ES­TU­DIO: ALUM­NOS MORENOS SON PERCIBIDOS COMO ME­NOS CA­PA­CES

In­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de­tec­tó que es­tu­dian­tes de Pe­da­go­gía, y los pro­pios alum­nos de los co­le­gios, ope­ran con pre­jui­cios fren­te al co­lor de la piel.

La Hora - - Portada - Carlos Fuen­teal­ba V.

Cuan­do la psi­có­lo­ga bel­ga Jo­ke Meeus lle­gó a Chi­le, una de las co­sas que más le lla­mó la aten­ción fue la di­fe­ren­cia­ción en­tre los chi­le­nos ba­sán­do­se en su as­pec­to fí­si­co.

Por ello, for­mó un equi­po con los psi­có­lo­gos Ro­ber­to González y Jorge Man­zi pa­ra es­tu­diar si la di­fe­ren­cia­ción en torno al as­pec­to fí­si­co es ino­cua o pue­de ge­ne­rar dis­cri­mi­na­ción y opor­tu­ni­da­des de­sigua­les en ám­bi­tos de la vi­da tan im­por­tan­tes como la edu­ca­ción.

A Meeus le lla­mó la aten­ción al­go muy in­ter­na­li­za­do en el país: lla­mar a la gen­te con apo­dos alu­si­vos a la apa­rien­cia fí­si­ca. Esa fue la pri­me­ra he­bra des­de la que es­te equi­po de in­ves­ti­ga­do­res co­men­zó a ti­rar pa­ra com­pro­bar, me­dian­te varios ex­pe­ri­men­tos, que sí exis­te un ses­go an­te el tono de piel.

Su es­tu­dio, pu­bli­ca­do ayer, par­te con un cita del es­cri­tor Os­car Con­tar­do, que en su li­bro apa­re­ce como una in­tui­ción, pe­ro que aho­ra tie­ne cier­to asi­de­ro cien­tí­fi­co: “El chi­leno de cual­quier es­tra­to es ca­paz de eva­luar, ca­si sin pes­ta­ñear con un sor­pren­den­te es­tre­cho margen de error, las pro­ba­bi­li­da­des de in­gre­so, do­mi­ci­lio, edu­ca­ción y con­di­ción la­bo­ral de un com­pa­trio­ta en ba­se de su apa­rien­cia fí­si­ca”.

El ex­pe­ri­men­to de es­tos psi­có­lo­gos so­cia­les con­sis­tió en mos­trar a dis­tin­tos gru­pos de es­tu­dian­tes de Pe­da­go­gía, que no es­ta­ban in­for­ma­dos so­bre el asun­to del que tra­ta­ba la ex­pe­ri­men­ta­ción, ex­pe­dien­tes de alum­nos con da­tos muy si­mi­la­res y una pe­que­ña fo­to que los iden­ti­fi­ca­ba.

El re­sul­ta­do fue sor­pren­den­te: los en­tre­vis­ta­dos mos­tra­ron cla­ra­men­te que te­nían ex­pec­ta­ti­vas edu­ca­cio­na­les más al­tas pa­ra el alumno blan­co que pa­ra el moreno. Así, por ejem­plo, mien­tras es­pe­ra­ban que el de piel más cla­ra tu­vie­ra éxi­to en la uni­ver­si­dad, veían más pro­ba­ble que el moreno es­tu­dia­ra en un ins­ti­tu­to pro­fe­sio­nal o sim­ple­men­te no in­gre­sa­ra a la edu­ca­ción su­pe­rior.

Tam­bién creían que el alumno blan­co ob­ten­dría me­jor pun­ta­je en la PSU y que era más pro­ba­ble que el moreno qui­sie­ra ir a tra­ba­jar en lu­gar de se­guir es­tu­dian­do. Se de­mos­tró así que en el sis­te­ma edu­ca­cio­nal hay “es­te­reo­ti­pos aso­cia­dos al co­lor de la piel”, que alu­den a que “los alum­nos morenos son con­si­de­ra­dos me­nos com­pe­ten­tes en lo académico que los alum­nos blan­cos”.

