel León

En 1959 el ge­ne­tis­ta ru­so Di­mi­tri Bel­yaev co­men­zó uno de los ex­pe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos más pro­lon­ga­dos e in­tere­san­tes de la his­to­ria. Lo que ob­se­sio­na­ba a Bel­yaev era en­ten­der có­mo fue po­si­ble que el hom­bre, al do­mes­ti­car al lo­bo, lo­gra­ra cam­biar tan­to su apa­rien­cia fí­si­ca hasta con­ver­tir­lo en el ac­tual pe­rro. Bel­yaev es­ta­ba con­ven­ci­do de que nues­tros an­ces­tros ha­bían se­lec­cio­na­do a los lo­bos más man­sos y a su des­cen­den­cia pa­ra do­mes­ti­car, pe­ro a mu­chos in­tri­ga­ba có­mo du­ran­te ese pro­ce­so ha­bían cam­bia­do tam­bién va­rios as­pec­tos fí­si­cos: los pe­rros tie­nen ce­re­bros, dien­tes y cuer­pos más pe­que­ños que los lo­bos, tie­nen las ore­jas caí­das y co­las más cor­tas y le­ve­men­te cur­vas, que mue­ven cuan­do es­tán con­ten­tos ¿Có­mo cam­bió tan­to un ani­mal si só­lo se­lec­cio­na­mos por man­se­dum­bre? Bel­yaev pen­só que si el ca­rác­ter de un ani­mal te­nía una ba­se bio­ló­gi­ca, en­ton­ces al se­lec­cio­nar ani­ma­les man­sos es­ta­ría­mos se­lec­cio­nan­do cier­to ti­po de ge­nes, los que po­drían ex­pli­car el cam­bio fí­si­co de los pe­rros. Pa­ra pro­bar su hi­pó­te­sis, Bel­yaev de­ci­dió do­mes­ti­car a una po­bla­ción de zo­rros pla­tea­dos en Si­be­ria. Só­lo se­lec­cio­nó por man­se­dum­bre y evi­tó te­ner con­tac­to pro­lon­ga­do con los ani­ma­les. Al ca­bo de sie­te me­ses cru­za­ba a los in­di­vi­duos más man­sos y lue­go só­lo seis ge­ne­ra­cio­nes ya te­nían una po­bla­ción bas­tan­te gran­de de ani­ma­les que no mos­tra­ban te­mor a los hu­ma­nos. Lue­go de va­rias ge­ne­ra­cio­nes co­men­za­ron a ver otros efec­tos del pro­ce­so: los ani­ma­les pre­sen­ta­ban ni­ve­les más ba­jos de adre­na­li­na (una hor­mo­na in­vo­lu­cra­da en la res­pues­ta de lu­cha), eran más pe­que­ños, pre­sen­ta­ban cam­bios en la co­lo­ra­ción del pe­la­je, te­nían ore­jas caí­das, mo­vían la co­la cuan­do veían a los hu­ma­nos y la­mían las ma­nos de los cui­da­do­res. Bel­yaev ha­bía de­mos­tra­do el víncu­lo en­tre la man­se­dum­bre y los cam­bios fí­si­cos de los pe­rros en un ex­pe­ri­men­to bri­llan­te. Bel­yaev mu­rió en 1985, pe­ro su ex­pe­ri­men­to de do­mes­ti­ca­ción con­ti­núa en mar­cha hasta hoy en Ru­sia, con una po­bla­ción de zo­rros do­mes­ti­ca­dos que lle­ga al cen­te­nar.

Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.