¿HAY QUE IN­CLUIR A LOS POLOLOS EN LAS VA­CA­CIO­NES FA­MI­LIA­RES?

Si­có­lo­gos coin­ci­den en que ca­da fa­mi­lia de­bie­ra con­ver­sar la de­ci­sión en con­jun­to, y que es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar de se­xo. Los lí­mi­tes de­ben fi­jar­se an­tes de par­tir.

La Hora - - News - Na­ta­lia Heus­ser H.

El año pa­sa­do Ka­ri­na Cru­ces (18) lle­va­ba dos años de po­lo­leo con Wi­lliams So­to (20), cuan­do le pi­dió per­mi­so a sus pa­dres pa­ra su­mar­lo a las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res en el cam­po, en la comuna de Yum­bel, Re­gión del Bio­bío.

“Apro­ve­ché una conversación bue­na on­da pa­ra co­men­tar que que­ría in­vi­tar­lo. Me di­je­ron que sí y ha­bla­ron con am­bos. Nos pi­die­ron al­gu­nas co­sas y no fue­ron es­tric­tos, ni pe­sa­dos. Era el pri­mer via­je por va­rios días, al que tam­bién iban más pa­rien­tes, así que sa­bía­mos que los ojos iban a es­tar cien por cien­to en no­so­tros. Tu­vi­mos va­rias ins­tan­cias pa­ra es­tar so­los, pe­ro siem­pre res­pe­tan­do las nor­mas. No dor­mi­mos jun­tos, ayu­da­mos har­to en las ta­reas ho­ga­re­ñas y es­tu­vi­mos pen­dien­tes de mis pri­mos chi­cos. Sa­be­mos ubi­car­nos y por eso no tu­vi­mos pro­ble­mas”, acla­ra Cru­ces.

Es muy co­mún que en es­tas fe­chas los jó­ve­nes quie­ran in­cluir a sus pa­re­jas en los pa­seos fa­mi­lia­res, una de­ci­sión que pue­de ser di­fí­cil. En­ton­ces, ¿có­mo abor­dar es­te te­ma en ca­sa y no caer en con­flic­tos? Se­gún ex­per­tos, la cla­ve es­tá en te­ner una conversación a fon­do pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma.

“Hay po­lo­las y pololos que son muy que­ri­dos por los sue­gros y cu­ña­dos; y en ese es­ce­na­rio es más fá­cil re­sol­ver el te­ma. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les es­to se tra­ta ca­so a ca­so. Se de­be ha­blar pa­ra que las par­tes ex­pon­gan sus ra­zo­nes y di­fe­ren­cias de opi­nión. Pe­ro el pri­mer pa­so, y el más im­por­tan­te, es que am­bos pa­dres de­ben es­tar de acuer­do”, ex­pli­ca Luis Ris­co, je­fe de la Uni­dad de Tras­torno Bi­po­lar del De­par­ta­men­to de Psi­quia­tría del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­dad de Chi­le y miem­bro del Ins­ti­tu­to Chi­leno de Te­ra­pia Fa­mi­liar.

Pa­ra Ro­dri­go de la Fa­bián, si­coa­na­lis­ta y ex­per­to en ado­les­cen­cia de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, hay va­rios ma­ti­ces que per­mi­ten eva­luar la si­tua­ción. Se­ña­la que no hay una fór­mu­la má­gi­ca y que to­do de­pen­de de los as­pec­tos va­ló­ri­cos y cul­tu­ra­les de las fa­mi­lias.

“Es nor­mal que un hi­jo o una hi­ja quie­ra lle­var a la po­lo­la o al po­lo­lo, al­go que de­be eva­luar­se de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, por­que no es lo mis­mo que lo pi­da un ni­ño de 14 años que un jo­ven de 20. To­man­do en cuen­ta lo an­te­rior, aquí hay tres al­ter­na­ti­vas”, di­ce.

