Ino­cen­cia

La Hora - - En2minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

En el des­cui­do de una ma­la ma­nio­bra, el au­ti­to de Ma­nu fue a pa­rar de­ba­jo de la ca­ma de Jo­sé, su her­mano ado­les­cen­te. Esa ha­bi­ta­ción era pa­ra Ma­nu un te­rreno tan prohi­bi­do como fas­ci­nan­te; afi­ches, ca­jas, co­lec­cio­nes, te­so­ros in­to­ca­bles que so­ña­ba des­cu­brir, al­gún día, pe­ro no en­ton­ces, por­que sin­tió los pa­sos –¡Jo­sé!– y des­per­tó a tiem­po pa­ra rep­tar apu­ra­do ha­cia el fon­do de la ca­ma has­ta re­cu­pe­rar su ju­gue­te. Aun­que lo en­con­tró, no pen­só en el res­ca­te, en­can­di­la­do por eso enor­me en­vuel­to en pa­pel de re­ga­lo que es­ta­ba ten­di­do en el sue­lo, jun­to al au­ti­to, como ocul­tán­do­se de al­go. Du­dó en­tre abrir­lo o aga­rrar el ju­gue­te y sa­lir dis­pa­ra­do, pe­ro no al­can­zó ni a lo uno ni a lo otro. Los pa­sos de Jo­sé es­ta­ban ya en la pie­za, re­cla­man­do a gri­tos por­que ¡Ma­nuel de nue­vo en­tró sin per­mi­so, ma­mááá!, sa­lien­do a to­da ca­rre­ra pa­ra re­tar­lo. Ma­nu no se acuer­da del cas­ti­go. Tam­po­co cuán­to tar­dó en to­mar el au­to y es­ca­par ha­cia el pa­tio por la ven­ta­na. Lo que nun­ca ol­vi­da es esa mis­ma no­che, col­gan­do se­gu­ro a sus cua­tro años de la mano de ma­má pa­ra bus­car al Vie­jo Pas­cue­ro en al­gu­na ca­lle del pa­sa­je. Como siem­pre, no lo pu­do ver, pe­ro al re­gre­sar a ca­sa al­go ra­ro ha­bía su­ce­di­do. Eso enor­me en­vuel­to en pa­pel de re­ga­lo es­ta­ba aho­ra ten­di­do a los pies del ar­bo­li­to, con una tar­je­ta que le di­je­ron que de­cía “Con mu­cho amor pa­ra Ma­nuel”. Re­cuer­da que fin­gió la sor­pre­sa cuan­do abrió el re­ga­lo y se en­con­tró con el ju­gue­te que ha­bía pe­di­do. Ma­nu mi­ró a ma­má y a Jo­sé como si re­cién los co­no­cie­ra. De al­gu­na ma­ne­ra, era el fin de la ino­cen­cia. Y sin­tió que le do­lía. Aho­ra, de vie­jo, Ma­nuel se lo ha to­ma­do muy en se­rio. Jun­ta a la fa­mi­lia y les pi­de que lo ayu­den a pro­te­ger la ma­gia con los más chi­cos. En­ton­ces, se dis­fra­za, ador­na la mo­to como tri­neo y apa­re­ce a la me­dia­no­che –jo­jo­jó– con una bol­sa gor­da don­de car­ga la ino­cen­cia, muy sua­ve, pa­ra que cuan­do se rom­pa no due­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.