Los Maestros: ar­gen­ti­ni­dad piz­ze­ra

La es­cue­la ar­gen­ti­na de piz­zas ne­ce­si­ta­ba un re­pre­sen­tan­te en es­te país. Los Maestros cum­ple con lo esen­cial, pe­ro fa­lla en de­ta­lles cla­ve.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Al­bur­quer­que

La es­cue­la ar­gen­ti­na de piz­zas tie­ne iden­ti­dad pro­pia. Su prin­ci­pal ras­go dis­tin­ti­vo es que cuen­tan con mu­chí­si­ma más mo­za­re­lla de lo nor­mal, y tie­nen una ma­sa a me­dio ca­mino en­tre grin­ga de ca­de­na y a la pie­dra.

En San­tia­go cues­ta en­con­trar re­pre­sen­tan­tes de la tra­di­ción bo­nae­ren­se de piz­zas. Los Maestros vie­ne a su­plir esa fa­len­cia. Ins­pi­ra­dos en la co­ci­na de em­ble­mas por­te­ños co­mo Güe­rrín o Las Cuarte­tas, Los Maestros ofre­ce piz­zas al es­ti­lo ar­gen­to, in­clu­so con la posibilidad de acom­pa­ñar­las con esos tro­zos de ma­sa de ha­ri­na de gar­ban­zo lla­ma­da fai­ná, una in­com­pren­si­ble cos­tum­bre bo­nae­ren­se.

Ubi­ca­da en Pro­vi­den­cia, es­ta piz­ze­ría ofre­ce más de 30 va­rie­da­des, y acá es donde em­pie­zan los pro­ble­mas. Se pi­dió una ca­la­bre­sa ($4.500 la mi­tad pa­ra una per­so­na, $8.200 la piz­za en­te­ra... cuan­do hay ga­nas, cual­quier piz­za se pue­de trans­for­mar en in­di­vi­dual: se pi­dió la en­te­ra) con mo­za­re­lla, acei­tu­nas ne­gras y lon­ga­ni­za.

Usual­men­te, la piz­za ca­la­bre­sa usa lon­ga­ni­za ca­la­bre­sa, un em­bu­ti­do ita­liano sa­bro­so y es­pe­cia­do. Acá, la piz­za lle­gó con una de esas lon­ga­ni­zas que ha­rían ar­quear una ce­ja a cual­quier pa­rri­lle­ro que se res­pe­te. La ca­li­dad del em­bu­ti­do de­ja­ba mu­cho que desear, y la tex­tu­ra evi­den­cia­ba que se tra­ta­ba de esas que es­tán pa­tea­das con pro­teí­na de so­ya y gra­sa.

Un tras­pié se­rio, ya que de­jó la piz­za con po­zas de gra­sa de ma­la ca­li­dad. Y es la­men­ta­ble, por­que el res­to de la piz­za es­ta­ba de ver­dad muy bien: una can­ti­dad muy ge­ne­ro­sa de mo­za­re­lla, una sal­sa de to­ma­te fres­ca y sa­bro­sa, y una ma­sa que de­ja muy bien re­pre­sen­ta­da a la es­cue­la ar­gen­ti­na.

Se­ría bueno que Los Maestros li­mi­ten la ofer­ta de piz­zas a las que de ver­dad pue­dan ela­bo­rar con in­gre­dien­tes de ca­li­dad. Pue­den con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te de la piz­za ar­gen­ta en Chi­le.

Los Maestros Guar­dia Vie­ja 450, Pro­vi­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.