Mi­lla­pe: “Hay que te­ner más res­pe­to cuan­do hay una da­ma pre­sen­te”

La Hora - - Deportes -

hi­jo Es­te­ban (22) la hi­zo ser par­te del club, ya que in­te­gra­ba la es­cue­la de fút­bol de Mar­cos Mi­lla­pe y hoy es miem­bro del equi­po. Cuan­do Osorno fue des­afi­lia­do y Mi­lla­pe pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra le­van­tar nue­va­men­te al club, Su­sa­na, apo­de­ra­da de Es­te­ban, se mo­ti­vó y en­tró a la di­rec­ti­va osor­ni­na co­mo se­cre­ta­ria.

A ini­cios de es­te año, fue es­co­gi­da for­mal­men­te co­mo pre­si­den­ta, me­dian­te elec­cio­nes. “Tam­bién cos­tó al prin­ci­pio. La gen­te no iba a vo­tar, no se in­tere­sa­ba. Pe­ro la mu­jer a ve­ces es más per­se­ve­ran­te, creo que por eso ha re­sul­ta­do. Ha­cien­do aho­ra un aná­li­sis, real­men­te ha si­do com­pli­ca­do, con mu­chas pie­dras en el ca­mino, pe­ro sa­tis­fac­to­rio con los re­sul­ta­dos de­por­ti­vos y el ca­ri­ño de la gen­te”, di­ce la “Tía Su­sa­na”.

“Acá to­dos me lla­man tía Su­sa­na. Me tie­nen co­mo la ma­mi” In­clu­so en San­tia­go, en la ANFA, cuan­do nos en­tre­ga­ron la co­pa, to­dos me de­cían tía pa’ allá, tía pa’ acá. Us­ted es co­mo la ma­mi de Osorno. Has­ta las au­to­ri­da­des me re­co­no­cen así”, cuen­ta or­gu­llo­sa. años lle­va en el club. De ellos, un año y me­dio co­mo pre­si­den­ta. di­vi­sión pro­fe­sio­nal in­te­gra­rá Osorno a par­tir del 2017.

“Es­to es más una fa­mi­lia que un equi­po de fút­bol. La ma­yor can­ti­dad de chi­qui­llos son de la zo­na y se co­no­cen ha­ce tiem­po y ade­más acá ha­ce­mos de to­do. Yo mis­ma sien­do pre­si­den­ta ven­dí ri­fas e hi­ce cho­ri­pa­nes cuan­do es­ca­sea­ba la pla­ta. Los re­cur­sos en es­ta di­vi­sión fal­tan, pe­ro he­mos sa­li­do ade­lan­te y eso nos ha traí­do sa­tis­fac­cio­nes. Aho­ra es­ta­mos vien­do apo­yo pa­ra el fút­bol pro­fe­sio­nal”, agre­ga.

Aun­que Su­sa­na no di­ce sen­tir­se dis­cri­mi­na­da en una ac­ti­vi­dad do­mi­na­da por los hom­bres, Des­de que Osorno qui­so vol­ver al fút­bol tras ser des­afi­lia­do en 2012, el DT Mar­cos Mi­lla­pe se ha man­te­ni­do a car­go de la di­rec­ción téc­ni­ca del club, tra­ba­jan­do de cer­ca con Su­sa­na Al­bial. “Mi re­la­ción con ella es bue­na. Ella tra­ba­ja­ba con­mi­go en la es­cue­la Los To­ri­tos y par­ti­ci­pó des­de el prin­ci­pio en la re­fun­da­ción del club en la di­rec­ti­va, has­ta que asu­mió co­mo pre­si­den­ta. Siem­pre he­mos tra­ba­ja­do de co­mún acuer­do, pa­ra sa­car la ins­ti­tu­ción ade­lan­te”, di­ce el en­tre­na­dor, agre­gan­do que “es com­ple­jo a ve­ces, por­que hay si­tua­cio­nes que se tie­nen que ma­ne­jar de una for­ma en par­ti­cu­lar y en el fút­bol hay que te­ner más res­pe­to cuan­do hay una da­ma pre­sen­te, pe­ro he­mos sa­bi­do ma­ne­jar­lo”, cuen­ta Mi­lla­pe. igual se ha en­con­tra­do con de­ta­lles que la han mar­ca­do.

“En una de las pri­me­ras reunio­nes a las que lle­gué a la ANFA al­go me lla­mó la aten­ción: pe­dí en­trar al ba­ño de mu­je­res y cuan­do me lo mos­tra­ron que­dé im­pac­ta­da. El ba­ño es­ta­ba lleno de ca­jas y co­sas, pa­re­cía una bo­de­ga y di­je no, poh, es­to no pue­de ser así, tie­nen que po­ner­se las pi­las por si vie­ne una da­ma, có­mo van a te­ner lleno de cues­tio­nes. Esas co­sas de las que los hom­bres no se preo­cu­pan”, son­ríe.

Ade­más, re­cuer­da que se acer­ca­ba a los pre­si­den­tes de clu­bes ri­va­les en las reunio­nes pa­ra pe­dir­les sus con­tac­tos y lue­go ofre­cer­les ayu­da en alo­ja­mien­tos y co­mi­da cuan­do se en­fren­ta­ran. “Va­rios me de­cían es que na­die ha he­cho es­to, nos lla­ma la aten­ción, es dis­tin­to a lo que se ha vis­to”, cie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.