¿Por qué en Chi­le se es­tá per­dien­do bos­que na­ti­vo?

En ca­tor­ce años han dis­mi­nui­do en 237.126 hec­tá­reas los eco­sis­te­mas fo­res­ta­les na­tu­ra­les, se­gún un in­for­me de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

La Hora - - País - Natalia Heus­ser H.

La ha­bi­li­ta­ción de te­rre­nos agrí­co­las y de pra­de­ras, las plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les y los in­cen­dios son al­gu­nos de los even­tos que han pro­vo­ca­do una alar­man­te dis­mi­nu­ción del bos­que na­ti­vo en Chi­le.

Se­gún los ca­tas­tros, en 1999 la su­per­fi­cie de es­te ti­po de áreas ver­des a ni­vel na­cio­nal era cer­cano a 13,4 mi­llo­nes de hec­tá­reas. En el 2013, o sea ca­tor­ce años des­pués, se de­tec­tó que hu­bo una pér­di­da bru­ta de 237.126 hec­tá­reas), lo que equi­va­le a cer­ca de 474 mil can­chas de fútbol.

Es­tos da­tos fue­ron re­ve­la­dos en el do­cu­men­to “In­for­me País: Es­ta­do del me­dio ambiente en Chi­le. Com­pa­ra­ción 1999-2015”, ela­bo­ra­do por el Cen­tro de Análisis en Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas del Ins­ti­tu­to de Asun­tos Pú­bli­cos (INAP) de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

“La ta­sa de pér­di­da es bas­tan­te al­ta y lle­ga a las 17 mil ha al año”, acla­ra a La Ho­ra Ni­co­lo Gli­go, di­rec­tor del In­for­me y de INAP.

Pe­ro es­tas ci­fras no coin­ci­den con las que ma­ne­ja la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal (Co­naf), pues se­gún la me­di­ción de es­ta ins­ti­tu­ción, el bos­que na­ti­vo es­ta­ría cre­cien­do.

“Aquí hay una dis­cre­pan­cia se­ria con el Go­bierno. Pa­ra no­so­tros hay una des­truc­ción del bos­que na­ti­vo, pe­ro pa­ra ellos hay un au­men­to. No quie­re de­cir que ellos mien­tan, en lo ab­so­lu­to, sino que ha­ce unos años Co­naf hi­zo un cam­bio en la me­di­ción del bos­que na­ti­vo, con el que no es­ta­mos de acuer­do”, afir­ma Gli­go.

Se­gún la de­fi­ni­ción an­te­rior que te­nía Co­naf, que es la que se usó pa­ra ela­bo­rar la in­ves­ti­ga­ción, se de­tec­ta una pér­di­da de bos­que. El pro­ble­ma es que la nue­va me­to­do­lo­gía am­plió el con­cep­to de bos­que na­ti­vo y aho­ra se cal­cu­la se­gún me­nos su­per­fi­cie y me­nor ta­ma­ño de los ár­bo­les ori­gi­na­rios pa­ra ca­te­go­ri­zar el con­cep­to de bos­que na­ti­vo.

De he­cho, en es­te mo­men­to has­ta las sa­ba­nas, com­pues­tas por ar­bus­tos, en­tra­rían en la ca­te­go­ría de bos­que na­ti­vo. “De es­ta ma­ne­ra, se­ría­mos el úni­co país del mun­do sin sa­ba­na”, agre­ga Gli­go.

La dis­tri­bu­ción regional de es­tas pér­di­das de bos­que na­ti­vo se re­gis­tra­ron en las re­gio­nes de La Arau­ca­nía y Los La­gos con 56.285 ha y 44.794 ha, res­pec­ti­va­men­te, re­gis­trán­do­se las me­no­res en las re­gio­nes de Ma­ga­lla­nes y del Mau­le, con 2.069 ha y 4.916 ha, res­pec­ti­va­men­te.

Pa­ra el ex­per­to, las po­lí­ti­cas chi­le­nas pa­ra pro­te­ger el bos­que na­ti­vo son muy la­xas. “La sus­ti­tu­ción de bos­que na­ti­vo por plan­ta­cio­nes o pa­ra el uso de la ga­na­de­ría de­be­ría es­tar ab­so­lu­ta­men­te eli­mi­na­do. De­be­ría ha­ber más fis­ca­li­za­ción. El bos­que na­ti­vo cum­ple mu­chas fun­cio­nes eco­ló­gi­cas y hay sue­lo su­fi­cien­te en el país pa­ra ha­cer plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les en zo­nas que no tie­nen bos­que o en sue­los aban­do­na­dos o ero­sio­na­dos”, ase­gu­ra.

Por su par­te Ru­bén Ca­ri­llo, in­ves­ti­ga­dor y académico de la Uni­ver­si­dad de La Fron­te­ra en Te­mu­co (Ufro) y de­fen­sor de las Arau­ca­rias, in­di­ca que fal­ta com­pro­mi­so del Es­ta­do pa­ra la con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za.

“No hay po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­cre­tas en re­la­ción a la edu­ca­ción am­bien­tal en Chi­le, que lo­gren que los es­tu­dian­tes con­tri­bu­yan a una so­cie­dad que ado­le­ce de pro­gra­mas de con­ser­va­ción. No es po­si­ble que en nues­tro país to­dos los años se pier­dan superficies im­por­tan­tes de bos­que na­ti­vo”, di­ce Ca­rri­llo.

“La sus­ti­tu­ción de bos­que na­ti­vo por plan­ta­cio­nes, o pa­ra el uso de la ga­na­de­ría, de­be­ría es­tar eli­mi­na­do”. Ni­co­lo Gli­go, in­ves­ti­ga­dor U. de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.