“Los en­tre­vis­ta­dos, que son per­so­nas muy edu­ca­das, han desa­rro­lla­do la sen­sa­ción de que las per­so­nas de piel más os­cu­ra tie­nen me­nos ca­pa­ci­dad, me­nos com­pe­ten­cia y es­tán me­nos pre­pa­ra­dos pa­ra que les va­ya bien edu­ca­cio­nal­men­te”, ex­pli­có a La

Ho­ra el au­tor del es­tu­dio, Jorge Man­zi, di­rec­tor de MI­DE UC e in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del CEPPE-UC.

Una de las con­clu­sio­nes más lla­ma­ti­vas de es­te es­tu­dio fue que es­te ses­go por co­lor de piel era trans­ver­sal y no es­ta­ba mar­ca­do por fac­to­res como el gé­ne­ro, la edad o el es­tra­to so­cio­eco­nó­mi­co. “La se­gun­da par­te es cuan­do les fui­mos a pre­gun­tar a ni­ños en el au­la so­bre el tono de su piel, ellos sen­tían que te­nían ex­pec­ta­ti­vas más ba­jas. Las per­so­nas han in­ter­na­li­za­do es­ta ex­pec­ta­ti­va ne­ga­ti­va”, de­ta­lla Man­zi.

El trabajo com­pro­bó ade­más que es­te pre­jui­cio no se que­da só­lo en las pa­la­bras, sino que “es in­cor­po­ra­do psi­co­ló­gi­ca­men­te por los alum­nos morenos”, lo que ter­mi­na afec­tan­do su desem­pe­ño.

Así, se de­tec­tó que los es­tu­dian­tes morenos sue­len te­ner un ren­di­mien­to es­co­lar in­fe­rior a sus com­pa­ñe­ros blan­cos y ex­pec­ta­ti­vas edu­ca­cio­na­les más ba­jas. Tam­bién se con­fir­mó que tien­den a sen­tir me­nos con­fian­za en sus pro­pias com­pe­ten­cias aca­dé­mi­cas en com­pa­ra­ción con los blan­cos.

“Se tra­ta de una pro­fe­cía au­to­cum­pli­da. La so­cie­dad es­pe­ra me­nos de los morenos y és­tos in­ter­na­li­zan es­ta ex­pec­ta­ti­va ne­ga­ti­va y con­si­de­ran que tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de te­ner un buen desem­pe­ño. No es ex­tra­ño, en­ton­ces, que finalmente lo­gren peo­res re­sul­ta­dos”, di­ce Man­zi.

Se­gún el in­ves­ti­ga­dor, es­te ses­go no se tra­ta di­rec­ta­men­te de ra­cis­mo. “No son va­ria­cio­nes en­tre ra­zas, sino den­tro de una mis­ma ra­za, si es que pue­de usar­se ese con­cep­to. No es­ta­mos ha­blan­do di­fe­ren­cias de afro­des­cen­dien­tes con el res­to de la so­cie­dad, sino al in­te­rior del mis­mo gru­po, que ha si­do el mes­ti­zo tra­di­cio­nal de Chi­le, exis­te una va­lo­ra­ción por la cla­ri­dad de la piel”, co­men­ta.

Man­zi, finalmente, re­co­mien­da a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad edu­ca­cio­nal ha­cer­se car­go del pro­ble­ma: “Te­ne­mos que te­ner ma­yor con­cien­cia en es­te sen­ti­do, tra­ba­jar en la for­ma­ción de los do­cen­tes pa­ra que ellos no apli­quen esos ses­gos y en­tre­guen con­fian­za a los es­tu­dian­tes de piel mo­re­na”.

“Se tra­ta de una pro­fe­cía au­to­cum­pli­da, que los alum­nos morenos in­ter­na­li­zan”. Jorge Man­zi, psi­có­lo­go so­cial de la U. Ca­tó­li­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.