Chi­le por ca­pí­tu­los

La Hora - - Entrevista - Tex­tos Ar­tu­ro Fi­gue­roa B. Fo­to­gra­fía Ga­briel Ga­ti­ca R.

E s li­te­ral: no ca­ben más li­bros en la ofi­ci­na del his­to­ria­dor Ale­jan­dro San Fran­cis­co. Los tie­ne en las pa­re­des, en su es­cri­to­rio, ca­si en cual­quier rin­cón. Vi­ve jor­na­das agi­ta­das el di­rec­tor ge­ne­ral del pro­yec­to de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián (USS) His­to­ria

de Chi­le 1960-2010, pues aca­ban de pu­bli­car dos to­mos de una in­ves­ti­ga­ción so­bre ese pe­río­do re­cien­te del país. Y el ob­je­ti­vo es com­ple­tar na­da me­nos que ca­tor­ce.

“Se pue­de ha­cer his­to­ria re­cien­te pe­ro hay que te­ner cla­ro que hay li­mi­ta­cio­nes”, jus­ti­fi­ca. Por ejem­plo, él tie­ne 47 años y ha vi­vi­do en car­ne pro­pia par­te del pe­río­do que es­tu­dian.

-¿Có­mo se evi­ta que el jui­cio per­so­nal “con­ta­mi­ne” el re­la­to?

-El in­ves­ti­ga­dor de­be sus­pen­der sus jui­cios y ce­ñir­se a lo que di­cen la do­cu­men­ta­ción y sus otras fuen­tes. La ri­gu­ro­si­dad en el tra­ba­jo es cla­ve y, en nues­tro ca­so, se tra­tó de uno co­lec­ti­vo. En el pri­mer to­mo par­ti­ci­pa­mos seis in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de His­to­ria de la USS y en el se­gun­do su­ma­mos a don Ser­gio Ca­rras­co, pro­fe­sor de la U. de Con­cep­ción. Eso ayu­da mu­cho. Pro­fun­di­za­mos más, dis­cu­ti­mos y com­ple­men­ta­mos las vi­sio­nes.

-¿Y se pue­de ha­cer una re­vi­sión his­tó­ri­ca de una épo­ca tan re­cien­te?

-Si mi­ras lo que es­tá pa­san­do en Europa, es­te 2017 se con­me­mo­ran los cien años de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que pe­ro a fi­nes del año pa­sa­do se con­me­mo­ra­ron los 25 años de la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca. Y hay mu­chos li­bros so­bre eso. Se pue­de pe­ro, por ejem­plo, ha­brá tes­ti­gos no fa­lle­ci­dos que to­da­vía no re­ve­lan to­do lo que sa­ben, ar­chi­vos di­plo­má­ti­cos que aún no es­tán abier­tos, et­cé­te­ra.

-Es tem­po­ra­da de lec­tu­ras de ve­rano. ¿Qué par­ti­cu­la­ri­da­des tie­nen es­tos dos to­mos de su His­to­ria de Chi­le y que po­dría mo­ti­var a al­guien leer­los aho­ra?

-Que al ser una his­to­ria que va de 1960 al 2010, pa­ra mu­chos se tra­ta de una que han vi­vi­do o so­bre la que tie­nen re­cuer­dos. Tam­bién que es una épo­ca en la que ocu­rrie­ron gran­des trans­for­ma­cio­nes, las que nos per­mi­ten com­pren­der el Chi­le de hoy.

-¿Hay al­gún año que pue­da con­si­de­rar­se la cla­ve de to­do es­te pe­río­do?

-No­so­tros al fi­nal del to­mo 1 de­ci­mos que hay tres años de­ci­si­vos pa­ra Chi­le, que van de 1956 a 1958. Ahí se pro­du­ce el con­ve­nio que abre el ca­mino pa­ra la eco­no­mía del fu­tu­ro, en­tre la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y la U. de Chica­go. Ahí Jor­ge Ales­san­dri y Eduar­do Frei Mon­tal­va fue­ron ele­gi­dos se­na­do­res por San­tia­go, con lo cual se le­van­tan sus fi­gu­ras y am­bos que­dan ad por­tas de la Pre­si­den­cia. Ahí se unen los par­ti­dos So­cia­lis­ta y Co­mu­nis­ta, que an­tes es­ta­ban bas­tan­te di­vi­di­dos, en el FRAP, que es un an­te­ce­den­te de la Uni­dad Po­pu­lar. A eso se agre­ga la to­ma de la po­bla­ción La Vic­to­ria del año 1957, co­mo un hi­to de la grie­ta so­cial que ha­bía pro­duc­to del sub­de­sa­rro­llo, y se in­cu­ba la mo­les­tia de los mi­li­ta­res que em­pie­zan a con­si­de­rar­se ol­vi­da­dos por el po­der po­lí­ti­co.

