El es­ta­dio en si­len­cio

La Hora - - En2minutos - Ju­lio Sal­viat

Pue­de pa­re­cer in­ge­nuo lo que es­cri­bo, pe­ro lo sien­to así: al es­ta­dio hay que ir con el áni­mo dis­pues­to a per­do­nar al equipo pro­pio si lu­chó has­ta el fi­nal y a aplau­dir al ri­val si ga­nó con bue­nas ar­mas. Nun­ca ol­vi­do un par­ti­do de Co­lo Co­lo en el Es­ta­dio Na­cio­nal, en la Co­pa Li­ber­ta­do­res de 1988, el 14 de sep­tiem­bre. Orien­te Pe­tro­le­ro, mo­des­to re­pre­sen­tan­te bo­li­viano, ha­bía ga­na­do 2-1 en Santa Cruz de la Sie­rra, y se es­pe­ra­ba una go­lea­da al­ba en la re­van­cha. Pe­ro, no: em­pa­ta­ron a ce­ro. Esa no­che es­cri­bí para la re­vis­ta Triun­fo: “lo que más me im­pre­sio­nó en es­te par­ti­do fue la ac­ti­tud de los hin­chas al­bos. Se de­di­ca­ron, más que alen­tar a los su­yos, a in­sul­tar al equipo más lim­pio que ha vi­si­ta­do el Es­ta­dio Na­cio­nal en mu­chas dé­ca­das”. La Fi­fa tie­ne cas­ti­ga­do y ame­na­za­do al fút­bol chi­leno: de­jó a la se­lec­ción sin po­der uti­li­zar el Na­cio­nal y la ha­rá ju­gar sin pú­bli­co sus pró­xi­mos par­ti­dos si hay can­tos ho­mo­fó­bi­cos u ofen­si­vos con­tra Ve­ne­zue­la a fi­nes de mar­zo. Chi­le se ca­rac­te­ri­zó du­ran­te bue­na par­te del si­glo pa­sa­do por tener el pú­bli­co más co­rrec­to de Su­da­mé­ri­ca. Luis San­ti­bá­ñez lo co­men­zó a echar a per­der en los años 70, adu­cien­do que “en otras par­tes nos ame­dren­tan, y acá te­ne­mos que ha­cer lo mis­mo con los que nos vi­si­tan”. Hoy, por com­por­ta­mien­to, es el pú­bli­co más cas­ti­ga­do del mun­do. Hay que ini­ciar, ya, una cam­pa­ña para que los asis­ten­tes a los par­ti­dos de fút­bol me­jo­ren su con­duc­ta. El plan Es­ta­dio Se­gu­ro ha da­do cier­tos fru­tos, pe­ro su la­bor es in­su­fi­cien­te. Con la Ro­ja, en to­do ca­so, hay que ser más de­ci­di­dos. Ya no hay tiem­po para educar a la gen­te. Pe­ro se le pue­de pe­dir que, aun­que sea por es­ta vez, se con­tro­le. Se­ría muy tris­te que un par­ti­do por las Cla­si­fi­ca­to­rias mun­dia­lis­tas se jue­gue con los asien­tos va­cíos y el re­cin­to en si­len­cio. Pe­ro va a ocu­rrir si los hin­chas no re­pri­men sus ins­tin­tos ca­ver­ní­co­las.

Periodista

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.