Pro­ble­mas de die­ta

La Hora - - Deportes -

La co­mi­da y el rit­mo de vi­da, coin­ci­den quie­nes han vi­si­ta­do Chi­na, son dos as­pec­tos que mar­can el cho­que cul­tu­ral. “Las aglo­me­ra­cio­nes en las ca­lles exis­ten, pe­ro no es muy dis­tin­to a lo que ocu­rre en Sao Pau­lo o en Mé­xi­co. Na­die en­tien­de quien eres, pe­ro tam­po­co se dan cuen­ta. El asiá­ti­co, en ge­ne­ral, es mu­cho más en­ce­rra­do en su mu­ndo. Si atro­pe­llan un pea­tón en la ca­lle na­die le da ma­yor im­por­tan­cia, van en la su­ya. De to­das ma­ne­ras sien­to que Chi­na es más amis­to­so que Co­rea, ahí sí que es com­ple­jo”, di­ce Vi­lla­nue­va. “La idio­sin­cra­sia del chino es de mu­cha obe­dien­cia, muy or­de­na­do. Yo po­día an­dar tran­qui­lo por la ca­lle. Cas­ti­gan mu­cho la de­lin­cuen­cia, eran muy es­tric­tos con eso. Lo más com­pli­ca­do era el te­ma de las co­mi­das. Si que­ría car­ne, de­bía via­jar una ho­ra a otra ciu­dad don­de ha­bía un Wal­mart”, re­ve­la Ver­ga­ra. Ian Wal­ker, ex por­te­ro del Tot­ten­ham y en­tre­na­dor de ar­que­ros del Shen­hua, ex­pre­só abier­ta­men­te sus pro­ble­mas de adap­ta­ción al dia­rio lo­cal South Chi­na Mor­ning Post: “Lo peor es la co­mi­da. No me han ser­vi­do to­da­vía pe­rro y me di­je­ron que ya no se ha­ce, pe­ro una vez me sir­vie­ron una ham­bur­gue­sa sos­pe­cho­sa. Tam­bién es com­pli­ca­do cru­zar la ca­rre­te­ra, ol­ví­da­te de los pa­sos de pea­tón. Es muy rui­do­so, to­do el mu­ndo to­ca la bo­ci­na ca­da cin­co se­gun­dos”, ex­pli­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.