Tra­ba­ja­do­res de Star­bucks ga­nan pleito y po­drán usar bar­ba

Ins­pec­ción del Tra­ba­jo aco­gió ar­gu­men­tos de los tra­ba­ja­do­res que abo­ga­ban por su pri­va­ci­dad y au­to­no­mía.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

Un sig­ni­fi­ca­ti­vo cam­bio con­si­guió el sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa Star­bucks, que re­pre­sen­ta a 1.600 tra­ba­ja­do­res de 95 lo­ca­les en to­do Chi­le. Se tra­ta de la mo­di­fi­ca­ción del re­gla­men­to in­terno de la em­pre­sa, que es­ti­pu­la una se­rie de dis­po­si­cio­nes nor­ma­ti­vas so­bre la apa­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res y que, se­gún un dic­ta­men de la Ins­pec­ción Co­mu­nal del Tra­ba­jo de Vi­ta­cu­ra, de­be­rá ser mo­di­fi­ca­do den­tro de los pró­xi­mos 25 días por tras­pa­sar las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les de los tra­ba­ja­do­res en lo re­fe­ri­do a su vi­da pri­va­da.

Se­gún el re­gla­men­to in­terno de la em­pre­sa, ac­tua­li­za­do a 2013, es obli­ga­ción de los tra­ba­ja­do­res “man­te­ner la hi­gie­ne per­so­nal: pe­lo cor­to o to­ma­do en un mo­ño o tren­za, sin bar­ba y afei­ta­do / sin ma­qui­lla­je o con ma­qui­lla­je mo­de­ra­do, uñas cor­tas, lim­pias y sin bar­niz. Sin re­lo­jes, pul­se­ras, ca­de­nas, ani­llos, aros, pier­cing, col­gan­tes, cor­de­les, etc. To­do ta­tua­je de­be ta­par­se du­ran­te el turno de tra­ba­jo. Res­pe­tar la nor­ma­ti­va de ves­ti­men­ta que apa­re­ce en el ma­nual del ba­ris­ta”.

La im­pug­na­ción que pre­sen­tó el sin­di­ca­to, sin em­bar­go, fue aco­gi­da, por lo que des­de aho­ra los tra­ba­ja­do­res pue­den lle­var bar­ba y el pe­lo del co­lor que ellos es­ti­men. Se­gún An­drés Gior­dano, pre­si­den­te del sin­di­ca­to de Star­bucks, es­ta me­di­da es “un lo­gro de los tra­ba­ja­do­res que mu­chas ve­ces fui­mos amo­nes­ta­dos o echa­dos por no so­me­ter­nos a un re­gla­men­to anacró­ni­co. En las ca­fe­te­rías más mo­der­nas usan bar­bas ni­vel hips­ter y los tra­ba­ja­do­res tie­nen de­re- cho pa­ra de­ci­dir con au­to­no­mía so­bre sus cuer­po en co­sas que son par­te de su iden­ti­dad”.

El dic­ta­men de la Ins­pec­ción del Tra­ba­jo dio la ra­zón a los tra­ba­ja­do­res en lo re­fe­ri­do a la bar­ba, que en es­te ca­so es­pe­cí­fi­co no re­pre­sen­ta­ría nin­gún ries­go sa­ni­ta­rio. En lo re­la­ti­vo al co­lor del pe­lo, la re­so­lu­ción des­es­ti­ma que ha­ya exis­ti­do una prohi­bi­ción an­te­rior (no es­tá en el re­gla­men­to, aun­que Gior­dano ase­gu­ra que sí se apli­ca­ba), por lo que no su­gie­re cam­bios es­pe­cí­fi­cos. So­bre los ta­tua­jes y los pier­cings se aco­gen los ar­gu­men­tos de la em­pre­sa. Los pri­me­ros, aun­que apa­re­cen prohi­bi­dos en el re­gla­men­to in­terno, no se prohi­ben de fac­to des­de co­mien­zos del año pa­sa­do, tras otra pug­na con los tra­ba­ja­do­res. Res­pec­to de los pier­cings, la Ins­pec­ción sí con­si­de­ra que su uso pue­de te­ner re­per­cu­sio­nes sa­ni­ta­rias (por ejem­plo, si se cae uno so­bre los ali­men­tos) y man­tie­ne la prohi­bi­ción.

