Fes­ti­vus: una fies­ta pa­ra los can­sa­dos de la Na­vi­dad

La celebración reivin­di­ca la aus­te­ri­dad y la sim­ple­za de re­unir­se, co­mo una al­ter­na­ti­va al es­trés de los fes­te­jos de fin de año.

La Hora - - País - Car­los Fuen­teal­ba V.

“Mu­chas na­vi­da­des atrás, sa­lí a com­prar una mu­ñe­ca pa­ra mi hi­jo. Al­can­cé a aga­rrar la úl­ti­ma que que­da­ba, pe­ro tam­bién lo hi­zo otro hom­bre. Mien­tras lo llo­vía a gol­pes, ¡me di cuen­ta que te­nía que ha­ber otra for­ma! ¿Qué ocu­rrió con la mu­ñe­ca? Fue des­trui­da. Pe­ro a par­tir de eso na­ció una nue­va celebración: A Fes­ti­vus for the rest of us! ” (Un Fes­ti­vus pa­ra el res­to de no­so­tros).

Es­tas son las pa­la­bras con que Frank Cos­tan­za, per­so­na­je de la se­rie Seinfeld, des­cri­be el nacimiento de Fes­ti­vus, una celebración se­cu­lar y pa­ga­na pa­ra quie­nes se har­ta­ron de la Na­vi­dad.

Pe­ro es­ta hu­mo­ra­da, que se pre­sen­tó al mun­do en un ca­pí­tu­lo de una de las se­ries más po­pu­la­res de Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te los no­ven­ta, con el tiem­po tras­cen­dió a la pan­ta­lla y em­pe­zó a co­brar vi­da pro­pia, pri­me­ro en­tre los fa­ná­ti­cos y lue­go en­tre per­so­nas que, sim­ple­men­te, com­par­tían la idea: ¡tie­ne que ha­ber otra for­ma!

Es el ca­so de Daniel Es­pi­no­za, quien es­ta no­che ce­le­bra­rá Fes­ti­vus por quin­ta vez. “Cuan­do vi el ca­pí­tu­lo de Fes­ti­vus me pa­re­ció una idea ge­nial­men­te ri­dí­cu­la, y a la vez con mu­cho sen­ti­do, por­que siem­pre he vis­to el con­su­mis­mo de fin de año co­mo un fe­nó­meno de­men­cial”, ex­pli­ca.

“Tu­ve que es­pe­rar va­rios años has­ta ir­me a vi­vir so­lo pa­ra ce­le­brar­lo. No sa­bía bien có­mo in­vi­tar a la gen­te a al­go que ni co­no­cían, así que con­tac­té a al­gu­nos ami­gos que veían la se­rie y se su­ma­ron. Fui al es­ta­cio­na­mien­to del su­per­mer­ca­do, en­con­tré un tu­bo de alu­mi­nio en la ba­su­ra y le di­mos”, re­la­ta Es­pi­no­za.

¿Tu­bo de alu­mi­nio? Pues sí, por­que en Fes­ti­vus se usa es­te im­ple­men­to co­mo sím­bo­lo de aus­te­ri­dad fren­te a la “sun­tuo­si­dad” del ár­bol na­vi­de­ño. De he­cho, si cual­quier usua­rio es­cri­be “fes­ti­vus” en Goo­gle, a un cos­ta­do de los re­sul­ta­dos apa­re­ce­rá es­te tu­bo.

Fren­te a él, en Fes­ti­vus los co­men­sa­les rea­li­zan sus des­car­gos y co­men­tan lo que les de­cep­cio­nó del año. “Siem­pre se pa­sa bien, una vez su­pe­ra­da la eta­pa de los des­car­gos. Es una es­pe­cie de ca­tar­sis. La gen­te, so­bre to­do la más tra­di­cio­nal, sien­te que cual­quier ini­cia­ti­va de es­te ti­po es un aten­ta­do con­tra la Na­vi­dad, pe­ro es por­que no en­tien­den el lema”, re­la­ta So­le­dad Del­ga­do, quien año a año rea­li­za el ri­to con sus ami­gas.

Ce­le­brar Fes­ti­vus, sin em­bar­go, tie­ne sus com­ple­ji­da­des y re­quie­re, so­bre to­do, cla­ri­dad pa­ra en­ten­der que to­do es par­te de un ri­to.

“En la mi­tad de la ce­na em­pe­cé con los des­car­gos a mis ami­gos, in­sul­tán­do­los por to­das las co­sas que me mo­les­ta­ron du­ran­te el año. Las pa­re­jas de al­gu­nos in­vi­ta­dos em­pe­za­ron a po­ner­se in­có­mo­dos y no de­cían na­da, pe­ro des­pués de un ra­to eran los que más se desaho­ga­ron y fue un chis­te. Al fi­nal del fes­te­jo les anun­cié que ve­nía el vo­to de fuer­za, don­de se re­sol­ve­rían to­dos los con­flic­tos con una lu­cha u otra for­ma de com­ba­te, pe­ro cul­tu­ral­men­te to­da­vía no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ese ri­to”, re­fle­xio­na Es­pi­no­za.

En úl­ti­mo tér­mino, Fes­ti­vus no es ex­clu­yen­te de la Na­vi­dad. Tan­to So­le­dad co­mo Daniel ad­mi­ten que al día si­guien­te sí ce­le­bran la Na­vi­dad con su fa­mi­lia, aun­que se nie­gan a ha­cer re­ga­los y le po­nen más aten­ción a la ce­na, a pa­sar un mo­men­to agra­da­ble. “To­dos los años se su­man nue­vos in­tere­sa­dos, que al igual que Kra­mer en la se­rie lle­gan di­cien­do “es­ta fes­ti­vi­dad me ras­ca jus­to allí don­de me pi­ca­ba”, ex­pli­ca Es­pi­no­za.

“Siem­pre he vis­to el con­su­mis­mo de fin de año co­mo al­go de­men­cial”. Daniel Es­pi­no­za, pre­cur­sor de Fes­ti­vus.

So­le­dad y sus ami­gas rea­li­zan sus des­car­gos fren­te al tu­bo de alu­mi­nio to­dos los años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.