Con mos­ca del vi­na­gre in­ves­ti­gan tratamiento para Alz­hei­mer y Par­kin­son

El in­sec­to per­mi­te in­da­gar po­si­bles in­ter­ven­cio­nes con­tra pa­to­lo­gías co­mo Alz­hei­mer y Par­kin­son.

La Hora - - News - Em­ma An­tón

La doc­to­ra Flo­ren­cia Tevy, in­ves­ti­ga­do­ra y pro­fe­so­ra asis­ten­te del Cen­tro de Ge­nó­mi­ca y Bioin­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, di­ri­ge una in­ves­ti­ga­ción que tie­ne por ob­je­to de es­tu­dio una mos­ca que per­mi­ti­ría desa­rro­llar te­ra­pias con­tra el en­ve­je­ci­mien­to.

La mos­ca del vi­na­gre o Drosophila melanogaster es un in­sec­to de tres mi­lí­me­tros de lon­gi­tud y com­par­te un 80% de su ADN con los se­res hu­ma­nos, lo que su­ma­do a una ex­pec­ta­ti­va de vi­da de só­lo dos me­ses, la con­vier­te en un atrac­ti­vo or­ga­nis­mo para el es­tu­dio de en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas.

“Cier­ta­men­te la for­ma de los ór­ga­nos de la mos­ca del vi­na­gre es dis­tin­ta a la for­ma de los ór­ga­nos hu­ma­nos. Sin em­bar­go, es­te in­sec­to com­par­te ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les con las per­so­nas: tie­ne un ce­re­bro que se en­car­ga de la me­mo­ria y que es­tá conectado al múscu­lo para con­tro­lar los as­pec­tos lo­co­mo­to­res”, de­ta­lla la doc­to­ra Tevy.

Ade­más, agre­ga que un as­pec­to sor­pren­den­te de la Drosophila melanogaster es que con el pa­so del tiem­po tam­bién ma­ni­fies­ta pro­ble­mas de me­mo­ria y de dis­ca­pa­ci­dad lo­co­mo­to­ra. Por ese mo­ti­vo, y por el por­cen­ta­je de ADN que tie­ne en co­mún con los hu­ma­nos, es uti­li­za­da co­mo mo­de­lo para desa­rro­llar te­ra­pias far­ma­co­ló­gi­cas que puedan ayu­dar a com­ba­tir los efec­tos y avan­ces del Alz­hei­mer y el Par­kin­son.

“Que­re­mos sa­ber cuá­les son los me­ca­nis­mos co­mu­nes y dis­tin­tos en­tre el en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble y aquel que ocu­rre cuan­do el adul­to ma­yor tie­ne en­fer­me­da­des. El ob­je­ti­vo de nues­tro la­bo­ra­to­rio no es alar­gar la vi­da, sino que ver al­ter­na­ti­vas para que nues­tros an­cia­nos vivan me­jor. ‘Sú­per vie­jo y sú­per sa­lu­da­ble’, esa es la con­sig­na de nues­tro la­bo­ra­to­rio y las in­ves­ti­ga­cio­nes que es­ta­mos rea­li­zan­do en la Drosophila orien­tan nues­tro tra­ba­jo ha­cia ese ob­je­ti­vo”, se­ña­la la aca­dé­mi­ca.

Tevy des­ta­ca la im­por­tan­cia de lle­var a ca­bo es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes en nues­tro país, de­bi­do a que nues­tra ge­né­ti­ca, há­bi­tos y cos­tum­bres son di­fe­ren­tes a las de Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa, que es don­de se desa­rro­llan los prin­ci­pa­les es­tu­dios de en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble.

“Ne­ce­si­ta­mos im­ple­men­tar nues­tras pro­pias te­ra­pias, di­se­ña­das de acuer­do a nues­tra ge­né­ti­ca, nues­tra ali­men­ta­ción, cos­tum­bres, nivel de edu­ca­ción y en­torno so­cial. Tra­ta­mien­tos que puedan en­tre­gar so­lu­cio­nes reales y efec­ti­vas a nues­tros ha­bi­tan­tes. Y Chi­le pue­de in­no­var en la ma­te­ria, sobre to­do en lo que se re­fie­re a pa­to­lo­gías aso­cia­das a la edad”, des­ta­ca.

La Drosophila melanogaster tie­ne una ex­pec­ta­ti­va de vi­da de só­lo dos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.