Con­sul­ta­da so­bre el te­ma, la em­pre­sa emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que ase­gu­ra que “res­pec­to del uso de bi­go­te o te­ñi­do de pe­lo, la com­pa­ñía siem­pre ha en­ten­di­do los gus­tos y pre­fe­ren­cias per­so­na­les de quie­nes tra­ba­jan con no­so­tros pe­ro res­pe­tan­do la le­gis­la­ción res­pec­to de las nor­mas de sa­lu­bri­dad vi­gen­tes (...) no­so­tros per­mi­ti­mos y es po­si­ble ver ya ha­ce al­gu­nos años a nues­tros Part­ners mos­tran­do su pro­pia iden­ti­dad a tra­vés de es­tos ele­men­tos es­té­ti­cos -lo que fo­men­ta­mos exis­ta­pa­ra que ca­da uno ten­ga la po­si­bi­li­dad de per­so­na­li­zar su es­ti­lo y sen­tir­se par­te de una em­pre­sa abier­ta pa­ra to­dos”

PRE­CE­DEN­TE LA­BO­RAL

Pa­ra An­drés Gior­dano, es­ta dispu­ta mar­ca un hi­to pa­ra el res­to de los tra­ba­ja­do­res de Chi­le que pue­dan con­si­de­rar que su au­to­no­mía per­so­nal es­tá sien­do tras­pa­sa­da por las nor­mas de su tra­ba­jo. “Es­to va a ge­ne­rar un pre­ce­den­te pa­ra que otros tra­ba­ja­do­res, en otros ru­bros, o en el mis­mo ru­bro en otras em­pre­sas, pue­dan re­in­ter­pre­tar el con­cep­to de la li­ber­tad, de un de­re­cho tan bá­si­co co­mo la pri­va­ci­dad en­ten­di­da des­de la au­to­no­mía y pue­dan ir rom­pién­do­se mi­tos, pre­jui­cios so­cia­les, la­bo­ra­les y co­mer­cia­les so­bre có­mo tie­nen que ver­se las per­so­nas”, co­men­ta.

El di­ri­gen­te ex­pli­ca que en es­ta con­fron­ta­ción no só­lo tu­vie­ron al fren­te a la em­pre­sa, sino tam­bién al “con­ser­va­du­ris­mo pro­pio de la so­ciedad chi­le­na (...) en los pro­pios ser­vi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos es­ta­ta­les te mi­ra­ban con re­ce­lo “co­mo vai a de­nun­ciar que no te de­jan mos­trar los ta­tua­jes, si eso no es al­go re­le­van­te”. Pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te ca­ta­lo­gar es­to co­mo una gran vic­to­ria, pe­se a que cier­tos abo­ga­dos o otros sec­to­res de tra­ba­ja­do­res lo pue­dan ver co­mo una suer­te de ca­pri­cho. Pa­ra no­so­tros es es­ta­ble­cer que una so­ciedad que se va vol­vien­do más in­clu­si­va tam­bién tie­ne que avan­zar en es­te ti­po de de­re­chos, no só­lo en las clá­si­cas reivin­di­ca­cio­nes sin­di­ca­les que es­tán más vin­cu­la­das a lo sa­la­rial o lo or­ga­ni­za­ti­vo”.

“Pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te ca­ta­lo­gar es­to co­mo una gran vic­to­ria, pe­se a que abo­ga­dos y otros tra­ba­ja­do­res lo ha­yan vis­to co­mo un ca­pri­cho.” An­drés Gior­dano, pd­te. Sin­di­ca­to Star­bucks

“La com­pa­ñía siem­pre ha en­ten­di­do los gus­tos y pre­fe­ren­cias per­so­na­les de quie­nes tra­ba­jan con no­so­tros”. Co­mu­ni­ca­do de Star­bucks

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.