Hai­tia­nos ce­le­bra­rán en Chi­le su día de in­de­pen­den­cia

Des­de las 19 ho­ras del do­min­go, es­ta co­mu­ni­dad fes­te­ja­rá en la Pla­za de Qui­li­cu­ra.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

El do­min­go 1 de enero es la fies­ta pa­tria y en Qui­li­cu­ra se rea­li­za­rá una ac­ti­vi­dad es­pe­cial.

El 1 de enero re­pre­sen­ta una ca­tar­sis co­lec­ti­va pa­ra to­do oc­ci­den­te, en la que se in­ten­ta de­jar atrás lo ma­lo del pa­sa­do y se mi­ra con es­pe­ran­za al fu­tu­ro.

Pa­ra los hai­tia­nos, sin em­bar­go, es­ta fe­cha tie­ne un sig­ni­fi­ca­do mu­cho más com­ple­jo: ese día, en 1804, Jean Jac­ques Des­sa­li­nes pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia de Hai­tí, que se trans­for­mó en la pri­me­ra re­pú­bli­ca ne­gra en con­se­guir su li­ber­tad.

Fue el se­gun­do país de Amé­ri­ca, des­pués de Es­ta­dos Uni­dos, en in­de­pen­di­zar­se de Europa y el pri­me­ro en el que una re­be­lión de es­cla­vos desem­bo­có di­rec­ta­men­te en la crea­ción de un Es­ta­do.

Por eso, los hai­tia­nos celebran el Año Nue­vo con un sen­ti­mien­to es­pe­cial que no los aban­do­na, pe­se a ha­ber de­ja­do su tie­rra. Es el ca­so de Wid­ner Da­re­lin, quien lle­va más de nue­ve años vi­vien­do en Chi­le y es­te año, por pri­me­ra vez, or­ga­ni­za­rá un even­to pú­bli­co pa­ra con­me­mo­rar es­ta im­por­tan­te fe­cha.

Des­de las 19 ho­ras de es­te 1 de enero, con­vo­ca a la co­mu­ni­dad hai­tia­na, y a los in­tere­sa­dos, a un acto de ce­le­bra­ción que se rea­li­za­rá en la Pla­za de Qui­li­cu­ra. “Es una fies­ta que va­mos a or­ga­ni­zar pa­ra mos­trar que nues­tra cul­tu­ra es­tá vi­va y si­gue sien­do par­te de nues­tra vi­da, que a pe­sar de es­tar vi­vien­do en otro país, lle­va­mos a Hai­tí con no­so­tros”, ex­pli­ca.

Da­re­lin, que ad­mi­nis­tra la pá­gi­na de Fa­ce­book “Co­mu­ni­dad hai­tia­na en Chi­le”, ex­pli­ca que la ce­le­bra­ción del Año Nue­vo no es­tá com­ple­ta pa­ra ellos si no se reúnen en torno al rit­mo del kon­pa, que es un rit­mo bai­la­ble, y el vu­dú, que es lo que es­cu­chan ce­re­mo­nial­men­te los cre­yen­tes de esa re­li­gión.

“Tam­bién exis­te una gran pro­por­ción de hai­tia­nos evan­gé­li­cos, que celebran es­ta fe­cha con una gran mi­sa”, re­la­ta.

Emmanuel Ci­méus, en tan­to, di­ce que le da­rá un ca­rác­ter fa­mi­liar a es­ta im­por­tan­te fe­cha, en su ca­sa de Lo Es­pe­jo. “El pri­me­ro de enero es un día fa­mi­liar pa­ra con­me­mo­rar y hon­rar a nues­tros an­ces­tros, a aque­llos que no per­mi­tie­ron que si­guié­ra­mos sien­do es­cla­vos”, in­di­ca.

Ci­méus lle­gó a Chi­le ha­ce cin­co años y aho­ra tra­ba­ja aten­dien­do pú­bli­co en el De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, al tiem­po que es­tu­dia tra­ba­jo so­cial en la Uni­ver­si­dad Miguel de Cer­van­tes.

Con es­ta vo­ca­ción, creó la Or­ga­ni­za­ción So­cio­cul­tu­ral de los Hai­tia­nos en Chi­le (OSCHEC), que pres­ta ayu­da a las per­so­nas pro­ce­den­tes de ese país que ne­ce­si­tan apo­yo idio­má­ti­co, sa­ni­ta­rio o le­gal.

“Te­ne­mos bas­tan­tes tra­di­cio­nes que va­mos a man­te­ner vi­vas donde va­ya­mos. La prin­ci­pal, pa­ra mí, es la so­pa de za­pa­llo. En Hai­tí siem­pre se cul­ti­vó mu­cho za­pa­llo, pe­ro an­tes los es­cla­vos no te­nían de­re­cho a co­mer lo que cul­ti­va­ban con sus pro­pias ma­nos. Por eso to­ma­mos so­pa de za­pa­llo el 1 de enero, co­mo un sím­bo­lo de nues­tra li­ber­tad”, cuen­ta.

Ci­méus di­ce que el pa­so del 2016 al 2017 lo pa­sa­rá co­mo cual­quie­ra, pe­ro al día si­guien­te cum­pli­rá con to­dos los ri­tos de su cul­tu­ra. “No­so­tros te­ne­mos la cos­tum­bre de com­par­tir la co­mi­da ese día. Pre­pa­ra­mos una co­mi­da, cual­quier co­sa, y se la re­ga­la­mos a los ve­ci­nos. Es una for­ma de desear que el año que empieza sea prós­pe­ro pa­ra to­dos”, di­ce.

“El 1 de enero es un día fa­mi­liar pa­ra hon­rar a nues­tros an­ces­tros que nos li­be­ra­ron de la es­cla­vi­tud”. Emmanuel Ci­méus, Sec. Eje­cu­ti­vo OSCHEC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.