Con­tác­te­nos: 2550 76 07

Ca­tán, Di­xit y Do­mi­ni­on son par­te de los en­tre­te­ni­mien­tos que han ga­na­do adep­tos en­tre los chi­le­nos.

La Hora - - País - Car­los Fuen­teal­ba V.

Ca­tán, Di­xit, Do­mi­ni­on, Is­la Prohi­bi­da, Gran­je­ros. Es­tos nom­bres, que a mu­chos no le di­cen na­da, han en­ca­be­za­do el re­na­cer de los jue­gos de me­sa. Se tra­ta de una nue­va ge­ne­ra­ción que con­ti­núa una tra­di­ción que tu­vo al lu­do, do­mi­nó o Mo­no­poly co­mo ex­po­nen­tes.

“La di­fe­ren­cia con los jue­gos an­ti­guos es que es­ta nue­va ge­ne­ra­ción es un po­co más so­fis­ti­ca­da y trae im­plí­ci­ta mu­chas di­ná­mi­cas con las que fun­cio­na la vi­da mo­der­na”, di­ce Pe­dro Ros­sel, quien vio un día Di­xit en un ca­rre­te y de in­me­dia­to qui­so com­prár­se­lo.

Lo mis­mo le ocu­rrió a An­to­nia Ca­sa­li, quien en un co­mien­zo te­mió que no fue­ra en­tre­te­ni­do. “Me pa­re­ció una gran ex­cu­sa para en­con­trar­se con ami­gos y reír­se. No son jue­gos in­va­si­vos, sino que sir­ven para echar la ta­lla un ra­to mien­tras jue­gas”, di­ce.

El fe­nó­meno es co­rro­bo­ra­do por Cris­tó­bal Pé­rez, ge­ren­te de marketing de De­vir Chi­le, em­pre­sa que dis­tri­bu­ye es­tos jue­gos. “He­mos ven­di­do más de 20 mil tí­tu­los de Ca­tán, que es el jue­go se­mi­lla de to­do es­te fe­nó­meno. En 2013 te­nía­mos 100 pun­tos de ven­ta, hoy te­ne­mos 290 en to­do Chi­le”, co­men­ta.

El pú­bli­co ob­je­ti­vo es muy am­plio y ca­si trans­ver­sal, des­de ado­les­cen­tes a adul­tos ma­yo­res. In­clu­so, cuen­ta, una vez en­tró a su tien­da el in­ten­den­te Clau­dio Orre­go para com­prar un jue­go.

Exis­ten los de com­pe­ten­cia, cuen­ta Pé­rez, y los coope­ra­ti­vos. És­tos úl­ti­mos, por ejem­plo, “son idea­les para ni­ños a los que les han he­cho creer que tie­nen un li­de­raz­go ne­ga­ti­vo, por­que se ven na­tu­ral­men­te im­pli­ca­dos en una di­ná­mi­ca de co­la­bo­ra­ción que re­fuer­za en ellos la no­ción de co­mu­ni­dad y tra­ba­jo en equipo”.

“Los de com­pe­ten­cia, en cam­bio, sir­ven para es­ti­mu­lar las ló­gi­cas in­di­vi­dua­les. Am­bos, en to­do ca­so, per­mi­ten que se sien­ten en una mis­ma me­sa per­so­nas que se caen mal o que tie­nen pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción, y ter­mi­nen pa­sán­do­lo muy bien jun­tos”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.