El tras­torno que lle­va a los ni­ños a co­mer muy po­cos ali­men­tos

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Lla­ma­do ARFID, es una con­duc­ta ali­men­ta­ria se­lec­ti­va que no per­mi­te una bue­na nu­tri­ción. “El ARFID se ca­rac­te­ri­za por ser un com­por­ta­mien­to per­ma­nen­te, no es pa­sa­je­ro co­mo las pa­ta­le­tas”. Clau­dia Quinteros, del Co­le­gio de Nu­tri­cio­nis­tas Universitarios de Chi­le.

La hi­ja de So­le­dad Gar­cía te­nía un año y me­dio cuan­do co­men­zó a re­cha­zar cier­tas co­mi­das, en es­pe­cial las ca­se­ras.

“To­dos los días era lo mis­mo. Só­lo per­mi­tía que le die­ra cua­tro pla­tos: nug­get de po­llo con pu­ré o arroz, vie­ne­sa con arroz, y ta­lla­ri­nes con sal­sa. No co­mía fru­tas ni ver­du­ras, só­lo acep­ta­ba man­za­nas. Me di cuen­ta que su ali­men­ta­ción no cu­bría el re­que­ri­mien­to nu­tri­cio­nal que ne­ce­si­ta­ba y tu­ve que lle­var­la al pe­dia­tra pa­ra que le die­ran vi­ta­mi­nas. Ade­más, pa­ra ella era te­rri­ble ir al ba­ño por­que no ha­bía fi­bra en su die­ta y pre­sen­tó anemia”, cuen­ta Gar­cía.

Pa­ra lo­grar que la ni­ña co­mie­ra, ideó al­gu­nas es­tra­te­gias. “Fue una eta­pa muy di­fí­cil, por­que an­tes no exis­tía el diagnóstico de es­te tras­torno. No ser­vía de na­da cas­ti­gar­la o de­jar­la sin co­mer, por­que sen­ci­lla­men­te no co­mía. Tu­ve que re­cu­rrir a un pro­ce­so de ‘so­cia­li­za­ción’, al­go que se me ocu­rrió que po­día ayu­dar”, re­cuer­da.

“Co­men­cé a in­vi­tar a otros ni­ños y les ofre­cía dis­tin­tas fru­tas pa­ra que las co­mie­ran y así mi hi­ja los imi­ta­ra. Fue al­go muy gra­dual, que du­ró mu­cho tiem­po, pe­ro lo­gré que em­pe­za­ra a co­mer otros ali­men­tos. Hoy me doy cuen­ta que ella me ma­ni­pu­la­ba y que se de­be pe­dir ayu­da cuan­do se de­tec­ta el pro­ble­ma. Aho­ra mi hi­ja tie­ne 13 años y co­me de to­do, me­nos pu­ré”, di­ce es­ta ma­dre.

ARFID (Avoi­dant/Res­tric­ti­ve Food In­ta­ke Di­sor­der, o tras­torno por con­su­mo res­tric­ti­vo de ali­men­tos), se lla­ma es­te nue­vo tras­torno ali­men­ta­rio, que se da es­pe­cial­men­te en ni­ños, y que se ca­rac­te­ri­za por la elec­ción de po­cos ali­men­tos, pro­vo­can­do que no se al­can­cen los ni­ve­les ne­ce­sa­rios nu­tri­cio­na­les y de ener­gía pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo.

Es­te te­ma fue abor­da­do en mar­zo pa­sa­do por la So­cie­dad pa­ra la Sa­lud y Me­di­ci­na del Ado­les­cen­te de EE.UU. (So­ciety for Ado­les­cent Health and Me­di­ci­ne), don­de se ha­bló de los pe­li­gros de es­ta prác­ti­ca, co­mo la pér­di­da de pe­so, dé­fi­cit de cre­ci­mien­to o la de­pen­den­cia nu­tri­cio­nal a su­ple­men­tos ali­men­ta­rios.