-Si uno mi­ra una fo­to de San­tia­go de 1960 y otra del 2010, pe­río­do que abar­ca su tra­ba­jo, los cam­bios que hu­bo en el pai­sa­je so­cial son bien evi­den­tes.

-Ne­ru­da pu­bli­có en 1960 un li­bro que se lla­ma que tie­ne un poe­ma que se lla­ma que en una par­te di­ce

Can­ción de ges­ta, Es­cri­to en el año 2000 me ima­gino a los ni­ños en la es­cue­la con za­pa­tos.

Esa ima­gen te re­ve­la lo po­bre que era Chi­le ha­ce ape­nas me­dio si­glo. Po­cos ni­ños avan­za­ban en la edu­ca­ción for­mal, a la su­pe­rior no lle­ga­ba prác­ti­ca­men­te na­die. En 1969, el pro­gra­ma de la Uni­dad Po­pu­lar de­nun­cia­ba que el 50% de los ni­ños me­no­res de 15 años pa­de­cía des­nu­tri­ción y el doc­tor Fer­nan­do Monc­ke­berg re­la­ta lo que veía en la po­bla­ción La Le­gua, có­mo

los ni­ños vi­vían con mos­cas y mo­rían co­mo mos­cas.

Ha­bía un Chi­le con una de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca desa­rro­lla­da pe­ro que era muy mi­se­ra­ble en lo so­cio­eco­nó­mi­co. A par­tir del cam­bio de sis­te­ma eco­nó­mi­co Chi­le cre­ce a más del 7 por cien­to, ocu­rre una gran re­duc­ción de la po­bre­za, se am­plían las opor­tu­ni­da­des y el ac­ce­so a los ser­vi­cios bá­si­cos. En 2010 el pun­to de par­ti­da de un chi­leno era mu­cho más al­to que cuan­do em­pie­za es­ta his­to­ria, en 1960.

-Hoy hay mu­cho cues­tio­na­mien­to a ese mo­de­lo, a sus inequi­da­des y a lo mo­no­pó­li­co que se ha vuel­to.

-Cuan­do los paí­ses se desa­rro­llan es por­que se to­ma­ron cier­tas de­ci­sio­nes, que de se­gu­ro aca­rrean crí­ti­cas. La de­mo­cra­cia chi­le­na, que fun­cio­nó ra­zo­na­ble­men­te bien en­tre 1932 y 1973, tu­vo mu­cha crí­ti­ca so­cial en­tre me­dio. Se la hi­zo Sal­va­dor Allen­de en

La reali­dad mé­di­co-so­cial chi­le­na, el Pa­dre Hur­ta­do en ¿Es Chi­le un país ca­tó­li­co? y hay más. En las en­cues­tas del año 1962 y 1968, un gran nú­me­ro de chi­le­nos as­pi­ra­ba a un cam­bio ra­di­cal del or­den exis­ten­te. Ocu­rre que las per­so­nas pue­den me­jo­rar su si­tua­ción eco­nó­mi­ca y aun así te­ner crí­ti­cas al sis­te­ma. Es por­que las ex­pec­ta­ti­vas se am­plían,

se mo­di­fi­can.

-A pro­pó­si­to de crí­ti­cas. En el li­bro se de­ve­la in­for­ma­ción que des­mi­ti­fi­ca una par­te del de­ba­te so­bre las pen­sio­nes. Se mues­tra que el sis­te­ma an­ti­guo te­nía ju­bi­la­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias.

-La evi­den­cia mues­tra que el sis­te­ma de pen­sio­nes que exis­tía an­tes de 1973 era uno muy in­jus­to. A los em­plea­dos se les da­ban me­jo­res pen­sio­nes que a los obre­ros, la can­ti­dad de años pa­ra ju­bi­lar eran muy di­sí­mi­les; de­pen­dían de la po­si­ción so­cial. Es­to lle­vó al pre­si­den­te Jor­ge Ales­san­dri a es­tu­diar una re­for­ma al sis­te­ma, al­go que tam­bién con­si­de­ró el pre­si­den­te Frei Mon­tal­va.

-Tam­bién el tex­to des­mi­ti­fi­ca par­te del de­ba­te edu­ca­cio­nal. Aque­llo de que en el pa­sa­do la edu­ca­ción su­pe­rior era me­jor.

