Un lu­gar don­de gri­tar

La Hora - - En 2 Minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Con suer­te co­no­cía pe­da­zos de ape­nas un par de can­cio­nes, pe­ro eso era lo de me­nos. No le im­por­ta­ba tam­po­co sa­ber­se ya no en edad de es­tar en un con­cier­to en­tre ado­les­cen­tes que de­rro­cha­ban la vi­da en­tre la re­bel­día y apren­der a so­nar­se. Lo su­yo iba por otro la­do. Es al­go que la opri­me des­de que su ma­dre ha­bía muer­to sin avi­so, que la es­tru­ja des­de ese fu­ne­ral en que, co­mo ac­to de ra­bia, no qui­so ni llo­rar ni que lo con­so­la­ran. Des­de en­ton­ces, ha­ce más de quin­ce años, la angustia le va ro­ban­do el ai­re po­co a po­co sin de­jar­le es­pa­cio pa­ra lo que bus­ca has­ta aho­ra sin salida: un lu­gar en el que pue­da desaho­gar­se con un gri­to. No lo en­cuen­tra. Y el gri­to acu­mu­la sus pe­lu­sas de­ba­jo del al­ma has­ta en­su­ciar­le la exis­ten­cia. Se ha vuel­to más hos­ca, más ca­lla­da, co­mo si la fal­ta de ese con­sue­lo fue­ra un eco re­tum­ban­do ha­cia aden­tro, re­bo­tán­do­le en ca­da en­tra­ña sin re­me­dio. Por su­pues­to que bus­ca al­ter­na­ti­vas, pe­ro los ma­sa­jes, el yo­ga y el an­di­nis­mo no han cum­pli­do las pro­me­sas. El gri­to acu­mu­la­do, que­man­do co­mo hie­lo, le ara­ña ro­gan­do por sa­lir. No co­mo un llan­to ni co­mo una ex­plo­sión. Só­lo co­mo lo que es: un gri­to. La ta­rea es tan di­fí­cil co­mo in­com­pren­di­da. Ha ido al es­ta­dio, pe­ro el gri­to que le sa­le cuan­do el ár­bi­tro co­bra mal es otro, uno for­za­do, dis­tin­to. Lo ha in­ten­ta­do ejer­ci­tan­do la ópe­ra –ya lo ha­bía he­cho cuan­do jo­ven– pe­ro en­ton­ces só­lo lo­gra bo­tar ai­res en­to­na­dos. A ve­ces va al ce­rro, pe­ro no en­cuen­tra un mo­men­to a so­las pa­ra gri­tar. Lo su­yo es pa­ra lar­go, pa­ra de­fi­ni­ti­vo, así que a me­nu­do re­gre­sa aún más atra­gan­ta­da con esa ra­bia con­te­ni­da. Tam­po­co le sir­vió el re­ci­tal. Lo su­yo es su gri­to, pro­pio, no com­par­ti­do. Y mien­tras más lo ol­vi­da, más apa­re­ce. Qui­zás al­gún día en­cuen­tre con­sue­lo. Cuan­do eso pa­se, tal vez se es­cu­che un ca­ñón o un ale­teo. Co­mo sea, ese día co­no­ce­rá el ali­vio, que es don­de exis­ten to­dos los gri­tos li­be­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.