Pa­ra la pe­dia­tra es­pe­cia­lis­ta en ado­les­cen­tes de la Cor­po­ra­ción Se­rJo­ven, Fran­cis­ca Co­ro­na, entre un 25 y 50% de los lac­tan­tes y prees­co­la­res tie­nen al­gún gra­do de di­fi­cul­tad con la ali­men­ta­ción y ase­gu­ra que du­ran­te es­tas eda­des es co­mún co­mer se­lec­ti­va­men­te.

Es­ta elec­ción se ba­sa en el re­cha­zo de cier­tos ali­men­tos por su tex­tu­ra, con­sis­ten­cia, co­lor, olor o la sen­sa­ción que les pro­vo­ca. “El peak de la neo­fo­bia (el re­cha­zo a los ali­men­tos nue­vos) es de los 2 a los 6 años y dis­mi­nu­ye gra­dual­men­te con el tiem­po”, di­ce.

Pe­ro a ve­ces es­te tras­torno per­sis­te o se trans­for­ma en un sín­dro­me que de­ja de ser una sim­ple ma­ña.

“El ARFID se ca­rac­te­ri­za por ser un com­por­ta­mien­to per­ma­nen­te, no es pa­sa­je­ro co­mo las pa­ta­le­tas. Por lo ge­ne­ral los ni­ños co­men só­lo ali­men­tos al­tos en gra­sas o pro­ce­sa­dos, y de­jan de la­do to­do lo que sea sa­lu­da­ble. Por ejem­plo, tien­den a in­cli­nar­se por los ce­rea­les, co­mo el pan; a los nug­get; y las pa­pas fri­tas y re­cha­zan lo na­tu­ral. Los pa­dres tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad en es­to por­que hay mu­chos que son muy per­mi­si­vos, y de­jan que sus hi­jos eli­jan qué co­mer, cuán­do y en qué can­ti­da­des, cuan­do no de­bie­se ser así”, acla­ra Clau­dia Quinteros, ase­so­ra del Co­le­gio de Nu­tri­cio­nis­tas Universitarios de Chi­le.

Tri­ni­dad Aran­da, aca­dé­mi­ca de la Es­cue­la de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo, di­ce que hoy los pa­dres de­di­can muy po­co tiem­po a la in­tro­duc­ción de ali­men­tos en los ni­ños y op­tan por lo más fá­cil, lo que ge­ne­ra una ten­den­cia de con­su­mo que pue­de de­ri­var en ARFID.

Agre­ga que es­te tras­torno tam­bién se pue­de des­en­ca­de­nar en in­fan­tes que vi­ven en am­bien­tes de es­trés o dis­fun­cio­na­les.

“Si bien es­ta al­te­ra­ción se ve po­co, ca­da día es más fre­cuen­te. Uno lo de­tec­ta entre los 2 y 3 años, por­que los ni­ños pre­sen­tan con­duc­tas desafian­te con los pa­pás, fren­te a la co­mi­da. Cuan­do es­to se vuel­ve per­ma­nen­te hay que eva­luar­los con especialistas, co­mo si­có­lo­gos, pe­dia­tras y nu­tri­cio­nis­tas”, in­di­ca Aran­da.

Pa­ra re­ver­tir el pro­ble­ma, la ex­per­ta ase­gu­ra que con la ayu­da de un es­pe­cia­lis­ta hay que in­tro­du­cir ali­men­tos pau­la­ti­na­men­te, sin obli­gar al ni­ño, cam­biar las pre­pa­ra­cio­nes, y que vean que otros ni­ños con­su­men ali­men­tos que ellos no.

“Hay que de­tec­tar a tiem­po el ARFID por­que en la ado­les­cen­cia pue­de des­en­ca­de­nar en anore­xia, bu­li­mia o un tras­torno más gra­ve”, fi­na­li­za Aran­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.