-Hay ca­pí­tu­los es­pe­cia­les so­bre eso. Los he­chos mues­tran que los que es­tu­dia­ban en la edu­ca­ción su­pe­rior es­ta­tal gra­tui­ta, que se hi­zo pa­ra que tu­vie­ra ac­ce­so to­da la so­ciedad, eran, en reali­dad, per­so­nas de la cla­se me­dia al­ta. Hi­jos de los sec­to­res obre­ros eran ape­nas el 2 por cien­to en la U. de Chi­le en la dé­ca­da del 50. Tam­bién se mues­tra que el sis­te­ma mix­to siem­pre es­tu­vo en el co­ra­zón del desa­rro­llo uni­ver­si­ta­rio chi­leno: en el si­glo die­ci­nue­ve ha­bía una uni­ver­si­dad es­ta­tal y una de ini­cia­ti­va pri­va­da im­pul­sa­da por la igle­sia ca­tó­li­ca. En el vein­te sur­gen otras des­de la so­ciedad ci­vil, la igle­sia y el es­ta­do. Es re­le­van­te co­no­cer to­do aque­llo.

-¿Hay per­so­na­jes que has­ta aho­ra no han si­do muy abor­da­dos en otros tex­tos his­tó­ri­cos de esa épo­ca y que us­te­des ha­yan res­ca­ta­do?

-Cier­ta­men­te Jor­ge Ales­san­dri, al que por lo ge­ne­ral la his­to­rio­gra­fía ha abor­da­do de ma­ne­ra pla­na. Lle­gó al go­bierno ape­nas con el 32 por cien­to de los vo­tos y se re­ti­ró con una ex­tra­or­di­na­ria po­pu­la­ri­dad. Ape­nas sa­lió se ini­ció la cam­pa­ña Ales­san­dri vol­ve­rá y lue­go com­pi­tió pal­mo a pal­mo con Allen­de. Al de­di­car­le un to­mo de 500 pá­gi­nas apor­ta­mos una obra más ma­ci­za.

-Un se­gun­do es Ro­ger Ve­ke­man, sa­cer­do­te je­sui­ta que lle­ga a Chi­le en 1957 y tie­ne una gran in­fluen­cia en la crea­ción de cen­tros in­te­lec­tua­les vin­cu­la­dos a la igle­sia ca­tó­li­ca y tam­bién en el pro­gra­ma de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na.

El his­to­ria­dor Ale­jan­dro San Fran­cis­co en­ca­be­za el equi­po que es­cri­be His­to­ria de Chi­le 19602010. Aca­ban de edi­tar los pri­me­ros dos vo­lú­me­nes. Se­rán 14.

“Ne­ru­da es­cri­bió en 1960, pen­san­do en el 2000, me ima­gino a los ni­ños

en la es­cue­la con za­pa­tos. Esa ima­gen te re­ve­la lo po­bre que era Chi­le ha­ce ape­nas me­dio si­glo”.

Los dos pri­me­ros to­mos, De­mo­cra­cia, es­pe­ran­zas y frus­tra­cio­nes: Chi­le a me­dia­dos del si­glo XX y El pre­lu­dio de las re­vo­lu­cio­nes:

el go­bierno de Jor­ge Ales­san­dri, es­tán a la ven­ta en las prin­ci­pa­les li­bre­rías. La par­te más con­tro­ver­sial de es­ta His­to­ria de Chi­le la de Allen­de y Pi­no­chet- es­tá por ve­nir.

-¿En los se­sen­ta, se­ten­ta y ochen­ta Chi­le fue una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio de ex­pe­ri­men­tos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos?

-Hay que te­ner un ma­tiz en eso. Evi­den­te­men­te, la Gue­rra Fría su­ce­de a ni­vel in­ter­na­cio­nal y tie­ne sus di­men­sio­nes lo­ca­les, pe­ro no es que las gran­des po­ten­cias, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca, hi­cie­ran lo que qui­sie­ran con Chi­le y otros paí­ses. Lo de la­bo­ra­to­rio en qué sen­ti­do pue­de ser: en que el pro­yec­to co­mu­ni­ta­ris­ta de la DC, el so­cia­lis­mo a la chi­le­na o la vía chi­le­na a la eco­no­mía de mer­ca­do son en al­gu­na me­di­da ex­pe­ri­men­tos. In­flui­dos, pe­ro no dic­ta­dos des­de afue­ra: son ela­bo­ra­cio­nes que se dan a ni­vel lo­cal.

-¿Có­mo le lla­man us­te­des al pe­río­do de Pi­no­chet? ¿Dic­ta­du­ra?

-To­da­vía no he­mos lle­ga­do a es­tu­diar el 11 de sep­tiem­bre, pe­ro a ese pe­río­do se le de­be lla­mar de to­das las ma­ne­ras que le lla­men las fuen­tes. Es im­por­tan­te con­ser­var to­das las de­no­mi­na­cio­nes, por­que son las que se usan. Es un te­ma po­lé­mi­co y que ad­mi­te dis­tin­tas va­rian­tes. To­das de­ben es­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.