Lle­gó el mo­men­to de las de­fi­ni­cio­nes

“La PSU es un even­to im­por­tan­te, pe­ro en nin­gún ca­so vi­tal”, se­ña­la Ale­xis So­to Salcedo, di­rec­tor de la es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, se­de Te­mu­co.

La Hora - - E. Especiales -

Con el re­sul­ta­do de la PSU en la mano, aho­ra hay que con­cen­trar­se en las pos­tu­la­cio­nes. Pa­ra quie­nes tie­nen cla­ro lo que quie­ren es­tu­diar y el pun­ta­je les al­can­za, la si­tua­ción es­tá re­suel­ta. Sin em­bar­go, mu­chos jó­ve­nes no es­tán en esa si­tua­ción. O bien no ob­tu­vie­ron el re­sul­ta­do es­pe­ra­do, o aún no tie­nen cla­ro a qué quie­ren de­di­car­se en el fu­tu­ro. Es­to úl­ti­mo mu­chas ve­ces re­sul­ta di­fí­cil pa­ra las per­so­nas a las que les gus­tan mu­chas áreas di­fe­ren­tes, o tie­nen ha­bi­li­da­des múl­ti­ples. Lo mis­mo pue­de ocu­rrir con per­so­nas con di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je en to­das las áreas o que no se sien­ten mo­ti­va­dos por nin­gu­na ca­rre­ra. El pri­mer pa­so pa­ra es­co­ger una ca­rre­ra es iden­ti­fi­car la vo­ca­ción, o al me­nos las áreas de in­te­rés, pa­ra que tan­to el es­tu­dio co­mo el fu­tu­ro desem­pe­ño pro­fe­sio­nal sean pla­cen­te­ros. Se­gún ex­pli­ca el si­có­lo­go Ale­xis So­to Salcedo,“la vo­ca­ción se pue­de en­ten­der co­mo el agra­do o la fa­ci­li­dad que exis­te pa­ra el desa­rro­llo de una ta­rea es­pe­cí­fi­ca, la que mo­vi­li­za los re­cur­sos de las per­so­nas de ma­ne­ra flui­da y gen­til”. So­to Salcedo, di­rec­tor de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la se­de Te­mu­co de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, aña­de que “la prin­ci­pal ta­rea de la ado­les­cen­cia es el es­ta­ble­ci­mien­to de la iden­ti­dad, que trae con­si­go la iden­ti­fi­ca­ción de pre­fe­ren­cias e in­tere­ses y que de­bie­ra es­tar me­dia­na­men­te lo­gra­do al mo­men­to de ini­ciar la pos­tu­la­ción a la uni­ver­si­dad”. Cuan­do es­to no se ha lo­gra­do, sos­tie­ne So­to, es im­por­tan­te apo­yar el pro­ce­so de au­to­co­no­ci­mien­to per­so­nal, lo que se pue­de re­for­zar uti­li­zan­do test vo­ca­cio­na­les o de in­tere­ses, pe­ro prin­ci­pal­men­te a tra­vés del diá­lo­go con per­so­nas que sean cer­ca­nas y sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra el jo­ven. Fren­te a la in­de­ci­sión, una al­ter­na­ti­va es ma­tri­cu­lar­se en un ba­chi­lle­ra­to.“Hoy en día exis­ten pro­gra­mas de ba­chi­lle­ra­to pa­ra aque­llos es­tu­dian­tes que es­tán un po­co con­fun­di­dos con su elec­ción de ca­rre­ra, a ob­je­to de que pue­dan cur­sar asig­na­tu­ras de for­ma­ción ge­ne­ral pa­ra lue­go op­tar por una ca­rre­ra es­pe­cí­fi­ca”, co­men­ta el si­có­lo­go. En el ca­so de ha­ber de­fi­ni­do una ca­rre­ra, So­to Salcedo re­co­mien­da que, an­tes de pos­tu­lar,“el es­tu­dian­te pue­da co­no­cer al­go de esa ca­rre­ra, re­vi­san­do da­tos de em­plea­bi­li­dad, en­tre­vis­tan­do a al­guien que se desem­pe­ña en la pro­fe­sión es­co­gi­da, etc. De esa for­ma se­lec­cio­na y pos­tu­la con un po­co más de in­for­ma­ción”.

PSI­CO­LO­GÍA PE­RIO­DIS­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.