“Una en la que no se otor­ga el per­mi­so pa­ra que la po­lo­la o el po­lo­lo va­ya; otra don­de lo de­jan ir, pe­ro con res­tric­cio­nes; y una úl­ti­ma don­de tam­bién pue­de ir, sin ne­ce­si­dad de que exis­tan re­glas. De las tres, sin du­da la pri­me­ra es la peor, por­que se ex­clu­ye el te­ma y se cie­rra una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra tra­tar te­mas pro­fun­dos con los hi­jos. Es co­mo ta­par­se los ojos an­te una reali­dad. Las de­más op­cio­nes de al­gu­na for­ma se ha­cen car­go del te­ma. Cual­quie­ra de las po­si­bi­li­da­des de­pen­de del es­ti­lo de la fa­mi­lia y de lo que le pa­re­ce más có­mo­do”, pre­ci­sa De la Fa­bián. An­tes de una de­ci­sión, Ma­ría Ele­na Gu­mu­cio, si­có­lo­ga de la Red de Sa­lud UC Ch­ris­tus, afir­ma que hay fac­to­res en jue­go que no se de­ben pa­sar a lle­var, co­mo la edad de los hi­jos, el tiem­po que lle­van po­lo­lean­do y la afi­ni­dad que la fa­mi­lia ten­ga con el po­lo­lo o la po­lo­la. En ca­so de que la res­pues­ta de los pa­dres sea afir­ma­ti­va, re­co­mien­da te­ner una char­la an­tes del via­je pa­ra acla­rar cier­tos pun­tos. Por ejem­plo, aquí se le de­be ex­pli­car al jo­ven las nor­mas bá­si­cas de con­vi­ven­cia fa­mi­liar, co­mo el te­ma de dor­mir en pie­zas se­pa­ra­das, que la vi­si­ta ha­ga su ca­ma o ayu­de en la­bo­res co­ti­dia­nas. “Es vi­tal ha­blar­lo an­tes por­que si las re­glas no es­tán cla­ras des­de el prin­ci­pio, y se em­pie­zan a im­po­ner du­ran­te las va­ca­cio­nes, cuan­do la pa­re­ja es­tá ahí, pue­de re­sul­tar muy in­có­mo­do. Ade­más, po­dría detonar en un con­flic­to”, sos­tie­ne.

“En ge­ne­ral con­ver­sar con los hi­jos, es­pe­cial­men­te si son ado­les­cen­tes, pro­te­ge el víncu­lo y más que un res­guar­do de la se­xua­li­dad, es una ma­ne­ra de man­te­ner una co­mu­ni­ca­ción abier­ta. Dón­de se po­nen los lí­mi­tes, de­pen­de de la di­ná­mi­ca de ca­da fa­mi­lia, por­que hay al­gu­nas más rí­gi­das y otras más re­la­ja­das”, agre­ga Gu­mu­cio.

En lo mis­mo coin­ci­de la si­có­lo­ga So­le­dad Mo­reno, quien agre­ga que es­ta ins­tan­cia lle­va a pre­gun­tar por la se­xua­li­dad de los hi­jos.

“La edu­ca­ción se­xual y los lí­mi­tes al res­pec­to es al­go que se va acor­dan­do en ca­da fa­mi­lia con la par­ti­ci­pa­ción de los hi­jos in­vo­lu­cra­dos, de acuer­do a las creen­cias y va­lo­res co­mu­nes”, fi­na­li­za la di­rec­to­ra so­cial de Lí­nea Li­bre, nú­me­ro te­le­fó­ni­co con­fi­den­cial y gra­tui­to pa­ra ni­ños y jó­ve­nes con pro­ble­mas.

“Es nor­mal que un hi­jo o hi­ja quie­ra lle­var a la po­lo­la o al po­lo­lo, al­go que de­be eva­luar­se de ma­ne­ra par­ti­cu­lar”. Ro­dri­go de la Fa­bián, si­coa­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.