La An­to­je­ría: panes bien pen­sa­dos

Son los pe­que­ños de­ta­lles los que ha­cen des­ta­car a es­ta san­gu­che­ría en Pro­vi­den­cia. Eso, y un que­so gri­lla­do es­pec­ta­cu­lar.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Al­bur­quer­que

Una co­sa pri­me­ro que to­do: hay una es­pe­cie de chis­te dan­do vuel­tas en re­des so­cia­les so­bre la abun­dan­cia de lo­ca­les en Pro­vi­den­cia que tie­nen el su­fi­jo “ería”. Es fo­me ex­pli­car una bro­ma, pe­ro el co­men­ta­rio con­tie­ne una crí­ti­ca ha­cia los co­mer­cios que to­man es­te ti­po de nom­bres es­pe­ran­do apro­piar­se sin ma­yor mé­ri­to de un au­ra ar­te­sa­nal o de ne­go­cio de ba­rrio, con pre­cios ex­clu­yen­tes. Pe­ro La An­to­je­ría tie­ne cre­den­cia­les más allá de su nom­bre.

Vues­tro servidor lle­gó a es­ta san­gu­che­ría en Ro­mán Díaz y Elio­do­ro Yá­ñez y se to­pó con un mal au­gu­rio; una me­sa ti­po Té Club de 20 per­so­nas. Una or­den com­pli­ca­da pa­ra cual­quier co­ci­na, que pue­de ha­cer que cual­quier otra me­sa que ha­ya pe­di­do des­pués ten­ga que es­pe­rar qui­zás cuán­to por su pla­to.

Pe­ro no fue así. Tras una de­mo­ra pru­den­te, a la me­sa lle­gó el pe­di­do. Se pi­dió una “Mo­re­na­za”; una ham­bur­gue­sa con ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da con cerveza mo­re­ni­ta, pe­pi­ni­llos y que­so gri­lla­do ($7.400). La ham­bur­gue­sa, la car­ne en sí, sa­có aplau­sos. Una muy bien pen­sa­da mez­cla de car­ne, ali­ña­da ape­nas lo su­fi­cien­te pa­ra que des­ta­que el sa­bor de la car­ne. La ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da te­nía po­co sa­bor a mal­ta, pe­ro es­ta­ba he­cha co­mo tie­ne que ser. Mu­chas san­gu­che­rías so­frién un po­co de ce­bo­lla con azú­car pa­ra sal­tar­se el lar­go pro­ce­so de ca­ra­me­li­za­ción, pe­ro en La An­to­je­ría es­ta­ba de un pro­fun­do co­lor ca­ra­me­lo. El que­so, que ca­si siem­pre es ape­nas un de­ta­lle, acá co­bra­ba pro­ta­go­nis­mo al es­tar gri­lla­do. Ri­co co­mo esos tro­zos de que­so que se caen al tos­ta­dor cuan­do uno se ha­ce un pan.

Se no­ta que en La An­to­je­ría cui­dan los de­ta­lles. Las pa­pas fri­tas que cus­to­dia­ban el pan se no­ta­ban que ha­bían si­do fri­tas dos ve­ces, co­mo di­ce el Ma­nual de la Pa­pa Fri­ta. Y un ají en es­ca­be­che al cos­ta­do le apor­ta­ba un ne­ce­sa­rio (y op­ta­ti­vo) pi­cor al sán­gu­che.

La An­to­je­ría ha­ce mé­ri­to pa­ra car­gar el su­fi­jo. Los pla­tos es­tán bien crea­dos, co­mo pa­ra ha­cer un nom­bre en­tre tan­ta san­gu­che­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.