Ni­ño se trans­for­ma en “te­ra­peu­ta” de los neo­yor­qui­nos

A sus 11 años, Ci­ro Or­tiz de­ci­dió dar con­se­jos a los de­más des­pués de su­pe­rar el bull­ying que su­fría en el co­le­gio.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Ci­ro Or­tiz tie­ne on­ce años, le en­can­ta la piz­za y los có­mic, y en­tre otras co­sas, se de­di­ca a es­cu­char y dar­les “con­se­jos emocionales” a de­ce­nas de per­so­nas en el me­tro de Nue­va York. Co­bra dos dó­la­res por “con­sul­ta”, es de­cir, me­nos de $1.400, y la ma­yo­ría de los días se ar­man lar­gas fi­las de per­so­nas que es­pe­ran con­ver­sar con él.

Cuan­do hay buen tiem­po, po­ne su me­sa y sus dos si­llas en la ca­lle, y cuan­do llue­ve o nie­va ins­ta­la su pequeña con­sul­ta en el in­te­rior del me­tro. Ci­ro atien­de so­lo los do­min­go, con “se­sio­nes” que du­ran unos cin­co mi­nu­tos, y ga­na ca­da día un pro­me­dio de 50 dó­la­res.

Ci­ro cur­sa sex­to bá­si­co y gra­cias a su con­sul­ta ca­lle­je­ra sa­lió en la por­ta­da del New York Post. El ni­ño le con­tó al dia­rio que co­men­zó a ha­cer de “te­ra­peu­ta” des­pués de su­frir aco­so es­co­lar. Sin­tió que to­do lo que ha­bía apren­di­do tras esa ma­la ex­pe­rien­cia po­día trans­mi­tir­lo a los de­más pa­ra ayu­dar­les.

Le di­jo al Post que se ha da­do cuen­ta de que los adul­tos se asus­tan por los cam­bios que en­fren­tan. Él les acon­se­ja que los acep­ten, que la vi­da con­sis­te en eso, en los con­ti­nuos cam­bios y por ello no hay que mi­rar atrás.

“Ci­ro es real­men­te sen­si­ble y ha te­ni­do pro­ble­mas”, con­tó al dia­rio su ma­dre, Jas­mi­ne Ae­qui­tas, una poe­ta de 35 años.

“El pri­mer día que es­tu­vo allí es­ta­ba muy ner­vio­so e in­se­gu­ro... Aho­ra mu­chas ve­ces lle­ga di­cien­do: He co­no­ci­do a tan­ta gen­te ma­ra­vi­llo­sa. Voy a ter­mi­nar te­nien­do tan­tos ami­gos”, agre­gó la ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.