Po­lé­mi­co de­cre­to en Brasil en­tre­ga po­de­res a Je­su­cris­to pa­ra di­ri­gir al­cal­día

La Hora - - Mundo - Cecilia Ri­ve­ra H.

El re­cién asu­mi­do al­cal­de de la lo­ca­li­dad bra­si­le­ña de Gua­nam­bí, Jai­ro Silveira Ma­gal­haes (fo­to), pu­bli­có un po­lé­mi­co de­cre­to en el que otor­gó ple­nos po­de­res al “hi­jo de Dios” pa­ra cus­to­diar y di­ri­gir la ciu­dad. “De­cla­ro que es­ta ciu­dad per­te­ne­ce a Dios y que to­dos los sec­to­res de la al­cal­día es­tán ba­jo la co­ber­tu­ra del al­tí­si­mo. Es­ta­rán su­je­tas al Se­ñor Je­sús Cris­to de Na­za­ret”, ase­gu­ró. Ade­más, can­ce­ló “en nom­bre de Je­sús” to­dos los pac­tos rea­li­za­dos con “otros dio­ses o en­ti­da­des es­pi­ri­tua­les. Y mi pa­la­bra es irre­vo­ca­ble”, sen­ten­ció. El de­cre­to ge­ne­ró gran re­vue­lo en Brasil, por lo que Ma­gal­haes se vio obli­ga­do a pe­dir dis­cul­pas pú­bli­cas y re­cal­car que res­pe­ta to­dos los cre­dos. años tie­ne la Rei­na Isa­bel II, so­be­ra­na de In­gla­te­rra.

Uno de los pasatiempos de la Rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra es pa­sear por el Pa­la­cio de Buc­king­ham du­ran­te la no­che. Sin em­bar­go, en una oca­sión, es­ta cos­tum­bre pu­do cos­tar­le la vi­da. Du­ran­te uno de esos pa­seos noc­tur­nos un guar­dia de la ca­sa real la con­fun­dió con un in­tru­so y ca­si le dis­pa­ra. Por suer­te, el fun­cio­na­rio reac­cio­nó a tiem­po y evi­tó una tra­ge­dia.

La anéc­do­ta fue de­ta­lla­da es­ta se­ma­na por el dia­rio The Times, ci­tan­do al aho­ra ex guar­dia del pa­la­cio, sin es­pe­ci­fi­car la fe­cha de lo su­ce­di­do.

Se­gún ha­bría con­ta­do el hom­bre, el he­cho ocu­rrió a las tres de la ma­ña­na mien­tras él rea­li­za­ba una ron­da de vi­gi­lan­cia en el pe­rí­me­tro del pa­la­cio. En ese mo­men­to vio una som­bra en la os­cu­ri­dad y pen­só que era un in­tru­so.

Al no dis­tin­guir la iden­ti­dad de la fi­gu­ra, el fun­cio­na­rio gri­tó “¿quién es?”. La rei­na, que ha­bía sa­li­do a to­mar ai­re por­que no po­día dor­mir, se mos­tró y él ex­cla­mó “¡mal­di­ta sea!, su Ma­jes­tad, ca­si le dis­pa­ro”. Tras el in­ci­den­te, y an­te su vo­ca­bu­la­rio inade­cua­do, él es­pe­ra­ba una re­pri­men­da, pe­ro la tran­qui­la res­pues­ta de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.