Juan Se­gu­ra vi­vió mu­chas va­ca­cio­nes

Jun­to a ex­per­tos re­pa­sa­mos los prin­ci­pa­les ol­vi­dos y pe­ca­dos ca­pi­ta­les que los au­to­mo­vi­lis­tas y via­je­ros co­me­ten en pe­rio­do de va­ca­cio­nes. Acá, las car­tas que na­die de­be ju­gar.

La Hora - - Motor - Por Ale­xis Ca­res

La uto­pía del bo­ti­quín com­ple­to

El bo­ti­quín de primeros au­xi­lios es una he­rra­mien­ta elemental an­te cual­quier ne­ce­si­dad im­pre­vis­ta. Si bien mu­chos vie­nen he­chos y se com­pran en el co­mer­cio, es acon­se­ja­ble ar­mar­nos nues­tro pro­pio kit con es­tos com­po­nen­tes. La re­co­men­da­ción del Au­to­mó­vil Club de Chi­le lo de­ta­lla así: ga­sas ab­sor­ben­tes, ga­sas frías; par­ches ad­he­si­vos (par­che cu­ri­tas); cin­ta de te­la ad­he­si­va; so­bres con po­ma­da an­ti­bió­ti­ca; pa­ños de lim­pie­za an­ti­sép­ti­cos; al­cohol u otro ti­po de de­sin­fec­tan­te; una pie­za de te­la; más­ca­ra de rea­ni­ma­ción bo­ca a bo­ca (vál­vu­la uni­di­rec­cio­nal); un par de guan­tes que no sean de lá­tex; ti­je­ras; ro­llos de ven­da­je; ga­sa es­te­ri­li­za­da; ter­mó­me­tro oral (que no sea ni de mer­cu­rio ni de vi­drio); ven­da­jes trian­gu­la­res; pin­zas; y me­di­ca­men­tos co­mo anal­gé­si­cos, an­ti in­fla­ma­to­rios, an­ti­dia­rrei­cos, cre­ma pa­ra pi­ca­du­ras, cre­ma pa­ra que­ma­du­ras.

¿Lle­va­mos las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias?

La mo­der­ni­dad de los au­tos más nuevos y la di­gi­ta­li­za­ción de su me­cá­ni­ca lle­va a la di­fun­di­da cer­te­za de que to­do se re­vi­sa cuan­do “en­chu­fan” el vehícu­lo al compu­tador del ser­vi­cio téc­ni­co. Es cier­to, pe­ro eso no qui­ta que du­ran­te nues­tros tras­la­dos de va­ca­cio­nes y oja­lá siem­pre an­de­mos con un ade­cua­do kit de he­rra­mien­tas. Nun­ca se sa­be, dicen los ex­per­tos del Au­to­mó­vil Club de Chi­le, por lo que re­co­mien­dan lle­nar así nues­tro ma­le­tín: des­tor­ni­lla­dor, pin­zas, un jue­go de lla­ves in­gle­sas de bue­na ca­li­dad, cin­ta ad­he­si­va pa­ra man­gue­ras, cin­ta ad­he­si­va pa­ra ca­bles eléc­tri­cos, ex­tin­tor de in­cen­dio vi­gen­te, un jue­go de ca­bles pa­ra es­ta­ble­cer un puen­te en­tre la ba­te­ría des­car­ga­da y otra car­ga­da, una ga­ta pa­ra le­van­tar el au­to, lla­ve cruz en el vehícu­lo, se­ña­les lu­mi­no­sas, en­cen­de­dor, guan­tes de se­gu­ri­dad, co­rrea pa­ra ti­rar el au­to.

El vehícu­lo so­bre­car­ga­do

Al mo­men­to de car­gar el vehícu­lo se de­be con­si­de­rar que el pe­so apli­ca­do mo­di­fi­ca su cen­tro de gra­ve­dad, en con­se­cuen­cia la con­duc­ción del mis­mo y, por en­de, la se­gu­ri­dad. Pa­ra evi­tar que es­to ocu­rra, el ex­per­to Alejandro Jea­me, ge­ren­te téc­ni­co de Chrys­ler, se­ña­la que lo re­co­men­da­ble es apli­car las car­gas de ma­yor pe­so y vo­lu­men en las zo­nas más ba­jas de los com­par­ti­mien­tos de car­ga. “De­be evi­tar­se car­gar zo­nas co­mo las ban­de­jas tras los asien­tos, pues los ele­men­tos allí ubi­ca­dos pue­den fá­cil­men­te ser pro­yec­ta­dos ha­cia ade­lan­te al mo­men­to de una fre­na­da de emer­gen­cia. De ser ne­ce­sa­rio, se po­dría ubi­car ma­le­tas y con­te­ne­do­res ce­rra­dos en el asien­to tra­se­ro, ayu­dán­do­se con el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad pa­ra su­je­tar di­chas car­gas”, de­ta­lla. Cuan­do el equi­pa­je es mu­cho, re­co­mien­da usar pa­rri­llas y por­tae­qui­pa­jes so­bre el te­cho y ca­rros de arras­tre que, eso sí, con­su­men com­bus­ti­ble.

La rue­da de re­pues­to des­in­fla­da

Mu­chos, por flo­je­ra y de­sidia, a lo más se dan el tiem­po de dar unas pa­ta­di­tas a los cau­chos y no re­vi­san el co­rrec­to in­fla­do de los neu­má­ti­cos. “Si es­tán du­ros, es­ta­mos ok”, sue­le re­zar la des­cui­da­da con­cien­cia de nues­tro au­to­mo­vi­lis­ta. Sin em­bar­go, lo es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que ni si­quie­ra esa du­re­za es si­nó­ni­mo de que to­do es­té bien. Mu­chas ve­ces hay dis­pa­ri­dad de la me­di­da de in­fla­do y es­to es per­ju­di­cial pa­ra el con­su­mo de com­bus­ti­ble y la es­ta­bi­li­dad ideal del vehícu­lo. Por eso, cer­ti­fi­car que la pre­sión de in­fla­do sea la mis­ma en las cua­tro rue­das es elemental. Lo mis­mo co­rre pa­ra el neu­má­ti­co de re­pues­to, otro de los eter­nos ol­vi­da­dos de nues­tro au­to­mó­vil. Ade­más, es im­pres­cin­di­ble an­dar con una lin­ter­na que nos ase­gu­re la ope­ra­ción si de­be­mos cam­biar un neu­má­ti­co en una zo­na os­cu­ra o mal ilu­mi­na­da. Nun­ca nos con­fie­mos ple­na­men­te en la “lin­ter­na” de nues­tros ce­lu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.