Con­se­jos para el verano post PSU

Es bueno que los jó­ve­nes se de­di­quen a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que pos­ter­ga­ron du­ran­te el año.

La Hora - - Educación - Na­ta­lia Heus­ser

Ya fue ren­di­da la PSU y el pró­xi­mo 11 de enero se en­tre­ga­rán los re­sul­ta­dos de las pos­tu­la­cio­nes. Para los jó­ve­nes que es­tán en esta es­pe­ra, ex­per­tos su­gie­ren que or­ga­ni­cen y pla­ni­fi­quen ac­ti­vi­da­des lú­di­cas, prac­ti­quen de­por­tes, par­ti­ci­pen en en­cuen­tros con ami­gos y reali­cen todas las ac­ti­vi­da­des que se de­ja­ron pen­dien­tes o re­le­ga­das por la exi­gen­cia de los úl­ti­mos me­ses pre­vios a la prue­ba.

En se­gun­do lu­gar, re­co­mien­dan recuperar el normal desa­rro­llo de las ac­cio­nes co­ti­dia­nas, co­mo dor­mir una can­ti­dad de ho­ras ade­cua­das para un normal fun­cio­na­mien­to, ya que mu­chos es­tu­dian­tes pre­sen­ta­ron al­te­ra­cio­nes del sue­ño du­ran­te el trans­cur­so del año y de las úl­ti­mas se­ma­nas por mo­ti­vos de es­trés o an­gus­tia.

“Por úl­ti­mo, si se iden­ti­fi­ca aún un nivel de an­sie­dad al­to, se­ría im­por­tan­te ba­jar esos ín­di­ces con prác­ti­cas co­mo el yo­ga, la me­di­ta­ción, el de­por­te o so­li­ci­tar una opi­nión pro­fe­sio­nal si fue­se ne­ce­sa­rio”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Bea­triz Ri­ve­ra, di­rec­to­ra de orien­ta­ción de Preu­ni­ver­si­ta­rio Pe­dro de Valdivia.

Sa­lir de un año es­tre­san­te, para la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes que egre­sa­ron del co­le­gio, es un pro­ce­so li­be­ra­dor. De­jar atrás el uni­for­me y una lar­ga eta­pa con ho­ra­rios es­truc­tu­ra­dos im­pli­ca una sen­sa­ción de emo­ción. Por eso di­cen que las va­ca­cio­nes post PSU son unas de las más re­cor­da­das.

Lue­go de los re­sul­ta­dos de las pos­tu­la­cio­nes y el pro­ce­so de ma­trí­cu­las, es bueno te­ner un me­re­ci­do des­can­so.

No hay que ol­vi­dar que se de­ben apro­ve­char al má­xi­mo es­tos dos me­ses, ya que es una pe­que­ña tran­si­ción de ado­les­cen­te a adul­to. Por eso se acon­se­ja que, apar­te de pa­sar­lo bien, tam­bién hay que pen­sar en las me­tas, las as­pi­ra­cio­nes y los de­seos.

Ya de ca­ra a mar­zo las co­sas cam­bian y hay que po­ner el en­fo­que en los nue­vos desafíos.

“Un pri­mer ele­men­to a des­ta­car y te­ner en cuen­ta es que los es­tu­dios su­pe­rio­res de­man­dan una ma­yor in­de­pen­den­cia de los es­tu­dian­tes. Es una eta­pa don­de los alum­nos de­ben te­ner au­to­no­mía y or­ga­ni­zar sus tiem­pos y exi­gen­cias de es­tu­dio. Es im­por­tan­te en­ten­der que de aho­ra en ade­lan­te ca­da uno de ellos se­rá res­pon­sa­ble de sus apren­di­za­jes y de lo que vie­ne para el fu­tu­ro”, di­ce Ri­ve­ra.

Para pla­ni­fi­car el año aca­dé­mi­co, los alum­nos de­ben usar la pri­me­ra y se­gun­da se­ma­na de in­gre­so a una ca­rre­ra, cuan­do co­noz­can su car­ga ho­ra­ria. Así, po­drán or­ga­ni­zar la dis­tri­bu­ción de ho­ras de es­tu­dio per­so­nal y el tiem­po que des­ti­na­rán para la re­crea­ción, al­go que per­mi­ti­rá man­te­ner un equi­li­brio en la vi­da y ale­jar el es­trés.

“Ade­más, en ese pe­río­do se su­gie­re des­ta­car aque­llas asig­na­tu­ras que le re­por­ten un nivel de di­fi­cul­tad ma­yor, para to­mar ac­cio­nes que in­clu­yan, por ejem­plo, más de­di­ca­ción de tiem­po de es­tu­dio para aque­llas cá­te­dras o so­li­ci­tar ayu­da de ins­tan­cias de apo­yo aca­dé­mi­co que en­tre­gan al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes”.

Res­pec­to a co­sas más prác­ti­cas pre­vio al in­gre­so, “es im­por­tan­te con­si­de­rar tam­bién que es pri­mor­dial fa­mi­lia­ri­zar­se con la ma­lla cu­rri­cu­lar y los pre-re­qui­si­tos de ca­da asig­na­tu­ra du­ran­te el desa­rro­llo de la ca­rre­ra. Ade­más, si el alumno lo con­si­de­ra ne­ce­sa­rio para lle­gar con más se­gu­ri­dad, un par de se­ma­nas an­te­rior al in­gre­so a cla­ses, se pue­den re­pa­sar al­gu­nos con­te­ni­dos mí­ni­mos se­gún la ca­rre­ra”, acla­ra Ri­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.